asistencia-viaje

El 54% de los viajeros nunca ha contratado un seguro de viaje

En plena temporada alta, a varias horas de viaje de casa, con la familia, los amigos o la mascota, rodeados de gente o en la soledad de la peregrinación espiritual. En alguno de estos casos se encuentra la mayor parte de los españoles: de vacaciones, intentando huir de las preocupaciones diarias. Preocupaciones que acaban, sin embargo, aumentando cuando sufrimos imprevistos que nos pillan con la mente en la playa. Los contratiempos con los vuelos, cancelaciones de viaje u hoteles, pérdidas de equipajes y los problemas de salud repentinos o sobrevenidos por los cambios en rutina son el día a día de los viajeros. Y, aun así, hasta la mitad de ellos asegura no haber contratado nunca un seguro de viaje, según los datos de una encuesta realizada por Coverfy.

“Todos creemos que la probabilidad de que nos pase algo es baja en general y eso, unido al desconocimiento hacia el sector, hace que la gente no se plantee la contratación de un seguro de viaje. Quienes apuestan por este tipo de servicios lo hacen en la mayoría de los casos directamente con la agencia de viajes, por comodidad. Sin embargo esto puede dar a lugar a la adquisición de servicios innecesarios o duplicados como consecuencia de la desinformación o falta de personalización de las coberturas necesarias para cada caso”, aseguran los expertos de Coverfy.

Según los resultados del estudio de la compañía, del 46% de los encuestados que asegura haber contratado seguro para sus viajes, hasta un 23%, sin embargo, confiesa no leerse las cláusulas para saber cuáles son las coberturas exactas, más allá de las más conocidas. Creer que “a nosotros no nos va a pasar eso”, suele ser una de las principales causas de no hacer especial investigación sobre las posibilidades de asegurar las diferentes incidencias que se pueden dar. De hecho, 8 de cada 10 de los encuestados dice no haber sufrido ninguna eventualidad, pero cuando ocurre, sale caro. Sobre todo, en los viajes internacionales de ahí que, aunque los seguros de viaje no son obligatorios, sí sean recomendables. De hecho, romperse una rodilla mientras estamos de visita en EEUU, por ejemplo, con la consecuente operación e ingreso hospitalario te supondría un desembolso de unos 35.000€.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de viaje?

Los seguros de viaje están destinados a cubrir casos por cancelación, pérdidas y sustracción de equipaje o problemas de salud y accidentes sobrevenidos, que son las principales preocupaciones de los viajeros. Los más básicos los suelen ofrecer por contrato las agencias de viaje, en el caso de que se acudan a ellas para diseñar el recorrido. Sin embargo, este tipo de seguros son muy personalizables dadas las posibilidades y tipo de incidencias que pueden sobrevenir cada tipo de viaje, por lo que, para que quede lo más ajustado posible a las necesidades de cada viajero, Coverfy recomienda tener en cuenta lo siguiente:

  • Qué tipo de viaje es: es muy recomendable un análisis previo de qué tipo de viaje es el que se va a hacer, porque el tipo de cobertura se puede adaptar en función del destino, la duración o el propósito del trayecto.
  • Cuántas personas son: existen propuestas de cobertura grupal, de modo que según las personas que vayan a hacer el viaje, puede salir más económico contratar una póliza común.
  • Revisar entre lo que ya se tiene: muchas veces, el seguro de hogar, el de salud o, incluso, las tarjetas de crédito pueden tener coberturas que desconocemos, entre ellas, beneficios para nuestros viajes.
  • Lo básico no siempre es suficiente: a veces puede no incluir coberturas importantes. Es el caso, por ejemplo, de todo lo relacionado con la salud, ya que no todos los países dan respaldo sanitario.
  • Si se viaja muchas veces a lo largo del año: los seguros también dan la opción de contratar pólizas anuales, que podría salir rentable se va a viajar varias veces en el año. Además, existen seguros concretos para estancias largas.
  • Hay países que piden obligatoriamente el seguro de viaje: es el caso, por ejemplo, de Cuba o Rusia.
  • Hacer los trámites a través de especialistas: para una mayor personalización y adecuación de los seguros de viaje a cada caso, es recomendable hacerlo a través de especialistas, teniendo en cuenta sobre todo la accesibilidad, y la propuesta de servicios inmediatos, para atender cualquier eventualidad.