Anna de Quirós | ‘Cobertis a fondo’

A mis actuales socios los conocí a finales del 2008 en una reunión que organizó el Colegio de Mediadors d´Assegurances de Barcelona para jóvenes mediadores con la finalidad de que nos conociéramos entre nosotros.

De esta reunión, en la que éramos unos 80 mediadores y mediadoras, nos apuntamos nueve para organizar un grupo de trabajo y visibilizar a las nuevas generaciones del sector. Ese grupo se llamó ‘Mediajove‘, igual os suena a alguno. Fue un grupo de trabajo incansable, profesional y muy generoso. Todos aportábamos nuestro conocimiento, nuestro tiempo y, sobre todo, nuestras ganas.

Una de las actividades que hacíamos era invitar a personas de renombre para que nos diera una ponencia. En una de ellas, el exconseller de Economía de la Generalitat de Catalunya, Francesc Homs, nos explicó la importancia de no mirarnos el ombligo, de pensar en grande, de la importancia de juntarnos y la poca importancia que tiene una propiedad si no suma, es decir, que mirar cada uno su ‘ombligo’, resta en los negocios. Salimos nosotros todos muy reflexivos, pensando en que podríamos hacer grandes cosas y que tenía razón, había que cambiar la manera de pensar y trabajar.

Podía haber quedado todo en eso en una reflexión, pero a los pocos días recibí una llamada de Oriol M. Me explicó que había hablado con Oriol B., y Alex para montar una correduría juntos y querían contar conmigo.

Los ojos como platos ¿Cómo? ¿Qué vamos a fusionarnos sin importar tamaño del negocio? ¿Qué vamos a mantener estructuras? ¿Locales?

Tanta generosidad, tantas ganas de sumar y construir, no dudé ni un minuto, era un proyecto ambicioso y con futuro. Fuimos a buscar a un quinto socio para desempatar en las votaciones, ya que todos tenemos el mismo poder de decisión. Repito, esto no va de quién tiene más volumen, si no de que cada uno aporte su conocimiento y su máxima implicación en la empresa.

Creemos en el liderazgo como ejemplo y no en estructuras piramidales. Cada uno es responsable de un área que gestiona en coordinación con las demás.

Han pasado casi diez años y sigo encantada con este proyecto, que ya hace tiempo es una realidad, y con las iniciativas que siguen surgiendo para seguir creciendo. No os niego que algún Consejo de Administración ha sido ‘durillo’ porque somos empresarios con perspectivas de futuro y que amamos nuestra profesión, pero siempre hemos llegado a un consenso, desde el aprecio y respeto que nos tenemos.

Creo que nuestro proyecto es un éxito porque hemos conseguido lo que nos propusimos: Sumar sinergias y conocimiento y repartir las responsabilidades para poder gestionar más áreas de una correduría.

Tener cierto tamaño de negocio nos permite tener acuerdos especiales con las compañías directamente, productos específicos Cobertis. Tenemos departamentos de negocio, comunicación y marketing y de innovación y tecnología, este último tan importante en esta época que vivimos dónde la digitalización es un hecho.  

Estar al día de las necesidades del negocio con la mirada puesta en el futuro, siempre.

Cobertis es, ahora, un equipo de personas más grande de cuando empezamos, gracias a integraciones, acuerdos de colaboración y a que muchos han creído en nuestra empresa y se han sumado para seguir creciendo juntos.

Sólo se necesita tener la misma visión y poco ego.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter