a multiple exposure of some piles of euro coins and a flag of the European Union

AMICE sobre Solvencia II: “la convergencia supervisora no debería conducir a una mayor legislación, debería ofrecer una simplificación de las normas existentes”

La Asociación de Mutuales de Seguros y Cooperativas de Seguros en Europa (AMICE), la voz del sector de seguros mutuos y cooperativos en Europa, ha respondido a la solicitud de asesoramiento de la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (EIOPA) para la Revisión 2020 de solvencia II. En su respuesta, AMICE agradeció el “éxito” general de Solvencia II como marco regulatorio y afirmó que está de acuerdo con EIOPA en que “esta revisión no debería resultar en una revolución, sino en el ajuste de ciertos elementos“.

Asimismo señala que es importante que esto no se use como una oportunidad para aumentar la carga regulatoria, si no como una oportunidad para mejorar el sistema actual desde su implementación en 2016.

Las propuestas de la EIOPA

Tras una solicitud de la Comisión Europea, EIOPA en octubre de 2019 publicó un documento de consulta de 878 páginas que incluye sugerencias para actualizar casi todos los aspectos de Solvencia II. La consulta comprende 19 temas separados, englobados en tres partes:

  • la revisión de las medidas de garantía a largo plazo;
  • la posible introducción de nuevas herramientas reguladoras en la Directiva Solvencia II;
  • revisiones al marco existente de Solvencia II.

El análisis de AMICE

Medidas a largo plazo y riesgo de capital. Esta revisión es una “oportunidad” para reducir la prociclicidad y reequilibrar los requisitos de capital para ciertas clases de inversión, asegurando que sus miembros puedan continuar desempeñando su papel “vital” a largo plazo en la economía europea y se puede acceder al capital de acuerdo con los objetivos de la CMU.

Además, en relación a las soluciones para el ajuste de volatilidad (VA) y el patrimonio a largo plazo ha señalado: “Nos preocupa especialmente que las propuestas de VA y extrapolación deban abordarse de acuerdo con los intereses de las partes interesadas”.

Políticas macroprudenciales. AMICE afirma que “las herramientas reguladoras dentro del sistema Solvencia II están asegurando un sector de seguros robusto y proporcionando protección adecuada para los asegurados. En particular, las poderosas herramientas de gobernanza, incluida la ORSA, en el Pilar 2 de Solvencia II son garantías robustas“.

Proporcionalidad. Aunque está integrada en la Directiva Solvencia II y el Reglamento Delegado, opina que su aplicación “ha sido limitada”. Es más, “ha resultado en una carga regulatoria desproporcionada”, particularmente para las aseguradoras pequeñas y medianas (muchas de las cuales son mutuales), que no refleja adecuadamente su perfil de riesgo ni proporciona una protección acorde a los asegurados. Por tanto, AMICE apoya las propuestas para aumentar los umbrales en los que Solvencia II se aplica a las pequeñas aseguradoras, para crear un régimen adecuadamente calibrado para las aseguradoras medianas y para garantizar que el principio de proporcionalidad funcione de manera consistente en la práctica.

Los puntos de reflexión que propone AMICE

AMICE señala que, si bien respalda los principios generales de Solvencia II, para garantizar que los asegurados de la UE disfruten del mismo nivel de protección independientemente de dónde compren el seguro, la regulación actual presenta algunas deficiencias para el sector de seguros mutuo y cooperativo. Desde la introducción de Solvencia II, las aseguradoras mutuas y cooperativas han pedido un enfoque considerado y proporcional a su evolución. Por tanto, apunta que son necesarias algunas correcciones técnicas, pero también destaca que:

  • el progreso debería seguir un régimen basado en principios: la convergencia supervisora ​​no debería conducir a una mayor legislación, y debería ofrecer una simplificación de las normas existentes siempre que sea posible, y no resultar en una complicación innecesaria y demasiado onerosa. Se debe aplicar un enfoque medido para la introducción de nuevas herramientas, particularmente cuando las herramientas existentes ya son adecuadas para el propósito o aún se están desarrollando;
  • los cambios no deben suponer un enfoque de “talla única”. Si bien la consistencia del mercado es deseable, la reforma regulatoria debe ser apropiada, representativa, receptiva y proporcional; y
  • el costo del cambio es a cargo del asegurado. La carga administrativa de los cambios propuestos será significativa, y el impacto de una mayor reforma regulatoria debe tenerse en cuenta.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter