brexit_1

¿Cómo afectará el Brexit al mundo asegurador?

Las rupturas siempre son dolorosas. Se debe aprender otra vez más, a vivir sin la otra parte; costumbres, vicios o modos de funcionar que de un día para otro ya no están o han de cambiar. El Reino Unido está en ese proceso de divorcio con la Unión Europea y ya son 3 años y medio de negociaciones desde que se votó el sí a la separación.

Estos años han servido para reposar las masas y llevarse consigo un par de cabezas políticas: la de David Cameron y la de Theresa May. No ha corrido la misma suerte el exalcalde de Londres, Boris Jhonson. Tras una aplastante victoria en las pasadas elecciones de diciembre de 2019 afianzó el acuerdo de salida y actualmente ocupa el puesto de Primer Ministro del ejecutivo británico.

¿Qué supone quedarse en la UE?

La pertenencia a la UE implica para cualquier miembro, acatar y respetar las “cuatro libertades fundamentales” y estas influyen de forma orgánica en el funcionamiento de cualquier país:

  • Libre circulación de trabajadores
  • Libre circulación de mercancías
  • Libre circulación de servicios
  • Libre circulación de capitales

Son muchas las voces que se han alzado sobre la preparación que está llevando a cabo el Reino Unido para enfrentarse al Brexit. Los expertos afirman que se están preparando para un Brexit duro y esto en el mundo asegurador podría repercutir de formas muy diversas.

Las empresas aseguradoras más potentes están creando filiales dentro de la UE, permitiéndoles así constituir empresas en Irlanda, Holanda, Bruselas o Francia. Este tejido les seguirá permitiendo operar, pero desde otros países, con una estructura paralela. Sin embargo, estas operaciones no están al alcance de todos.

Las empresas pequeñas y medianas son las que más sufrirán la separación. Para permitirse este tipo de cambios, la compañías aseguradoras o corredurías, deberían ser muy solventes, porque carecen de fuerza económica para operar. Y finalmente, el usuario se verá afectado a medida que tenga contratado seguros en empresas británicas con fuerza o sin ella.

Según la consultoría de riesgo Marsh, la complejidad que tienen ahora las negociaciones puede llegar a prolongarse en torno a diez años. En este proceso, el mundo asegurador debe tener en cuenta los siguientes puntos:

  1. Volatilidad del mercado: la depreciación de la propia libra esterlina o tensiones en los mercados capitales pueden influir en la calificación crediticia para aseguradores u otras instituciones financieras de la zona.  
  2. Cambios en el perfil de riesgo corporativo: El Brexit podría alterar elementos clave del negocio de las empresas. Ahora es el momento para que las compañías aseguradoras que requieran soluciones hagan el análisis para conocer si habrá cambios en sus riesgos.
  3. Libre circulación de personas: Una de las leyes fundamentales de la UE. Tras el Sí al Bréxit, se esperan cambios para aquellos ciudadanos que quieran trabajar en UK.
  4. Libre prestación de servicios: ahora es posible hacer negocio dentro del Espacio Económico Europeo (EEE) el desarrollo de otros países mediante licencia en un país miembro -libre prestación de servicios-. Este derecho se podrá ver afectado tras el “Si”. Las compañías aseguradoras británicas que quieran desarrollar un negocio en un estado miembro de EEE necesitarán obtener la licencia específica, o formar una nueva entidad legal.
  5. Cambios en el panorama legal y regulatorio: Después de que UK complete su salida de la UE, la Directiva de Prestación de Servicios no será aplicable en ese estado.

Se darán afectaciones desde el usuario final hasta las corredurías que gestionen carteras. Es importante analizar cada caso y responder a las posibles dudas que el Brexit ya esté generando.