Female medical doctor holding red heart shape in hand with graphic of heart beat, cardiology and insurance concept

Josep María Sala, médico voluntario durante la crisis del Covid-19, cuenta su experiencia

Josep María Sala, médico de 66 años especializado en medicina de familia, jubilado de la Seguridad Social y activo en la medicina privada, tiene su consulta en Pineda de Mar desde hace 40 años. Cuando estalló la crisis del coronavirus vio que el 061 y los teléfonos de emergencia estaban saturados, Sala se ofreció de voluntario en el ambulatorio del pueblo. Le dijeron que no hacía falta y a través del colegio de médicos descubrió #MédicosFrentealCovid, iniciativa con la que sí que podía colaborar atendiendo telemáticamente a través de la plataforma ‘Quiero Cuidarme Más’ de DKV, ahora abierta a toda la población para combatir la crisis de la Covid-19.

Cuando empezó a atender, las dudas eran mayoritariamente sobre el Covid-19 y especialmente sobre el miedo de los pacientes a infectarse. Poco a poco, esas consultas pasaron a ser preguntas sobre cómo prevenir el contagio, qué medidas seguir, qué tratamientos son los mejores y si realmente era necesario o no la mascarilla.

Otras consultas que le llegaban eran de madres que le enviaban fotos de erupciones en la piel de los niños, al principio la recomendación era mantener la calma y aplicar cremas para aliviar el picor, pero luego se supo que sí que era un síntoma del virus en niños. El doctor asegura que ha tenido que adaptarse a todas las nuevas informaciones y trasladarlas a los pacientes.

Durante el pico más alto de la pandemia este médico voluntario tuvo que lidiar con consultas muy graves y situaciones personales muy extremas. Algunas de las preguntas de pacientes fueron “hace dos semanas que mis padres murieron y no sé dónde están”, “la semana pasada murió mi hermano y mi marido está en la UVI”… Josep atendió a nivel psicológico a todos estos pacientes, que lo que realmente necesitaban era hablar con alguien.

“Llegué a responder a unas 40-50 consultas diarias, me levantaba por la mañana, encendía la aplicación y no paraba. Trabajé con la aplicación ‘Quiero Cuidarme Más’ doce horas diarias, la gente estaba muy agradecida y yo me sentía útil. Además, nunca había tenido pacientes tan agradecidos y el confinamiento me pasó volando porque me pasaba el día trabajando”

Josep María Sala

De todas las consultas que hizo, solo un 5% aproximadamente fueron derivadas a las urgencias de los hospitales. Aun así, el profesional confiesa que lo pasó mal en algunos momentos porque algunos pacientes llamaban al 061, al hospital o a urgencias y no había manera de que les contestaran. “En un caso muy extremo, ya no sabíamos dónde llamar y acabé hablado con la comandancia de la guardia civil”, bromea una vez ya ha pasado lo peor.

Tras tantas consultas y horas con la aplicación, Josep asegura que la telemedicina debería implantarse ya que podría descongestionar los centros sanitarios. De hecho, asegura que pensaba que le costaría entablar confianza con los pacientes virtuales y no ha sido así, ha sentido que estaba al lado de las personas cuando lo necesitaban, ya que muchas veces una conversación con un profesional es la cura de algunos males.

Noticias relacionadas:
https://adndelseguro.com/negocio/app-quiero-cuidarme-mas-dkv-10500-personas-atendidas-durante-covid19/
https://adndelseguro.com/salud/telemedicina-gestion-pacientes-segura-eficaz-dkv/
https://adndelseguro.com/salud/telemedicina-atenuar-incremento-primas-ceo-dkv/

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Josep María Sala, médico voluntario durante la crisis del Covid-19, cuenta su experiencia

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter