cartela-descenso

SegurCaixa Adeslas obtiene un beneficio neto de 142,5 millones de euros en el primer semestre de 2020 (-13%)

El primer semestre del ejercicio ha estado marcado por el coronavirus y la paralización de la actividad económica que ha supuesto el confinamiento decretado tras la declaración del estado de alarma. SegurCaixa Adeslas, integrada en el Grupo Mutua Madrileña y participada por CaixaBank, ha obtenido un beneficio neto de 142,5 millones de euros en este periodo. La cifra supone un descenso del 13% respecto al mismo periodo del año anterior.

Los ingresos por primas crecieron el 0,85%, hasta 1.972 millones de euros, el doble que la media del sector No Vida en el primer semestre. Las primas acusaron, no obstante, la baja actividad en nueva producción. El ramo de Salud, sin embargo, generó hasta junio unos ingresos por primas de 1.357 millones de euros, el 6,1% más, apoyado en el crecimiento de asegurados de 2019 y el impulso en la renovación de la cartera durante la primera mitad del año. En otros ramos principales, como el de Multirriesgos, las primas han registrado una caída del 4,2%, hasta 277 millones de euros, mientras que en Auto el descenso de los ingresos ha sido del 6,1%, para situarse en 113 millones de euros.

La compañía ha atendido a 17.170 asegurados con COVID-19 o con síntomas compatibles. De ellos, 6.670 han recibido atención hospitalaria. Además, se ha puesto en marcha un plan especial de protección y fidelización de clientes que contempla, entre otras medidas, flexibilización en los pagos de primas, adaptación de coberturas o mantenimiento de precios, así como acciones especiales para colectivos y pymes en dificultades. La compañía ha dedicado a todas estas medidas 70 millones de euros.

Muchas de las acciones para minimizar el impacto de la pandemia en los asegurados de salud se han realizado a través de los profesionales sanitarios. Se han habilitado consultas no presenciales a través de videollamadas y teléfono que han permitido a cerca de 6.000 profesionales seguir realizando la atención a sus pacientes en las mismas condiciones que las consultas presenciales. Las herramientas desplegadas y el refuerzo de los sistemas de atención en remoto han permitido que, desde que se decretara el estado de alarma y hasta el cierre de junio, la compañía haya atendido más de 2,26 millones de actos médicos, principalmente consultas y revisiones, de manera no presencial

Para mitigar el impacto de la reducción temporal de ingresos en los profesionales y prestadores sanitarios del cuadro médico por la pandemia y ayudar a su reactivación en este período, SegurCaixa Adeslas ha dotado un fondo de liquidez de hasta 160 millones de euros para la concesión de anticipos de facturación con cargo a la actividad futura. De la misma manera, se han mantenido los sistemas de pago no vinculados a la actividad, se han reducido los plazos de liquidación de facturaciones de actos y se han negociado de forma individual condiciones específicas que han atendido las necesidades que han planteado los prestadores asistenciales con el fin de facilitarles el mantenimiento y recuperación de su actividad.

El teletrabajo ha permitido proteger la salud de los empleados y seguir atendiendo a los asegurados. Hasta el 100% de los trabajadores de las sedes centrales y el 97% de los del territorio han continuado con sus actividades en remoto durante el confinamiento. También se han puesto en marcha planes de retorno en cuanto ha sido posible para recuperar progresivamente la vuelta al trabajo presencial, con protocolos muy estrictos de seguridad en todas las áreas de negocio.

Noticias relacionadas:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

SegurCaixa Adeslas obtiene un beneficio neto de 142,5 millones de euros en el primer semestre de 2020 (-13%)

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter