Título

Ofensiva judicial del Consorcio contra los intentos de fraude en los siniestros

Sede del Consorcio
Cedida
Tres Audiencias Provinciales han dictado recientemente sentencias penales condenatorias en procedimientos instados por el (CCS) con motivo de solicitudes de indemnización presentadas ante dicho organismo.
Redacción
28 de Noviembre de 2017, 08:30CET

Los tres procedimientos penales se enmarcan en un plan de actuaciones y medidas puesto en marcha por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) para identificar, detectar y combatir conductas fraudulentas de supuestos perjudicados en el ámbito del seguro obligatorio de automóviles y de asegurados supuestamente afectados por riesgos extraordinarios.

En el primero de los casos, y en el contexto de un accidente de tráfico aparentemente ocasionado por un vehículo que se encontraba asegurado en el CCS al haber sido rechazado su aseguramiento por las entidades aseguradoras privadas, el perito del CCS concluyó que los daños que presentaba el vehículo responsable del accidente no concordaban con la versión facilitada del accidente. A raíz de las inconsistencias detectadas, el CCS encargó a un gabinete especializado un informe de investigación, que confirmó las sospechas de falta de autenticidad de los testimonios presentados por el conductor asegurado en el CCS y los supuestos lesionados. La Audiencia Provincial de León ha condenado a los acusados como autores de dos delitos de estafa procesal, uno de ellos en grado de tentativa, y cuatro delitos de falso testimonio.

El segundo caso se refiere a supuestos daños producidos por inundación en las oficinas y almacenes del asegurado que solicitó una indemnización al CCS. El perito examinó los daños reclamados y la documentación de la que disponía el CCS a raíz de una inundación anterior, concluyendo que el asegurado reclamaba daños que parecían haberse producido con ocasión de esa inundación anterior y que no parecían haber sido reparados. El asegurado presentó al perito del CCS documentación con la pretensión de acreditar la efectiva reparación de esos daños, documentación que suscitó dudas al ser examinada. El CCS completó el informe pericial con el encargo a un gabinete especializado de un informe de investigación. Los investigadores revelaron que dicha documentación resultaba efectivamente falsa. La Audiencia Provincial de Valencia ha condenado al asegurado por un delito continuado de falsedad de documento mercantil en concurso medial con un delito de estafa agravada en grado de tentativa.

El tercer caso se refiere a un accidente supuestamente producido por un vehículo desconocido, a raíz del cual se solicitó al CCS una indemnización por daños personales en el marco de sus funciones como Fondo de garantía del seguro obligatorio de automóviles.

Ante la falta de testimonios y de evidencias sobre la intervención en el accidente de un vehículo no identificado, el CCS encargó una investigación a un gabinete especializado. Sobre la base de las conclusiones del informe de investigación, el CCS denegó la solicitud de indemnización y presentó una demanda penal contra la lesionada. El Juzgado de lo Penal, primero, y la Audiencia Provincial de Zaragoza, después, condenaron a la acusada como autora de un delito de estafa en grado de tentativa, a la vista de que, con arreglo a la investigación realizada por encargo del CCS y a las pruebas practicadas en vía judicial, resultó acreditado que fue el vehículo conducido por la lesionada y después penalmente condenada el que, al girar en una calle, impactó contra un vehículo que se encontraba estacionado, resultando lesionada la conductora a resultas del impacto por ella misma ocasionado.