Título

Los 6 consejos de Asitur para proteger la vivienda contra el frío

Invierno
Archivo
Bajan las temperaturas, regresan las lluvias y las heladas empiezan a formar parte de nuestro día a día.
Redacción
30 de Enero de 2018, 17:30CET

Efectivamente, el invierno ha llegado y nuestra casa puede encontrarse más desprotegida ante las inclemencias del tiempo durante esta época del año.

Según datos de Unespa, un 25% de las viviendas de nuestro país no cuentan con un seguro de Hogar: “Un dato preocupante si tenemos en cuenta que cada día se producen más de 19.000 percances en los hogares, que ocasionan a las aseguradoras  un gasto diario de casi 7 millones de euros”. 

Los daños por agua y cristales son los más frecuentes y se ven incrementados durante los últimos y primeros meses del año, coincidiendo con el invierno.

Desde Asitur, quieren ayudar a cuidar del hogar durante esta época ofreciendo los siguientes consejos:

  1. Una casa sin filtros. Revisa las paredes y suelos para comprobar si existen grietas. Si localizas alguna, puedes utilizar masilla o silicona para sellarlas. Además, no olvides aislar puertas y ventanas para evitar humedades y que el calor se escape de tu casa.
  2. Las tuberías. Cúbrelas con un material aislante para evitar que se congelen.
  3. Limpieza a fondo. Tejados, chimeneas, canalones, terrazas… Un atasco en una de estas áreas puede provocar desbordamientos de agua, goteras o inundaciones.
  4. Purga los radiadores. De esta forma, extraerás el aire que se encuentra en su interior y quedará únicamente el agua para conseguir que el calor llegue a toda la casa.
  5. Calderas: Antes de poner en funcionamiento la caldera comprueba que la presión es aproximadamente 1 bar. Una vez en funcionamiento comprueba en el manómetro que la presión de agua de la instalación está entre 1 y 2 bar.  Por otra parte,   es conveniente mantener una temperatura constante y moderada, entre los 18º C y los 21º C durante el día.
  6. Y revisa el tiempo. Es muy importante conocer si estamos en riesgo de sufrir nevadas o lluvias torrenciales que puedan provocar una inundación. En este último caso, te recomendamos hacer un listado de los objetos de valor y, si vives en un chalet, guárdalos en el piso superior para evitar desperfectos.