Opinión

Veritas ante omnia

Una conversación con mi gestor contable me hizo reflexionar y rompió mis esquemas. Estábamos hablando de ingresos y pagos, de quién nos pagaba y a quién pagábamos. Quien yo defendía que era mi proveedor -la aseguradora- era mi cliente desde el punto de vista contable, ya que, me dijo, pagaba mis ingresos. Por el contrario, los corredores, a quienes yo siempre he considerado mis clientes, realmente eran mis proveedores porque yo les pagaba a ellos sus ingresos. Le dije que tenía que digerirlo, ya que, aunque podría ser evidente desde un punto de vista contable, eran años considerando a mis clientes, clientes, y a mis proveedores, proveedores. Reflexionando sobre ello, decidí tocar un tema que es más viejo que “la profesión más vieja del mundo”. Con la ley 26/2006, el legislador quiso eliminar una figura extendida entre los corredores: los rappels, los incentivos de ventas e incluso los viajes de

Seguros de garrafa

Más allá de la formación, que consiste en que nos den forma como si fuéramos botes de conserva con el

La pasta o te pincho

Pronto extrañaremos los tiempos que con una navaja a la vuelta de la esquina un delincuente nos amenazaba para robarnos

Suscríbete a nuestra newsletter