Cómo actúa el seguro si se comparten décimos de lotería

Cómo actúa el seguro si se comparten décimos de lotería

Una práctica habitual, aunque ‘Loterías y Apuestas del Estado’ no cuenta con estadísticas de esta práctica, es compartir décimo. Sepamos cómo actúa el seguro si hay problemas en estos casos.

En 2018 ‘Loterías y Apuestas del Estado’ vendió para el sorteo extraordinario de Navidad 14.095.153,8 billetes de lotería. Cada número cuenta con 170 series (100.000 billetes en total) que, a su vez, se dividen en décimos con un valor de venta de 20 euros. Si toca el primer premio, el Gordo, supone para su poseedor 400.000 euros de premio.

Teniendo en cuenta que en el bombo entran 100.000 números de los billetes que entran en el sorteo… tratar de contar con las máximas opciones es, probablemente, la mejor manera de aproximarse a la suerte. Una práctica habitual, aunque ‘Loterías y Apuestas del Estado’ no cuenta con estadísticas de esta práctica, es compartir décimo.

¿Y cómo actúa el seguro a la hora de compartir décimos de lotería? En primer lugar, por ejemplo, contando con una póliza de defensa jurídica; y en segundo lugar, realizando una serie de recomendaciones previas, indican los especialistas de ARAG, para que los participantes no se encuentren con sorpresas, no solo de timos, sino también por la posibilidad de que el depositario o depositaria del décimo decida no compartir, finalmente, el premio.

Y, en tercer lugar, si un décimo compartido sale premiado y la persona depositaria lo cobra de forma unilateral podría cometer un delito y ser denunciada a nivel penal. Sucede lo mismo en el caso de falsificación.

Pruebas del décimo compartido o de su autenticidad

A la hora de compartir décimo, es clave contar con fotocopias o capturas de imagen (fotos, por ejemplo… aunque podrían impugnarse en una reclamación si se logra demostrar una probable manipulación) de anverso y reverso del décimo en las que figuren el número de serie, la fracción, código, etcétera y, por supuesto, la cantidad que juega cada participante que también debe quedar identificado. Es clave que figure el nombre y apellidos de la persona depositaria.

La autenticidad del décimo debe quedar acreditada. Antes de pagar y confiar en la compra de un décimo, debemos comprobar que éste sea auténtico, que tenga logo, código y todos los elementos de verificación.

En venta on line los expertos de ARAG recomiendan confirmar la seguridad de la web (debe tener nombre o razón social, NIF o CIF del titular, dirección completa, número de teléfono y correo electrónico donde nos podamos dirigir y se deben guardar los emails de confirmación y capturas de pantalla.

Por supuesto, el premio debe cobrarse antes de que caduque. Hay un máximo de tres meses, desde el día siguiente a la fecha del sorteo, para reclamar el cobro. Si son cuantías inferiores a 2.000 euros se pueden cobrar en una Administración de lotería pero para importes de 2.000 euros o superiores el ganador tiene que acudir a entidades financieras que tengan un concierto con Loterías y Apuestas del Estado. Durante el 2019 los premios que no superen los 20.000 euros no tributan a Hacienda pero los que superen esa cantidad verán retenido el 20% del exceso.

Régimen matrimonial, décimos deteriorados, perdidos o robados

En caso de que a un cónyuge le toque la lotería a nivel legal influye el régimen matrimonial. Si están casados en gananciales, el premio pertenece a ambos cónyuges pero si el matrimonio se realizó bajo la separación de bienes el premio corresponde al cónyuge que lo adquirió.

Si hay décimos deteriorados no se deben tirar. ‘Loterías y Apuestas del Estado’ y la Casa de la Moneda y Timbre puede  autentificarlo y realizar un peritaje para autorizar o no el pago.

Y también hay que contemplar la pérdida o robo por lo que las fotocopias de anverso y reverso con los datos del propietario o propietarios del décimo conviene hacerlas siempre.

MÁS NOTICIAS