inundaciones

Cómo proceder con el seguro tras sufrir una inundación o DANA

Con motivo de las inundaciones acaecidas recientemente, la Asociación de Peritos de Seguro y Comisarios de Averías (APCAS) se ha personado en las zonas dañadas para informar a los afectados de la conveniencia de tomar algunas medidas en aras de acotar o disminuir las consecuencias del grave suceso acontecido. Las mencionadas medidas tienen como objeto, primero, facilitar una información útil ante la situación creada y segundo, evitar problemas posteriores en la evaluación de daños.

Si un vivienda, comercio o industria ha resultado afectada, se ha de comunicar el siniestro inmediatamente al mediador o correduría de seguros/compañía de seguros o directamente al teléfono del Consorcio de Compensación de Seguros 91 339 55 00 o por vía telemática a través de ccs@consorseguros.es. Es necesario facilitar datos relativos al contrato de seguros, identificación del asegurado y nº de cuenta, así como una estimación de los daños, si la tiene.

Los hogares y comunidades deben realizar fotos de la altura del agua y elementos afectados. Por tanto, se puede ir limpiando, pero no se debe tirar nada que pueda ser visionado por el perito de seguros.

Si la vivienda tiene hipoteca y consta en el condicionado particular, hay que pedir al banco la “cesión bancaria”. Sin ese requisito cumplimentado, no recibirá indemnización.

En el caso de negocios e industrias se aplica todo lo dicho, pero se insiste en no tirar las mercancías (excepción de las perecederas, levantando acta) para que puedan ser contabilizadas. Se pueden realizar labores de limpieza y pedir presupuestos del ajuar e instalaciones industriales afectadas. En casos muy graves con perdida de beneficios contratada, se puede llamar directamente a la delegación autonómica del Consorcio y exponer la situación.

Por último, en el caso de vehículos (turismos, camiones, furgones, autobuses, motos etc.) con, al menos el seguro de “terceros”, tienen cobertura. Se ha de dar el parte correspondiente y en función de la gravedad se puede llevar al taller, aunque no deben comenzar a reparar hasta que no sea visionado por los peritos de seguros