José Luis Latorre | 2021, una odisea por descubrir

Se puede felicitar el año hasta el 17 de enero, si hacemos caso al refrán ‘Hasta San Antón, Pascuas son’, por lo que ya la semana próxima no será adecuado.

En mi último artículo del año 2020, os deseaba mucha suerte para 2021, pero me temo que no solo necesitaremos suerte.

Una vez leí que con las ‘cabañuelas‘ se observa el tiempo que hace los doce primeros días del año para predecir el comportamiento de todo el año, y que existen de ida y de vuelta.

Si los hechos de los primeros días del año nos marcan lo que nos pasará este año, vamos aviados…

Mi primera ‘cabañuela’ es una fiesta Rave, en un pueblo de la provincia de Barcelona, en el que la policía no sabía si desalojar a sus participantes o unirse a ellos. Según algunas noticias, pasaron entre cuatrocientos y un millar de personas de toda Europa por esta fiesta, y las devolvimos a sus casas sin ninguna prueba PCR, para dispersar la COVID-19 por varios países. Espero que el coronavirus sea más de Música Clásica que de Techno o House y evitar así una nueva variante de ‘virus farlopado’ que te mata pero no enteras por estar dando saltos como un poseso.

Para compensar este hecho, la segunda ‘cabañuela’ ha sido el paso de Filomena. Nos ha dejado tanta nieve y frío, que los grajos se han comprado un abono transportes para evitar alzar el vuelo. Filomena es un nombre que procede del griego y que significa entre otras cosas ‘La muy amada’. Yo ahí lo dejo, la procedencia y el significado.

Nuestra siguiente ‘cabañuela’ trata de las vacunas del bicho. ¿De verdad, alguien se ha creído que en junio esto se ha acabado? Si siguiera el ritmo de vacunación de los últimos días, tardaremos años en tener la inmunidad de grupo, ya que hay muchos países que no han empezado a vacunar y a corto plazo, ni están ni se les espera. Aunque igual el cálculo de la inmunidad de grupo no procede de la vacunación, sino de los contagios, ya que, con la cepa británica, en Reino Unido en los siete primeros del este año han tenido tantos contagios como de mayo a septiembre de 2020. Esperemos que Reino Unido no sea la Italia de hace un año y que, en España, nuestra amiga Filomena haga que se reduzca algo más la movilidad.

A otra ‘cabañuela’ la denominaremos la cabañuela naranja, por la cara del personaje que los lidera. La ocupación del Capitolio en Washington ha sido un auténtico esperpento democrático, con un tipo con disfraz de búfalo y pinturas de guerra que se plantó en el hemiciclo. El que el presidente de una nación aliente esta situación define perfectamente quién es este personaje y cómo piensa. En España hemos tenido experiencias parecidas apoyadas por políticos en principio nada sospechosos de antisistema, aunque hoy, 8 de enero de 2021 a las 19.00 horas, ningún político español es Pro-Trump.

Faltan en el momento que escribo este artículo 4 días, es decir, el 33% de nuestras ‘cabañuelas’ y este año parece que promete y ha empezado con más ritmo que el pasado. Veremos lo que da de sí este 2021, aunque pensad que la primera película da la saga ‘Mad Max’ está ambientada en 2021 y que otra película de ¿ciencia ficción? ambientada en este mismo año es ‘Johnny Mnemonic‘. En esta última, en un mundo dominado por grandes corporaciones, el chico bueno -Keanu Reeves- se enfrenta a una gran corporación -PharmaKom-, que dispone de la cura de una enfermedad mundial y no quiere entregarla para mantener sus ganancias.

Mientras tanto en el sector asegurador nos estrenamos con un aumento del 33% en el impuesto sobre primas de seguros e interpretaciones fiscales de todo tipo sobre una norma instaurada en los Presupuestos Generales del Estado. La fijación del tipo de interés técnico para el 2021 en un 0,54% con lo que si los gastos del producto de ahorro garantizado son superiores a este porcentaje, el cliente perderá dinero. Las nuevas tablas de mortalidad que la DGSFP indica que se adaptan a la esperanza de vida actual y conllevará la adaptación del déficit de las provisiones y para ello tienen cinco años de margen para la citada adaptación.

Menos mal que ‘Filomena’ nos ha traído nieve y ya se sabe qué año de nieves, año de bienes y en esta línea deseo que para las ‘cabañuelas’ de vuelta en el mes de agosto tengamos un mejor panorama que en estos días de enero. Mientras tanto, seguiré deseando un feliz año y mucha suerte hasta el 17 de enero.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter