Las compras del ‘Black friday’, también protegidas

Las compras del ‘Black friday’, también protegidas

Para este 2019 se esperan unos ingresos de 1.600 millones de euros en ventas online durante este período, lo cual supone un 10% más que la cifra registrada el pasado año.

Tenemos de nuevo aquí el ‘Black friday’, una tradición típica de EE.UU. pero que ha ido adquiriendo relevancia con el tiempo en otros países, entre ellos, España. Este ‘viernes negro’ se celebra en Estados Unidos el viernes tras Acción de Gracias y marca el comienzo de la temporada de compras navideñas. La gente aprovecha para adquirir los regalos de Navidad a buen precio.

Este año, su celebración está prevista para el viernes 29 de noviembre, y se estima que las ventas vinculadas sumarán unos 1.600 millones de euros, lo cual supone un 10% más que en 2018, conforme a los datos de un informe realizado por Google. Por término medio, se estima que cada comprador destinará 256 euros durante esta jornada.

Y es que, de un día, ha pasado a ser toda una semana, (que se ha alargado hasta el ‘Cyber Monday’, que nació como una campaña propia de las tiendas online para ofrecer sus propias rebajas por Internet el lunes siguiente al viernes negro), durante la cual muchos establecimientos nos bombardean con ‘ofertas’ y dicen rebajar sus productos, pero ¿hasta qué punto es cierto?

¿Descuentos?

La Organización de Consumidores y Usuarios ha advertido en ocasiones que esos descuentos pueden no ser tan ventajosos como nos quieren hacer creer. De hecho, algunos establecimientos usan un procedimiento bastante cuestionable: subir los precios de ciertos productos semanas antes del día señalado para después rebajarlos al que sería su precio habitual. La OCU lleva varios años monitorizando los precios en algunos comercios destacados y ha descubierto que únicamente un 11% de los productos ofertados son de verdad más baratos que durante el resto del año.

Pero también es verdad que, en algunos casos, podemos conseguir auténticos ‘chollos’, con rebajas que pueden alcanzar hasta el 50% en determinados casos. Las compras más comunes se realizan en moda y tecnología.

Es recomendable controlar la compra sólo por impulso y adquirir bienes y servicios de forma segura. Para ello, ARAG, compañía especializada en Defensa Jurídica, proporciona una serie de consejos prácticos:

  • INDICACIONES: es importante fijarse en que los productos detallen sus características: datos sobre la empresa vendedora, precio final, formas de pago, plazos de entrega, así como su política de cambios y devoluciones. Y es valorable que, junto al precio rebajado, aparezca indicado el importe más bajo al que ha estado ese producto durante el último mes. Los productos deben tener la misma calidad y garantía que tenían a precio no rebajado.
  • ANUNCIOS: la publicidad es vinculante.
  • INTERNET: gran parte del volumen de las compras tendrá lugar online. Lo primero, en ese caso, es comprobar que nos hallamos en una página segura. Se puede verificar si en el navegador aparece la dirección “https:” junto con la imagen de un candado. También es útil buscar opiniones en los buscadores sobre la página en cuestión y, también, leer de forma detenida las condiciones (gastos de envío, plazos de entrega, devoluciones).
  • CONTACTO: es esencial disponer de los datos de contacto y una dirección física de la situación de la empresa vendedora.
  • COMPROBANTES: Si se compra en tienda física, no hay que olvidar guardar bien el ticket y pedir la copia si se paga con tarjeta. Si la compra es online, es práctico llevar un registro de todas las transacciones realizadas: detalles de la página web, capturas de pantalla, mails de verificación, imágenes del producto y el precio anunciados y factura en pdf, por ejemplo.

Como cualquier otro día, es preciso comprar de forma sensata. Es útil realizar una lista previa de lo que se necesita, lo cual permitirá aprovechar esta época de descuentos sin gastar más de lo previsto.

Hemos de tener en cuenta que comprar productos en tiendas o establecimientos situados fuera de la Unión Europea dificulta las reclamaciones. En caso de duda, sobre si estamos contratando en una página web segura, los consumidores podemos realizar consultas a través de la Agencia Española de Consumo, o bien a través de los servicios de las Oficinas Municipales de Información al Consumidor de que disponen los Ayuntamientos, o recurrir a servicios de abogados especialistas en materia de consumo.

Sigue leyendo más información sobre Black Friday, ciberseguridad y coste medioambiental con Adn del seguro.