¿Cómo afecta la revolución digital al mundo del seguro?

Mercedes Sánchez

El negocio asegurador está en pleno proceso de transformación gracias a la entrada de un buen número de startups disruptivas que han llegado para cambiar cómo relacionarse con el cliente y medir de una forma más precisa el riesgo a través de la utilización de técnicas y herramientas como el Big Data, la Inteligencia Artificial, el Blockchain o el Internet de las Cosas.

Hay 10 aspectos que van a marcar el recorrido de la industria aseguradora en los próximos años:

  1. El alargamiento de la vida y el envejecimiento de la sociedad abren un mundo de posibilidades para que el seguro pueda garantizar que la vida de las personas sea vivida de una forma más cómoda y segura, más saludable y acompañada. 
  2. Los últimos años muestran que se incrementará la exposición a fenómenos catastróficos y derivados de una climatología más extrema. 
  3. Desarrollo de productos, más flexibles, transparentes y pegados a lo cotidiano, relacionados con experiencias, seguros por horas o días, pay-as-you-life y nuevos seguros para nuevos riesgos como ciberriesgos. 
  4. Los asegurados buscan soluciones sencillas en la compra de productos y servicios. Así mientras que tradicionalmente las compañías han tenido un rol más bien pasivo en la venta de seguros, hay una clara tendencia a participar en plataformas y Marketplace donde el seguro se asocie directamente a otros productos. 
  5. El pricing se sofisticará incorporando variables procedentes de los dispositivos instalados en coches y viviendas y de aquellos que monitorizan nuestra vida y nuestra salud. También se afinará el análisis incorporando información que se haya diseminada en múltiples fuentes y bases de datos y que permitirá entender mejor el comportamiento de cada cliente frente al riesgo.
  6. La cantidad de datos que se gestionará se incrementará exponencialmente. Los datos se analizarán, modelizarán y utilizarán en la medida que la empresas puedan incorporar talento y buscar vías de colaboración con universidades y centros de excelencia. 
  7. El seguro incorporará un importante componente preventivo, facilitando una significativa disminución en el número de siniestros, lo que permitirá bajar el precio que pagamos. 
  8. Se prevé una reducción significativa de personas en áreas como suscripción, gestión de siniestros, atención al cliente donde una combinación de inteligencia artificial y digitalización automatizarán gran parte de los procesos y decisiones que se toman hoy en día. 
  9. La gestión del siniestro será más rápida y sencilla y con un importante componente de autoservicio. En los seguros de reembolsos o indemnizatorio, la resolución podrá ser inmediata a medida que blockchain vaya implantándose. 
  10. No podemos olvidarnos que Seguros es un sector fuertemente regulado y está muy afectado por cambios legislativos: Solvencia II, Directiva de Distribución de Seguros, IFRS17, GRPD. El futuro del coche conectado y de la salud y el papel que jugarán los fabricantes y los proveedores de datos enmarcarán una parte significativa de lo que hoy constituye el 30% de volumen de primas del sector. 

La tecnología debe ser el gran facilitador del cambio, porque el cambio y la necesidad de adaptación serán constantes. Las compañías han de pensar estratégicamente cómo debería de ser su tecnología para hacer frente al futuro y cómo van a implementar los cambios, sin demorarlos excesivamente en el tiempo.

La democratización de la tecnología y la Inteligencia Artificial están aquí y afectarán a todos los ámbitos y sectores. Ya existen empresas que están desarrollando kits para que cualquiera pueda construir un sistema inteligente. El proyecto de Google AIY (Artificial Intelligence Yourself) ha lanzado un kit de Raspberry Pi montar su propio sistema para el reconocimiento de voz. También ha lanzado un software de redes neuronales para diseñar algoritmos que reconozcan objetos o que identifiquen expresiones en el rostro.

Los retos del presente son numerosos y las empresas aseguradoras están redefiniendo sus organigramas dando entrada a nuevas posiciones: Innovación, Transformación Digital, Experiencia de Cliente, Data Officer… sin olvidar las funciones Core que son las que mantienen el negocio y garantizan cumplir con las obligaciones contraídas con el cliente y con la sociedad. Pero innovar desde la propia empresa no siempre es fácil y la necesidad de cumplir con los objetivos estratégicos, con el resultado comprometido con los accionistas y movilizar una cultura de compañía consolidada hace que muchas compañías miren hacia el exterior y hacia la colaboración con empresas más ligeras, más ágiles y que aúnan la tecnología y una visión más cercana al cliente. Desde las propias aseguradoras se están creando aceleradoras, laboratorios o eventos y premios que son un escaparate y permiten conectar con startups e insurtech.

El mapa Insurtech a junio de 2018 que elabora Finnovating con el apoyo de la Asociación Española de Fintech & Insurtech recoge un total de 101 empresas organizadas por las diferentes verticales de actividad, distribución, producto, customer service e infraestructuras.

La mitad de las insurtech pertenecen al ámbito de la distribución, algunas de ellas comparadores y marketplace que llevan muchos años transformando el sector y facilitando las relaciones entre aseguradores y compañías.

Es probablemente en el ámbito del producto donde existan una mayor disrupción con propuestas que aportan un enfoque diferencial a través de seguros conectados con el coche, la casa o nuestro cuerpo o seguros que permiten ahorrar de una forma sencilla.

Estos dos verticales, junto a customer services, miran hacia el consumidor y facilitan a las compañías adaptarse a un entorno cambiante y una sociedad que demanda servicios y productos distintos. El vertical de infraestructuras mira hacia las compañías y cómo utilizar la tecnología y los datos para crecer y ser más rentable.

No podemos olvidar que si el dato es el petróleo del siglo XXI, las compañías aseguradoras llevan explorando y explotando esa fuente de riqueza desde su origen. No hay industria más relacionada con los datos y que más dependa del análisis, del pilotaje, y de la elaboración de modelos para su supervivencia y desarrollo.

No hay todavía en el sector un Uber, un Netflix, un Apple o un Amazon, alguien que realmente cambie las reglas, pero sí hay un enorme interés transformador e inversor.

MÁS NOTICIAS

Profesionales

Agers homenajea a Ignacio Martínez de Baroja

Hoy ha tenido lugar el pequeño homenaje que Agers le ha rendido al expresidente y …

Mediación

Adecose solicita que se revise el régimen de medidas aplicables a los productos de Vida Riesgo

Adecose ha remitido observaciones dentro del plazo concedido que finalizó el pasado 27 de noviembre al …

RSC

QBE progresa en su acuerdo de colaboración con Fundación Alzheimer España

QBE European Operations, a través de su Fundación, instó a principios de año, a todas …