Nombre

Carlos Biurrun

Título

A la búsqueda de nuevas fórmulas para el sostenimiento y mejora del estado del bienestar

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. (Einstein)

El próximo 27 de septiembre se celebra en Madrid el Congreso Internacional sobre el estado del bienestar en el que intervendrán más de 20 ponentes españoles y foráneos del sector asegurador, de instituciones públicas y privadas, de la consultoría estratégica y tecnológica, de la banca y de las gestoras de patrimonios.

Como dice José Boada, Presidente de ICEA, organizadora del Congreso junto con la consultora Community of Insurance, “el Congreso es una buena ocasión para debatir con expertos internacionales sobre los principales retos de futuro a los que se enfrenta el Estado del Bienestar y para analizar cómo puede contribuir el seguro a aportar soluciones a esos desafíos”.

Ciertamente la agenda ha sido preparada con mucho cuidado abarcando dos de los pilares del estado del bienestar, las pensiones y la salud, además de casi otro tercer pilar como es la dependencia, muy importante ante la perspectiva de una población cada vez más envejecida que requiere más cuidados. Por otra parte los temas se analizarán también desde una visión comparada, de ahí la intervención de expertos internacionales con más experiencia en sistemas complementarios publico – privados, o desde una perspectiva digital por cuanto supone de nuevos planteamientos de solución a los retos del tratamiento de la productividad, de la gestión patrimonial o los procesos en los nuevos modelos de negocio.

Como dice José Antonio Sánchez, Director General de ICEA, “es una buena oportunidad para que el sector asegurador exponga la hoja de ruta de cara a ocupar un papel preponderante fundamental en el desarrollo y sostenibilidad del estado del bienestar”. “Es una buena ocasión - señala Boada, “para escuchar propuestas de nuevas soluciones”, más allá de las de siempre.

La principal preocupación de los españoles es la economía y todo lo que conlleva de estabilidad y tranquilidad ante el futuro. Por eso no se debe soslayar el estado del bienestar. La búsqueda de soluciones para su mantenimiento y sostenibilidad debe ser la principal preocupación de los políticos con el apoyo responsable y exigencia de la sociedad, los ciudadanos y las instituciones públicas y privadas. Entre estas últimas el sector asegurador como principal conocedor y gestor de los sistemas de pensiones y de la salud.

La sostenibilidad  del estado del bienestar no es sólo cuestión de cuadrar números, es también cuestión política porque hay que tener en cuenta las prioridades, la transformación de la sociedad, la emergencia de la cuarta revolución industrial y su impacto en la productividad, los procesos, los modelos de negocio y, por qué no decirlo, el reparto de la riqueza en el mundo.

Si en plena recuperación del desastre de la segunda guerra mundial se pudieron poner las bases del actual estado del bienestar debemos ser capaces de “reinventar” las fórmulas que lo sostengan o mejoren para las generaciones futuras.

No comparto el fatalismo de muchos y tampoco la visión de quienes convierten el problema de la sostenibilidad del estado del bienestar en mera visión economicista. Con ser importante este aspecto hay otros puntos a considerar y analizar. Es preciso que abramos las mentes y nos planteemos preguntas diferentes para conseguir resultados mejores. Como decía Einstein “si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”.

El Congreso Internacional del estado del bienestar persigue que el sector asegurador sea el tractor y líder de la “reinvención” del estado del bienestar proponiendo juntos, ponentes y participantes, soluciones nuevas, diferentes, innovadoras, inteligentes y sostenibles en el tiempo a la sociedad, a los ciudadanos y a los políticos.

Como señala Pilar González de Frutos, Presidenta de Unespa, “los temas que aborda el Congreso sobre el Estado del Bienestar están de plena actualidad”. O como señala Boada “el Congreso es un buen lugar para escuchar nuevas soluciones”.

El Congreso del estado del bienestar del 27 de septiembre ya plantea una novedad con relación a otros similares, incorpora la visión tecnológica o de transformación digital y su incidencia en la “reinvención” del estado del bienestar.

Muchas de las nuevas soluciones que tenemos obligación de encontrar, pasan por un nuevo análisis de la información – BIG DATA – que inciden en la transformación de nuevos procesos de gestión y de su transparencia – BLOCKCHAIN – o en las nuevas formas de organización del trabajo – ROBOTICA o INTELIGENCIA ARTIFICIAL.

Pensemos que la tecnología está produciendo avances sustanciales en la organización del trabajo y también en el reparto de la riqueza mundial.

Nos debe preocupar, como señala Klaus Schwad, creador y director del Foro de Davos, en su libro “la Cuarta revolución industrial”, “la tecnología debe servir para que la humanidad viva mejor”.

El mundo actual funciona con nuevos parámetros y es preciso incorporarlos a nuestro análisis para encontrar nuevas soluciones. Si el factor trabajo cada vez tiene menos peso en los factores de producción y en la distribución de la riqueza no parece lógico que sigamos insistiendo solamente en la productividad que el mismo genera, olvidándonos de otros. Es un campo a explorar y plantearnos cuestiones diferentes para obtener soluciones diferentes.

Hablar de la renta básica universal ya es una cuestión transversal de políticos, empresarios y economistas, que como mínimo está entre la hipótesis de nuevos planteamientos para la solución de la sostenibilidad del estado del bienestar. Existen casos prácticos interesantes como la prueba piloto de Finlandia o del País Vasco.

Hace mucho tiempo aprendí una lección de mis maestros aseguradores, “el seguro necesita para su desarrollo estabilidad económica y clases medias”. Algo parecido se puede decir para mantener y sostener un estado del bienestar, “necesita de parámetros económicos potentes y un reparto de la riqueza que tenga en cuenta los cambios que se producen en los factores de producción como consecuencia de la transformación tecnológica”.

A modo de conclusión y resumen se puede decir que el Congreso Internacional del estado del bienestar es una cita obligada, “imperdible” para quienes están preocupados y ocupados, desde sus puestos de responsabilidad, por el mantenimiento y sostenibilidad del estado de bienestar y quieren encontrar nuevas propuestas de solución o debatir sobre las mismas.

Un enfoque, por supuesto, técnico asegurador o técnico actuarial, pero también otros necesarios como son el tecnológico – digital o el demográfico harán que este Congreso plantee nuevos escenarios de debate y de solución.

Es un problema urgente que exige muchas agallas a todos los protagonistas que participarán, los aseguradores, los consultores, los financieros y, por supuesto, los políticos, armadores de marcos legales estables equilibradores de complejas formulaciones sociales y económicas.

Por todo ello, recomiendo a quienes me leen que no pierdan ni un minuto y se inscriban, participarán de un evento único y diferente.