idd-legal-normativa-leyes-europa

Modernidad y profesionalización: la valoración unánime de la LCS por los mediadores de seguros

El sector asegurador está hoy de celebración. Es el 40 aniversario de la Ley de Contrato de Seguro, promulgada tal día como hoy, en 1980. Y aunque la realidad impone ya una necesaria actualización y/o renovación, las loas a esta norma son generalizadas. La valoración positiva para la mediación de seguros, también es unánime.

“La LCS produjo una extraordinaria modernización del régimen jurídico que hasta entonces existía en nuestra legislación sobre el contrato de seguro, recogida en el Código de Comercio, pasando a convertirse en una de las más avanzadas no solo de Europa, sino del mundo” asegura Martín Navaz, presidente de ADECOSE, a ADN del Seguro. Por su parte, Miguel Antonio Álvarez Gonzáles, presidente de la Asociación de Corredores Grupo Intercor, miembro del Pleno de FECOR, considera que la LCS “ha sido una extraordinaria Ley que marcó en la historia del seguro un antes y un después y que ha aportado seguridad jurídica en el mundo del seguro”.

Con esta Ley, el mercado asegurador de España entraba en la modernidad y se situaba en el mapa internacional, sirviendo de guía para otros sectores e incluso para la entonces Comunidad Económica Europea en algunos aspectos, como la defensa de los consumidores.

Se trata de “una Ley de gran calidad técnica, estando en el grupo de las leyes más longevas del Ordenamiento Jurídico español” señala José Antonio Morano, asesor jurídidco de E2K. “Representó el paso de una regulación propia del siglo XIX  a otra que puede calificarse, sin duda, como moderna, introduciendo normas de protección de la parte más débil del contrato”, añade Morano.

Hay que tener en cuenta dónde estábamos antes de contar con la LCS. Entonces, el asegurador ni siquiera tenía que tener la condición de empresario. “Supuso un texto moderno y estructurado, regulatorio de los derechos y obligaciones de las partes en el contrato de seguro, con un claro proteccionismo del tomador”, coincide Javier García-Bernal, abogado y presidente de Apromes. “Con esta ley del año 1980, se empezó a contar con un conjunto de reglas jurídicas mercantiles, adaptadas a las necesidades de los distintos operadores económicos”, añade García-Bernal.

Un reconocimiento para la mediación

“Desde el punto de vista de la mediación”, dice Martin Navaz, “esta Ley supuso un reconocimiento a la labor de los corredores de seguros, dando relevancia a su actividad como representante del tomador del seguro frente al asegurador”.

“Es y ha sido una gran norma jurídica que vino a paliar y cubrir muchas lagunas que no estaban previstas en el código de Comercio ya que este contiene muy pocas referencias al seguro, sin olvidar en esa misma línea el Código Civil”, asegura Javier García-Bernal, abogado y presidente de Apromes. En la misma línea, Santiago Macho, presidente de Aunna asegura que “la LCS vino a regular algo que estaba recogido en el Código Civil y supuso aire fresco en el sector, ayudando a su evolución y por supuesto a la defensa de los consumidores”.

Con esta ley, concluye García-Bernal, “se cumplió una pretensión codificadora como fue, la unificación dentro de un texto legal, de los derechos y obligaciones derivados del contrato de seguro”. “Ha aportado un marco de contratación que se ha revelado de la máxima utilidad” asegura, en la misma línea, José Antonio Morano. “En una palabra” asegura Pablo Lariño, presidente de CIAC rotundo, la Ley de Contrato de Seguro supuso en aquella época “profesionalización” para el sector asegurador en su conjunto.

Más contenidos del Especial 40 aniversario de la Ley de Contrato de Seguro:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Modernidad y profesionalización: la valoración unánime de la LCS por los mediadores de seguros

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter