vidacaixa_sede

VidaCaixa pide una mayor regulación y claridad para las hipotecas inversas

VidaCaixa ha registrado un beneficio neto de 795 millones de euros en el ejercicio 2019, lo que representa un incremento del 20% respecto al año anterior, gracias al impulso del negocio y al mayor volumen de recursos gestionados.

“Es un beneficio especialmente equilibrado, todas las líneas de negocio han generado y contribuido positivamente. Sin duda, estamos muy contentos en haber conseguido esta evolución”, ha subrayado el consejero director general de VidaCaixa, Javier Valle, durante la presentación de los resultados anuales.

La aseguradora comercializó 12.060,3 millones de euros en primas y aportaciones el año pasado, un 11,7% más interanual, de los que 11.092,4 millones de euros corresponden al negocio de Ahorro (+13,2%). De estos, 9.876 millones de euros son del negocio de VidaCaixa, mientras que los 1.217 millones de euros restantes son de su filial portuguesa, BPI.

Al negocio de Riesgo corresponden los 967,9 millones de euros restantes del importe conjunto comercializado, de 12.060,3 millones de euros, lo que representa un descenso del 3,3% interanual. La compañía ha explicado que esta caída se debe a un periodo de estabilización, después de haber crecido “extraordinariamente” un 20,2% en 2018. “Sigue avanzando a buen ritmo el segmento de colectivos”, ha apostillado.

Este crecimiento derivó en un volumen de recursos bajo gestión de 93.010,8 millones, un crecimiento del 10,7% respecto a 2018. Del conjunto de los recursos gestionados, 54.755 millones de euros derivan de los seguros (+8,4%), 30.608 millones de euros a planes de pensiones (+15,2%) y 7.648 millones de euros a BPI Vida y Pensiones (+10,4%).

Más de la mitad de las primas comercializadas en el negocio de riesgo corresponden a clientes individuales, unos 592 millones de euros (-13,1%). Las primas en colectivos se situaron en 375,8 millones de euros, con un crecimiento del 17,6% más.

Hipotecas inversas y seguros a la dependencia

“Estamos viendo y aprendiendo cuáles son los riesgos que podemos tener en hipotecas inversas y en el proceso de definición del producto como podría hacerse mejor”, de destaco Valle. “El marco regulatorio es poco claro y nos gustaría que fuese mucho más protector del cliente y más claro”, ha añadido. De igual modo, la gestora de fondos de pensiones y seguro de vida de Caixabank, también está trabajando en seguros a la dependencia.

Valle ha destacado el papel de VidaCaixa en el acompañamiento de sus clientes para consolidar un complemento a su pensión pública. La aseguradora abonó 3.954 millones de euros en prestaciones en España y Portugal, proporcionando un ingreso complementario a la pensión pública durante la jubilación y protección en situaciones de riesgo.

Más de la mitad, 2.061 millones de euros, se cobraron en forma de renta; 719 millones de euros se percibieron como capital (en un solo pago, y más de 1.174 millones de euros se destinaron a proteger económicamente a personas en situaciones e enfermedad grave, fallecimiento o invalidez.

Valle ha indicado que en España hay más de 12.000 personas centenarias y se prevé que de aquí a 20 años haya más de 240.000 personas con una edad superior a los 99 años. “Tenemos que repensar nuevas tipos de soluciones adecuadas a las necesidades actuales“, ha precisado.

Suscríbete a nuestra newsletter