Título

Psya se moviliza para acompañar y apoyar a las víctimas del huracán Irma

Huracán
Un equipo de psicólogos de Psya ha estado trabajando en la isla de Guadalupe y San Bartolomé, para ayudar a los empleados de las empresas francesas y sus familias afectadas por el huracán Irma.
Redacción
10 de Octubre de 2017, 11:30CEST

Psya, empresa especializada en la calidad de vida en el trabajo y prevención de riesgos psicosociales, ha desempeñado un importante papel en el apoyo psicológico a las víctimas del huracán Irma que ha afectado a numerosas islas del Caribe. Antes de que llegara Irma, los equipos de Psya estaban en alerta roja y preparados para intervenir lo más rápido posible en las islas de Guadalupe y San Bartolomé. Se  creó un centro de crisis y se movilizaron los psicólogos que iban a desplazarse a ambas islas.

Tras el paso del huracán y una vez restablecidas las comunicaciones en la región afectada, Psya fue solicitada por las empresas francesas, presentes en la zona,  para desplegar unidades destinadas a proporcionar ayuda psicológica a las víctimas del huracán.

Su papel inmediato fue asesorar a los ejecutivos de las compañías y apoyar a los proveedores locales de salud, igualmente afectados por Irma, además de acompañar a las familias afectadas con atención continua. Mientras tanto, se estableció un mecanismo de ayuda psicológica de emergencia a distancia 24/7 para los empleados de esas empresas y sus familias.

Hoy, tres semanas después del desastre, los equipos de Psya siguen trabajando junto a familias ayudándoles psicológicamente para superar la situación vivida. También experimentaron el paso del huracán María, que arrasó Guadalupe la pasada semana. La ayuda a largo plazo ya está prevista en Guadalupe, aunque también en la isla de San Bartolomé, ya que la asistencia de Psya no se limita a las intervenciones de emergencia.

Ampliación de fronteras

Esta actuación de Psya se encuadra en el trabajo de asistencia en catástrofes que la compañía realiza y de la que su intervención en los ataques de Barcelona a mediados de agosto. Equipos de psicólogos clínicos franceses y españoles atendieron y acompañaron a numeras personas traumatizadas que estaban cerca cuando ocurrieron los ataques.