José Luis Latorre | De congresos y reuniones en pantalla hasta “las webs”

Estas semanas he tenido la oportunidad de participar en varias mesas de debate, algunas presenciales y otras virtuales. En una de ellas tuve que conducir 1.300 km, incluyendo hotel, cena, comida, etc., y en otras estuve con camiseta deportiva o camisa floreada participando desde la intimidad de mi casa.

La pandemia está cambiando las relaciones humanas: a las 10,30 horas, reunión de accionistas por Teams; a las 12,30, vender una póliza por Zoom… Tengo más aplicaciones descargadas en el móvil, el ordenador y la tableta relacionadas con el teletrabajo y la comunicación a distancia que actualizaciones de Windows ha habido en este último año. Estoy de webinars hasta las mismísimas “webs”.

Hemos pasado de llegar a la oficina a las 8,30, coger un vuelo a las 11 a Málaga, tener una reunión a 13 horas, comer en el aeropuerto un bocadillo y a las 16 estar en Barcelona para otra reunión en la oficina a tener tres reuniones en tres puntos distintos de España en una mañana en zapatillas de andar por casa y desde casa.

En los últimos días, he seguido de cerca la Semana Mundial del Col·legi de Barcelona, el Congreso de AGERS y la Semana Mundial del Colegio de Valencia, y he participado en la Semana Mundial del Colegio de Almería. Me puse en la piel del presidente del Consejo General: le vi en Almería y Alicante con una diferencia horaria, de cierro aquí y abro allí, y me dije “debe estar con el reloj pensando si son las 17.30 esto es Almería…”.

Tengo que decir que, de los eventos que he acudido, me gustaron especialmente:

  • El de Valencia, por la puesta en escena y por la despedida como presidente de mi buena amiga Mónica Herrera.
  • El de AGERS, por su magnífica puesta en escena, un escenario virtual fantástico, con un contenido intenso y formador, con independencia de los talleres, que ya fueron como dice la expresión catalana “de traca i mocador” o “de bombo y platillo”.

En cuanto al del Col·legi de Barcelona, agradecer al Colegio sobremanera no hacerlo en una tirada toda una tarde seguida y hacerlo en varios días. No soy capaz de imaginar una Semana Mundial en el formato anterior, con mesas de debate durante 5 horas seguidas sin provocar una caída generalizada en los brazos de Morfeo por parte de todos los participantes en el sofá de su casa. Además, es una apuesta valiente crear una serie de televisión y dejar mediario.tv como patrimonio inmaterial del Colegio.

Una serie de televisión como la del Col·legi de Barcelona abre la posibilidad de contrarréplicas. Por eso, sugiero a UNESPA crear la serie ‘007 con Licencia para Suscribir’.

Aunque crear una serie de televisión abre la posibilidad de contrarréplicas. Por eso, sugiero a UNESPA la serie “007 con Licencia para Suscribir”, que bien podría tener estos capítulos:

  • Capitulo primero: “El Corredor contra el suscriptor Dr. NO”
  • Capitulo segundo: “La Siniestralidad, esa parte de Kaos”
  • Capitulo tercero: “Octopussy, el mediador con ocho manos”
  • Capitulo cuarto: “Licencia para rechazar”
  • Capitulo quinto: “La tasa técnica o Casino Royale”
  • Capitulo sexto: “Las reservas en siniestros: solo para sus OjOs”
  • Capitulo séptimo: “ 0,07 esas tasas que no volverán…o sí.”

De todos estos cambios que estamos teniendo, espero que cojamos el camino de en medio y dejemos el ejemplo de mi reunión en Málaga de vuelos de 1.000 km o Bilbao, conduciendo 1.300 km para unos eventos de una hora de duración, económica y ecológicamente insostenibles, y volvamos a retomar las reuniones presenciales para lo realmente importante. Para cosas que no son posibles hacer, como tomarse una cerveza con aquellas personas que hace un año que no nos vemos y para poder compartir, dialogar, abrazarnos o besarnos, tal y como me hubiese gustado hacer en el evento del Colegio de Almería que, cual aldea gala, genera debates muy interesantes en los que se puede hablar con total libertad -lo que se agradece enormemente- y aunque cuentan  con  poco presupuesto, no por eso les perdonaré la caña de cerveza que me deben.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter