El Hospital Quirónsalud de Barcelona ha atendido a más de 700 pacientes con esteatosis hepática o hígado graso no alcohólico en un año

Después de un año y medio de la puesta en marcha en el Hospital Quirónsalud Barcelona de la Elastografía de Transición (FibroScan® CAP®), más de 700 pacientes han sido atendidos, realizándose más de 850 estudios diferentes, siendo la gran mayoría, hasta un 72,5%, a pacientes que presentaban una esteatosis hepática o hígado graso no alcohólico.

Gracias a estos exámenes ha sido posible determinar el grado de las diferentes enfermedades hepáticas, ayudando a un tratamiento precoz o más intenso, que evite que puedan derivar en patologías más graves o en complicaciones.

Así, hasta casi en un 12% de los pacientes que presentaban la enfermedad del hígado graso no alcohólico se ha podido determinar que presentaban una fibrosis hepática significativa. La importancia de haber podido descubrir de forma precoz a estos pacientes radica en la posibilidad de empezar con medidas que ayuden a evitar su progresión y sobre todo a intensificar su seguimiento.

Entre la población general la prevalencia de fibrosis significativa está en torno al 4%, lo que significa que los pacientes con hígado graso no alcohólico tienen hasta un 10% más de posibilidades de desarrollar la patología.

“Gracias al FibroScan® y en concreto a la realización simultánea del CAP®, hemos podido diagnosticar que hasta un 47% de estas alteraciones analíticas eran debidas a un hígado graso no alcohólico y que en un 31% de estos casos se trataba de una esteatosis de grado 3, cuando ya hay una gran acumulación de grasa en el hígado”, comenta el Dr. Altamirano, hepatólogo y facultativo del Servicio de Medicina Interna del Hospital Quirónsalud Barcelona, quien señaló también que en estos pacientes la tasa de fibrosis hepática significativa fue del 13%, similar a la de la cohorte con hígado graso no alcohólico conocido.

El hígado graso no alcohólico es una enfermedad asociada a trastornos metabólicos, como la obesidad o la diabetes de tipo 2, y afecta, aproximadamente, a un 30% de la población en Cataluña. Asimismo, hasta un 20% de pacientes con diabetes tipo 2 y pruebas de función hepática normales pueden presentar lesiones histológicas de esteatohepatitis. Sin embargo, solo una pequeña parte de los pacientes con hígado graso no alcohólico desarrollan cirrosis, y el principal factor predictivo es la fibrosis hepática. Además, la fibrosis hepática en esta población es un factor de riesgo para eventos cardiovasculares posteriores.

Para poder mejorar el diagnóstico de estas enfermedades del hígado y evitar que puedan derivar en enfermedades más graves, el Servicio de Medicina Interna del Hospital Quirónsalud Barcelona realiza la prueba del FibroScan® a pacientes con factores de riesgo como la obesidad o la diabetes mellitus, ya que, como comenta Altamirano, “se estima que aproximadamente ocho de cada diez personas con obesidad y de seis a siete de cada diez diabéticos desarrollarán hígado graso a lo largo de su vida, con complicaciones asociadas para el hígado y el sistema cardiovascular”.

Suscríbete a nuestra newsletter