GSMA cancela el Mobile World Congress por la crisis del coronavirus

GSMA cancela el Mobile World Congress por la crisis del coronavirus

La celebración del Mobile World Congress (MWC) en Barcelona, prevista del 24 al 27 de febrero, pendía de un hilo. Ayer miércoles, 12 de febrero el consejo de administración de GSMA, la patronal del sector y organizadora de la feria, hizo una reunión de emergencia para decidir si se mantenía en pie este congreso o se cancelaba. Tras seis horas de reunión, la decisión ha sido: suspenderlo, ya que la crisis desatada por el coronavirus hace imposible su celebración. 

Las cancelaciones de la alemana Deutsche Telekom y de la francesa Orange, anunciadas recientemente, fueron la gota que colmó el vaso, ya que son dos gigantes con un peso especial entre las 26 compañías que forman parte del consejo de la GSMA. Pero no han sido las únicas, NTT Docomo, que también se encuentra en ese grupo de dirección, ya anunció su cancelación el fin de semana. Además, de LGEricsson, Intel, Sony, Cisco, Facebook, Nokia, RakutenAmazon, entre otras. 

Ante la oleada de bajas, GSMA se ha visto obligada a tomar esta drástica decisión, pese a que tanto la propia organización como el Gobierno central, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona consideraban que no existía ningún riesgo sanitario para la celebración de esta feria tecnológica. 

Sin duda, una resolución que no ha sido nada fácil, ya que se trata del evento tecnológico más importante del mundo, en el cual  estaba previsto la participación de más de 100.000 asistentes y 2.800 empresas. Por lo tanto, su anulación implica importantes pérdidas económicas. 

La organización del Mobile tendrá que asumir todos los costes 

Al tratarse de una decisión unilateral, GSMA tendrá que hacer frente a toda una serie de costes e indemnizaciones a las empresas que mantenían su participación, los exhibidores, empleados, al sector hotelero y de servicios, etc. La cuantía la determinarán abogados, pero puede ascender a cifras muy significativas. Por eso, una de las preguntas que están sobre la mesa es: ¿existen pólizas que cubran este tipo de imprevistos?   

Generalmente las pólizas excluyen de su condicionado la cobertura por pandemia o epidemia. Como también, exceptúan la cobertura por tumulto, terrorismo o huelga. Ahora bien, un seguro para un evento de esta envergadura suele hacerse como un traje a medida. Es decir, cualquiera de las exclusiones que están en un contrato habitual pueden ser derogadas, a petición del cliente. 

A estas alturas está claro que GSMA va a tener que asumir todas las pérdidas económicas. Lo único que lo hubiera suavizado un poco es que la OMS hubiera declarado un peligro para la salud. Entonces la organización hubiera podido acogerse a esa cláusula y no tendría que asumir los costes derivados por cuestiones como los billetes de avión, hoteles…, que lógicamente a estas alturas los tenía todo el mundo. Lamentablemente, en este caso, la organización deberá asumir estos costes y las indemnizaciones derivadas de posibles reclamaciones

Suscríbete a nuestra newsletter