conectividad-global-redes-tecnologia-big-data-iot-internet-conexion

Después de la crisis de la COVID-19, las aseguradoras necesitan innovación integral

Fuente: Ryan Kottenstette

Antes de la pandemia, las compañías de seguros ya estaban adoptando nuevas soluciones tecnológicas. Éstas abarcaban desde la administración de nuevas pólizas hasta la integración de imágenes geoespaciales en los flujos de trabajo de suscripción, pasando por nuevos productos basados en la IoT y la telemática.

En la era de la COVID, sin embargo, estos cambios se han convertido en fundamentales. Las aseguradoras estadounidenses están trasladando a la nube infraestructuras de TI profundamente complejas, al tiempo que implantan nuevas tecnologías de riesgo remoto. Y lo están haciendo a una velocidad sin precedentes. Es probable que las transformaciones que ahora acelera la pandemia eclipsen los cambios tecnológicos anteriores, incluyendo la introducción de modelos de riesgos catastróficos, valores vinculados a seguros (ILS) y motores de cotización directa e instantánea.

Adopción versus adaptación

Sin embargo, la historia nos enseña que, una vez nos introducimos en la era de un cambio técnico fundamental, los mayores beneficiarios no son sólo los que adoptan la tecnología temprano sino los que se adaptan más rápidamente. La nueva tecnología es como una nueva pieza en el tablero de ajedrez: exige al sector que se replantee cómo esta nueva pieza cambia la forma en la que se debe hacer negocios.

La mejor respuesta al cambio es raramente un reemplazo uno a uno de un producto o proceso actual. La proliferación de Internet es quizás el cambio tecnológico más significativo de nuestra generación. En la década de 1990, grandes cantidades de información comenzaron a entrar en línea. Los primeros motores de búsqueda fueron modelados en una ‘guía telefónica’ (una lista de páginas web que uno podía visitar) que más tarde se organizaron en una estructura de carpetas. Pero el verdadero avance llegó cuando el enfoque para organizar la información fue completamente repensado como una búsqueda por palabras clave y, luego, como un ranking de páginas. Google tuvo en cuenta cómo se utilizaba Internet y, fundamentalmente, rediseñó la priorización de los resultados de búsqueda para reflejar ese uso.

Los seguros están repletos de ejemplos de adopción versus adaptación. Tomemos el IoT y el seguro basado en el uso (UBI). La adopción directa es proporcionar a los conductores descuentos si instalan una aplicación de rastreo y conducen con seguridad. Otro caso de uso sería dar a los propietarios un descuento si han instalado cámaras de seguridad, sensores de fugas o sensores de incendio en sus casas. La versión de adaptación consiste en vender un nuevo producto de seguro diseñado en torno a estas capacidades, como el seguro de automóvil de pago por kilómetro, o pólizas que cubran al mismo conductor pero para contextos diferentes, como la conducción personal frente a la conducción en coche compartido.

En el ámbito de la IA geoespacial y la suscripción de propiedades, una adopción sencilla es tratar de sustituir una inspección de la propiedad por una percepción de la propiedad a partir de imágenes. El mayor triunfo es integrar esta tecnología en la parte delantera del embudo de suscripción, para clasificar los riesgos de acuerdo con las directrices de elegibilidad y crear diferentes flujos de trabajo para diferentes riesgos. Adaptando sus flujos de trabajo en torno a esta capacidad, los corredores ya no tienen que mirar a una minoría de riesgos para reducir los gastos. En cambio, un corredor de seguros puede “tener los ojos puestos” en cada riesgo, instantáneamente y durante toda la vida de la póliza. Esto puede dar lugar a que se preste más atención a la parte delantera del embudo, a la presuscripción y a las renovaciones… pero conducirá a una mayor alineación entre la fijación de precios y el riesgo, así como a la capacidad de comprometerse proactivamente con los clientes para mitigar el riesgo y reducir las reclamaciones.

Los corredores de seguros deben acercarse a otras tecnologías nuevas y disruptivas como las soluciones de autoinspección de interiores, la automatización de procesos robóticos (RPA) e incluso a tecnologías de gestión de datos con un objetivo similar. En esta era de perturbaciones, los corredores deben pensar en aprovechar las soluciones como nuevas piezas en el tablero de ajedrez y adaptar sus prácticas comerciales, productos y flujos de trabajo en consecuencia. Este enfoque de primeros principios permitirá a los distribuidores ver las soluciones de tecnología disruptiva como oportunidades para reinventar los modelos de negocio y acelerar su crecimiento.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Después de la crisis de la COVID-19, las aseguradoras necesitan innovación integral

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter