Ana Ruiz | 'Sostenibilidad, cambio climático y gestión de riesgos'

Ana Ruiz | ‘Sostenibilidad, cambio climático y gestión de riesgos’

Este artículo forma parte de la colaboración entre la Asociación Española de Gerencia de Riesgos y Seguros (AGERS) y ADN del Seguro que se publica mensualmente.La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Logo-positivo-SIN-leyenda.png

Los asuntos ligados a la sostenibilidad se han convertido en una parte fundamental en la estrategia de muchas organizaciones. La causa principal de esta tendencia se debe en parte a que la sociedad, y especialmente las nuevas generaciones, demandan a los gobiernos y a las empresas que se impliquen en desarrollar nuevas reglas de funcionamiento en las que primen la conservación y cuidado del medioambiente, las personas y el buen gobierno.

Por esta razón, resulta de la mayor relevancia que las organizaciones informen a sus grupos de interés sobre su posicionamiento en estas cuestiones, mostrando, de forma concreta y tangible, que están haciendo para retornar a la sociedad la remuneración que reciben de ella, en forma de clientes, accesos al mercado de capitales, reputación social, acceso al talento, contexto socio-económico estable, etc…

Por su parte, los mercados financieros están premiando la aplicación de estrategias de sostenibilidad por parte de las empresas. Desde hace tiempo, los principales actores financieros han creado los denominados Fondos de Inversión Sostenible, cuya estrategia de inversión consiste en incluir en la cartera solo a empresas que cumplan con los aspectos sociales y medioambientales para garantizar el bienestar de las personas, según los criterios ASG (Environmental, Social and Governance, ESG)

Sin embargo, la Comisión Europea ha detectado evidencias de que la información sobre sostenibilidad reportada por las empresas resulta insuficiente para sus grupos de interés, en el sentido de su falta de calidad, cantidad y fiabilidad en la información reportada. En consecuencia, ha elaborado una propuesta de modificación de la Directiva de Información no Financiera (NFRD).

En dicha propuesta se pone el acento en asegurar que las empresas reporten la información que los inversores y mercados financieros necesitan para acreditar que las mismas cumplen con determinados parámetros para ser consideradas como sostenibles. Además, dicha propuesta también prevé generar una taxonomía de la información a reportar, así como la necesidad de revisar la veracidad de los datos mediante auditorías externas de forma similar a como se viene haciendo con la información financiera.

Los requerimientos de información sobre Riesgos de la Ley de Cambio climático y transición energética

Adicionalmente, la reciente entrada en vigor en España de la Ley 7/2021, de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética supone para las empresas subrayar aún más el foco sobre los riesgos derivados de sus actividad que puedan impactar en el Medioambiente, obligando a replantearse la gestión de riesgos a la vista de estas nuevas exigencias sociales, económicas y, finalmente, legales.

La mencionada Ley, recoge la obligación de presentar, por parte de determinadas empresas, un informe anual con una evaluación del impacto financiero de los riesgos asociados al cambio climático generados por la actividad de la empresa, incluyendo los riesgos de la transición hacia una economía sostenible, así como, información sobre los planes de acción implementados para hacer frente a dichos riesgos.

Asimismo, las grandes empresas estarán obligadas a realizar un cálculo de las emisiones que genera su actividad, así como a elaborar y publicar un plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero con objetivos a cinco años.

Aunque la Ley regula esta obligación para las grandes empresas, las entidades financieras y las aseguradoras, no hemos de perder de vista que el camino, como mejor práctica, está señalado para las empresas que deseen estar en la línea estratégica de la sostenibilidad.

La propuesta de valor de la Gerencia de Riesgos en materia de sostenibilidad

En este contexto, la gerencia de riesgos tiene mucho que aportar. En la Guía publicada por FERMA (Federación Europea de Asociaciones de Gerentes de Riesgos) ‘People, Planet & Performance: The contribution of Enterprise Risk Management to Sustainability’, se pone de manifiesto que el 60% de los Gerentes de Riesgo todavía no están involucrados en la gestión de los riesgos ESG.

Sin embargo, es evidente la relación existente entre la gestión de riesgos y la sostenibilidad. Como señala FERMA en su Guía, una cultura corporativa que haya adoptado un sistema de gestión de riesgos sólido es prueba fundamental para determinar la forma en la que las organizaciones se relacionan con la sostenibilidad.

Para gestionar correctamente la sostenibilidad se requiere haber implantado un sistema de gestión de riesgos maduro para construir resiliencia y aprovechar las oportunidades derivadas de la implantación del Green Deal.

Asimismo, la gestión de riesgos puede ayudar a identificar y comunicar las posibles vulnerabilidades relativas al ámbito de la sostenibilidad específicos de la actividad de cada empresa y a establecer los planes de acción necesarios para su mitigación.

En definitiva, el marco ERM (Enterprise Risk Management) puede ofrecer a las empresas un modelo de gobernanza y buenas prácticas que podría permitir la integración de la sostenibilidad en el ámbito de la gestión de riesgos.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter