Título

Los vehículos sin seguro y conductores fugados causaron 421 accidentes en Galicia en 2017

Alejandro Izuzquiza y Adolfo Campos
Cedida
El Consorcio calcula que los vehículos sin seguro y conductores fugados causaron 421 accidentes en 2017, originando indemnizaciones por 2,8 millones de euros.
Redacción
12 de Junio de 2018, 16:15CEST

El director de Operaciones del Consorcio de Compensación de Seguros, Alejandro Izuzquiza Ibáñez de Aldecoa, participó el pasado 12 de junio en un encuentro con los medios de comunicación en los que expuso el papel del Consorcio en el ramo del seguro del automóvil, tanto en sus funciones de asegurador directo de vehículos, como en sus funciones de Fondo de Garantía, aportando datos referidos a Galicia.

Comenzó aludiendo a las funciones del Consorcio como asegurador directo de vehículos de particulares no aceptados por el seguro privado y de vehículos de organismos públicos. En este sentido, destacó que en el año 2017 se aseguraron 42 automóviles (turismos, camiones, autobuses o ciclomotores), lo que supuso el 4,7% de los asegurados en todo el territorio español (354), datos que testimonian una tendencia a la baja (descenso del 99% en la serie histórica 2004-2017). Izuzquiza afirmaba que “el Consorcio ha cumplido la función que le encomienda sus estatutos, incrementado su cartera de pólizas en los años en los que se apreciaban algunas dificultades de aseguramiento en el mercado y reduciéndola, hasta convertirla en testimonial, conforme el mercado se ha hecho más competitivo y la suscripción de riesgos se ha flexibilizado”.

En cuanto a su función como fondo de garantía, el Director de Operaciones recordó que el Consorcio es el encargado de indemnizar además de por sus vehículos asegurados, por accidentes causados por vehículos desconocidos, sin seguro, robados, o por vehículos asegurados en entidades españolas en liquidación por insolvencia. En el periodo comprendido entre 2008 y 2017 el Consorcio ha abonado más de 55 millones de euros en siniestros en Galicia.

Así, en el año 2017 Galicia registró un total de 636 accidentes, que originaron un total de 3,1 millones de euros en indemnizaciones. De entre ellos, los incidentes más destacables fueron los ocasionados por vehículos sin seguro y por conductores fugados.

En concreto, los vehículos sin seguro ocasionaron 392 accidentes en 2017, con un importe de indemnizaciones de 2,6 millones de euros, el más bajo de los últimos años; en la serie 2008-2017 se registraron 6.641 accidentes, acumulando más de 32 millones de euros en indemnizaciones. Por su parte, los siniestros causados por vehículos desconocidos (conductores dados a la fuga) en el periodo 2008-2017 fueron 505, suponiendo ocho millones de euros por indemnizaciones; en concreto, en el año 2017 se registraron 29 accidentes, con 263.000 euros.

Izuzquiza quiso también referirse a la reducción progresiva que se ha venido aplicando al recargo a favor del Consorcio para sustentar ese fondo de garantía: “durante décadas, el recargo fue el 3% de la prima comercial del seguro obligatorio; en 2009 el recargo experimentó una primera reducción, pasando a ser el 2% de dicha prima. La tendencia a la baja en accidentes e indemnizaciones detectada en los últimos diez años provocó que el 1 de julio de 2016 se produjera una reducción adicional de un 25% del recargo, quedando fijado desde entonces en el 1,5%”.

En cuanto al sistema legal de indemnización por daños causados a las personas en accidentes de circulación (el conocido como “Baremo de tráfico”) Izuzquiza destacaba que su aplicación generalizada (a otros ámbitos de reclamación) “fomenta la rapidez y la equidad en beneficio del tercero perjudicado”. Sin embargo, reconocía que la aplicación de esta orientación transaccional es especialmente difícil en los siniestros cuando el Consorcio actúa como fondo de garantía por encontrarse con procedimientos impagados y judicializados por aseguradoras insolventes, por la dificultad para obtener la versión del conductor sin seguro o los frecuentes intentos de fraude o, en general, por el retraso en la comunicación del accidente”.

En su exposición se refirió también a la posición del Consorcio como parte integrante de la Comisión de Seguimiento del Baremo. Bajo el criterio de la institución, en su revisión, el sistema, el Baremo no debe experimentar cambios precipitados sino que se requiere de un tiempo suficiente para valorar de forma prudente y en su conjunto su puesta en funcionamiento. Además, se considera que los primeros trabajos se deben centrar en la identificación de malas praxis y emitir recomendaciones para subsanarlas (a través de “Guía de Buenas Prácticas”) y se debe dar prioridad a los problemas detectados en el procedimiento de emisión de ofertas motivadas y de realización de pruebas periciales médicas.

Ya para concluir su intervención, el Director de Operaciones del Consorcio quiso testimoniar que el Consorcio ha participado en la elaboración de la Guía de Buenas Prácticas “por ello, además de la difusión externa a través de su página web, el Consorcio ha difundido internamente esta Guía de forma activa y persistente, con el fin de que todas sus unidades organizativas involucradas en la tramitación de solicitudes de indemnización apliquen sus sugerencias o recomendaciones en la gestión diaria de las indemnizaciones derivadas de su actividad en el seguro de responsabilidad civil de suscripción obligatoria”.