El seguro de Hogar cada vez cubre más

Los mediadores de seguros nos dan las claves para prevenir los accidentes domésticos en Navidad

Cortes, quemaduras, intoxicaciones alimentarias, caídas, incendios o goteras son los accidentes más frecuentes durante estas fiestas

La Navidad es la época del año en la que se produce un mayor número de accidentes domésticos, según las estadísticas unos 185.000. En estas fechas pasamos más horas en el hogar y dedicamos más tiempo a preparativos como comidas y cenas navideñas. La cocina es la estancia de la casa que más riesgos conlleva, ya que en ella tiene lugar el 65% de los accidentes domésticos.

Entre los percances que pueden trastocarnos las fiestas, cinco concentran el 75% de los accidentes navideños. En primer lugar están las intoxicaciones alimentarias (17%) y los atragantamientos con comida (16,5%). Seguidos muy de cerca por los cortes, golpes y contusiones (15%), las quemaduras con petardos (14%), las caídas al colocar la decoración y las electrocutaciones manipulando las luces navideñas (13%)
Riesgos y como prevenirlos:

  • La cocina. Es el epicentro de la mayor parte de los accidentes de la casa, como quemaduras con aceite o agua hirviendo, cortes y caídas. Es muy importante velar por el estado del gas, placas, horno y que los filtros de la campana extractora estén limpios, ya que la grasa acumulada actúa como combustible en caso de que le alcance el fuego y puede provocar un incendio. Y especial cuidado al manipular el cuchillo de cortar el jamón o embutidos, ya que podemos sufrir cortes graves, lo que constituye un clásico de los accidentes navideños.
  • Alumbrado navideño y decoración. Puede producir cortocircuitos, calambres e incluso incendios. Es preciso que los cables estén en buen estado y que alargadores y ladrones no se sobrecarguen con exceso de conexiones que hagan que se calienten. Hay que asegurarse de que las luces están homologadas con el símbolo CE. Cuidado con las caídas a la hora de colocar la decoración y con las piezas que puedan provocar atragantamientos. Todos los objetos decorativos deben quedar bien sujetos y fuera del alcance de los niños.
  • Petardos, bengalas y cohetes. Son motivo de quemaduras de diverso grado. Hay que extremar el cuidado al manipularlos y evitar que entren en contacto con objetos inflamables para evitar incendios y no prenderlos nunca en recintos cerrados.
  • Comidas. En Navidad aumenta el riesgo de atragantamientos como consecuencia de las copiosas comidas y de la tradición de tomar las uvas. Los niños constituyen un grupo de población muy susceptible de sufrirlos. También son frecuentes las intoxicaciones por alimentos en mal estado, especialmente por marisco y pescados. Hay que tener precaución a la hora de descongelar, manipular y preparar los alimentos.
  • Juguetes. Desde el día de Navidad y con la llegada de los Reyes Magos puede que haya juguetes nuevos por toda la casa. Se ha de velar porque no queden descuidados y sean el motivo de una caída indeseada o de una torcedura. Deben además contar con el distintivo CE de homologación.
  • Goteras e inundaciones. Como consecuencia de descuidos con los grifos durante las ausencias. Comprobar que estén bien cerrados al salir o cortar el paso del agua antes de emprender las vacaciones.

Los mediadores aconsejan revisar los seguros que se tienen contratados de Hogar, Salud o Multirriesgo para saber las coberturas que incluyen en caso de sufrir algún tipo de accidente doméstico. Y recuerdan la importancia de tener un seguro que ayude en estas situaciones. “Sobre todo si tenemos niños o personas mayores en casa. Hay compañías que tienen muy en cuenta la realidad de los accidentes domésticos y plantean coberturas específicas para ofrecer soluciones que incluyen además asistencia de personal sanitario por accidente, una cobertura básica”, explican.