Javier Giménez

Javier Giménez | ‘El sector Telco&Media ha de adoptar una visión más holística del riesgo’

La transformación digital no es nueva, lleva años instalada en nuestro día a día, pero la pandemia por COVID-19 la ha acelerado de manera exponencial. La vida cotidiana, tal y como la conocíamos, ha cambiado radicalmente y, con ella, las empresas. Los negocios han tenido que hacer frente a un escenario de recesión económica, muy impactado también por el cambio climático, y a muchos otros desafíos. En el sector Telco&Media (T&M), muy susceptible a diferentes tipos de riesgos, la gestión para garantizar la continuidad del negocio ha ganado enteros y es probable que haya cambiado para siempre.

Empresas como Microsoft, Amazon o Spotify han tomado ventaja de la situación, pero, por lo general y en la mayoría de los casos, no ha sido así. Muchos modelos de negocio, incluso dentro de un sector tan tecnológicamente avanzado como lo es T&M, han tenido que adaptarse, entre otras cosas, a un sistema de teletrabajo masivo sin precedentes. Un nuevo formato que, pese a la buena marcha de la vacunación contra el virus, parece que habrá de quedarse para, de forma total o en modelos híbridos, formar parte de la “nueva normalidad”, al menos hasta que la pandemia se dé por finalizada. Compañías y gobiernos han de ser conscientes y llevar a cabo una gestión impecable y fundamental para que el tejido empresarial siga siendo relevante y competitivo.

El mercado de seguros para el sector T&M se ha ido endureciendo y, como consecuencia, algunos compradores de seguros, en sus decisiones de transferencia de riesgos, han tomado decisiones precipitadas y, en la mayoría de los casos, costosas. Es, así, necesario un marco que incluya una modelización del riesgo basada en datos y una visión explícita de la tolerancia al riesgo para potenciar la toma de decisiones a corto y largo plazo de las compañías.

Es importante que las empresas del sector tengan un plan a largo plazo que cuide la gestión de riesgos de cara al futuro, así como que detallen estrategias para poder demostrar la continuidad de su actividad de forma eficaz al mercado asegurador y mitigar el impacto de un mercado cada vez más duro y volátil. Por otro lado, no hay que olvidarse del lado humano de las empresas, sus empleados, pues las organizaciones deben asegurarse de que los trabajadores sigan el ritmo de la evolución del lugar de trabajo; un trabajo que adoptará, lo más probable, una forma hibrida entre presencial y remoto más allá de la pandemia. Además, los empleados deberán adoptar nuevas tecnologías y procesos, actualizar sus habilidades y competencias y mantenerse comprometidos y productivos, puntos en los que las compañías deben poner su atención.

Del mismo modo, se espera que empresas referentes y líderes en su campo sigan avanzando hacia la nueva resiliencia y trabajen para estar aún mejor preparadas ante futuras crisis. Han de examinar su operativa en los pasados meses para determinar lo que funcionó y lo que no, especialmente durante el momento álgido de la crisis generada por la pandemia, con el fin de mejorar las operaciones, la gestión de riesgos y los planes de continuidad del negocio que proceda.

En este contexto, los altos ejecutivos deben centrarse en actualizar su análisis de impacto empresarial y hacer que su cadena de suministro sea más resistente a eventos y desafíos disruptivos como las pandemias y el cambio climático. Por otro lado, las empresas del sector T&M tendrán que seguir reexaminando sus estrategias de financiación de riesgos con el objetivo de crear ahorros en el coste total del riesgo, con estrategias de renovación y financiación de riesgos duales, de retención y transferencia. Además, la dirección dentro de las empresas debe hacer valer su responsabilidad en el desarrollo, la comunicación, el seguimiento y la actualización del marco de apetito por el riesgo y la mitigación del riesgo dentro de un contexto empresarial que reúna el liderazgo en materia de riesgos, finanzas y tecnología.

Se deberá, en definitiva, adoptar una visión más holística del riesgo porque el endurecimiento de las condiciones del mercado de seguros que está teniendo lugar y que, aunque más moderadamente, va a continuar. Las organizaciones del sector T&M deben anticiparse tanto a los riesgos existentes como a los emergentes utilizando todas las herramientas de análisis y asesoramiento disponibles. Las soluciones alternativas de transferencia de riesgos y las estrategias de compañías de seguros cautivas, dejarán de ser un lujo para convertirse en una necesidad en determinadas situaciones adversas.

Por otro lado, cada organización adquiere un seguro por una razón particular y, en consecuencia, cada póliza de seguro debe evaluarse en función de sus propios valores, de cómo apoya su estrategia empresarial actual y de cómo protege a las partes interesadas que se ven más fácilmente perjudicadas por una fuerte sacudida de la cuenta de resultados y el balance. El endurecimiento del mercado requiere que los compradores de seguros adopten un enfoque más reflexivo, con decisiones basadas en datos y su análisis.

Observamos también que la disciplina de suscripción ha vuelto con fuerza en 2021 y es una tendencia que probablemente continuará en el futuro inmediato. Las aseguradoras aplicarán requisitos de suscripción cada vez más rigurosos; las empresas estarán más vigiladas para demostrar, por ejemplo, que se cumplen las recomendaciones de ingeniería y que implementan las recomendaciones de control de pérdidas que plantean las aseguradoras. En este entorno, tendrán que incrementar sus esfuerzos para recopilar e interpretar mejor los datos relativos a las exposiciones al riesgo y las pérdidas, lo que debería incluir soluciones de extracción de datos y herramientas de análisis que permitan a los gestores de riesgos y a sus asesores identificar, priorizar y gestionar las exposiciones que puedan tener un impacto material en las operaciones y los ingresos de las compañías.

Después de todo el tiempo que llevamos conviviendo con la pandemia, 2021 ha manifestado la necesidad de poner a prueba la infraestructura corporativa contra los riesgos extremos de las empresas del sector Telco&Media. Cuando el mundo salga de esta situación, se presentarán nuevos retos y riesgos que, si no se gestionan, podrían amenazar la propia resistencia y la rentabilidad a largo plazo de las compañías. La pandemia, las todavía duras condiciones del mercado y las amenazas que plantea el cambio climático nos han demostrado , aún más, que es importante estar preparados para garantizar el éxito y la supervivencia de las empresas.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter