Los mediadores de seguros alertan sobre la falta de información a la población de los riesgos reales de inundación de sus propiedades

Los mediadores de seguros alertan sobre la falta de información a la población de los riesgos reales de inundación de sus propiedades

El Consejo General de Mediadores de Seguros ha alertado hoy del bajo nivel de información que se facilita a la población en riesgo de inundación en la franja de los 10 primeros kilómetros de costas. Los mediadores estiman en un millón el número de personas que serán afectadas por catástrofes naturales consecuencia de inundaciones.

Hace tres meses el servicio de estudios de la Escuela de Negocios de mediadores (CECAS), junto al Observatorio de Sostenibilidad, publicó el informe ‘Población en riesgo de inundación en España en la franja de los primeros 10 kilómetros de costa’, donde se detallaba, por población y barrios, los niveles de peligro de vivir en zonas del litoral.

Desgraciadamente, la borrasca Gloria ha confirmado las previsiones recogidas en el informe y los riesgos se están materializando. El temporal, además de víctimas mortales y heridos, ha provocado infinidad de daños naturales y materiales: playas desaparecidas bajo las aguas, ríos desbordados, campos y cosechas anegadas, carreteras cortadas, puentes destruidos y edificios destrozados.

Desde CECAS se advierte de que todo propietario de viviendas, naves industriales o cultivos agrícolas en áreas con riesgo de inundación ha de estar adecuadamente informado de la naturaleza exacta de los riesgos asociados a su propiedad, su posible magnitud y la realidad geográfica concreta a fin de tomar medidas precisas.

Javier Barberá, presidente de CECAS, considera que “a nadie le interesa un aumento de la siniestralidad, pero esta situación recurrente y la lentísima adopción de medidas eficaces en urbanismo y prevención obligará a las aseguradoras a revisar sus modelos de cálculo con la probabilidad de un aumento del precio de pólizas. De ahí, la conveniencia de una mejor gestión de las alertas meteorológicas y prevención que beneficie a la estabilidad de las primas y contribuya a reducir en lo posible los efectos de los desastres naturales”, explica. Y añade: “Nuestro objetivo como profesionales del seguro y expertos en riesgos es minimizar el impacto del cambio climático a través de medidas preventivas que reduzcan la siniestralidad y faciliten la recuperación económica”.

El Consejo General de Mediadores de Seguros recomienda tomar medidas urgentes y eficaces respecto a las inundaciones. Indica en primer lugar, aumentar la información de los planes urbanísticos con datos sobre las viviendas y construcciones ya existentes. Una segunda recomendación tiene que ver con aplicación de soluciones basadas en la naturaleza para disminuir el riesgo y gravedad de las inundaciones; medidas tales como reforestaciones o creación de lagunas de inundación y recuperación de la vegetación de ribera y finalmente potenciar al máximo los Planes de Gestión de Riesgo de Inundaciones.

Zonas de mayor riesgo

El informe de CECAS y el Observatorio de Sostenibilidad señala como zonas con mayor riesgo de inundación para los próximos años las costas de la Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía, las comunidades que han resultado más damnificadas tras el paso de la borrasca Gloria. El estudio señala a Valencia como la provincia con mayores extensiones artificiales amenazadas por inundación en los próximos años. Los mediadores de seguros citan como caso paradigmático de exposición el de sus campings ya que el 100% se encuentran en zonas inundables. En toda la comunidad valenciana hay tan solo 29 fuera de las laminas de inundación.

Cataluña es otra de las comunidades que el informe señala como especialmente vulnerable. Sobre esta zona en concreto identifica los núcleos urbanos con más superficie en riesgo de inundación: los situados en el interior del delta del Ebro, Deltebre y Sant Jaume d’Enveja. Núcleos urbanos de tradición agrícola, situados en un área de inundación casi permanente por razón de la alta productividad agrícola. “La clave de la gestión urbana de este territorio esta inevitablemente condicionada por la gestión de los embalses de la Confederación Hidrográfica del Ebro. En cualquier caso, parece recomendable limitar un potencial incremento del urbanismo turístico en este punto”, apunta el informe.

Suscríbete a nuestra newsletter