Título

ARAG afirma que alquilar un piso en propiedad es rentable, “sólo hay que protegerse bien”

Seguro de alquiler
Cedida
El 21% de los españoles escoge alquilar su vivienda en lugar de comprarla, según la agencia de estadística de la comisión europea, Eurostat.
Redacción
25 de Mayo de 2018, 08:30CEST

Según informa ARAG, la rentabilidad del alquiler de vivienda en España ha marcado un nuevo máximo histórico este año al alcanzar el 7,8%, según el portal idealista.com. Y aunque la situación en las grandes ciudades, como Barcelona y Madrid, es algo diferente, ya que la rentabilidad de la vivienda es algo más baja (un 5,4%, en la capital, y un 4,9%, en la ciudad condal), los precios de alquiler no dejan de crecer en todo el país.

Los registros de la Generalitat, por seguir con el ejemplo de Barcelona, sitúan el precio medio de un nuevo alquiler firmado en la ciudad en los niveles más altos de la historia. Hasta ahora, nunca se habían situado las rentas tan cercanas a la barrera de los 900 euros (877,28). El incremento 2017 frente al año anterior fue de casi un 10%. Para más inri, esta tendencia se contagia a los municipios cercanos a las urbe: en quince municipios barceloneses la subida fue incluso superior que en la capital catalana. La mayor se registró en El Papiol, donde el incremento de acercó al 30%.

En el caso de Madrid, se mantiene la tendencia de 2017 y vuelve a rondar precios máximos por tercer trimestre consecutivo, con unos 15,9 euros/m2 de media, superando incluso las cifras del año pasado. El precio entre enero y marzo de este año aumentó un 7,8% frente al mismo periodo de 2017.

Miedo al alquiler

Sin embargo, a pesar de estas circunstancias y de la rentabilidad que podrían conseguir, aún hay pequeños propietarios que no se deciden a poner en alquiler su piso en propiedad. Los potenciales arrendadores tienen miedo a que los inquilinos causen destrozos graves en el piso, que no puedan ser reparados con el dinero depositado de fianza. Y, cómo no, también temen al impago.

En estos casos, los procesos para poder recuperar el piso son lentos, advierten desde ARAG, compañía experta en Defensa jurídica, y en muchos casos se trata de situaciones tensas, por las que muchos propietarios prefieren no pasar.

Existen, sin embargo, maneras de alquilar sin riesgos. La más fiable, sin duda, es tener contratado un seguro de alquiler que pueda hacerse cargo de la situación de impago durante un tiempo, así como de hacer las gestiones necesarias para que el piso vuelva a manos del propietario, si hubiera incumplimiento por parte del inquilino.

Tampoco deben descartarse otras medidas preventivas, como redactar minuciosamente el contrato de alquiler, especificando en qué casos puede rescindirse el contrato y en qué casos no o detallar el contenido del piso -si se alquila con muebles- para evitar posibles conflictos al respecto en un futuro. La mayoría de empresas inmobiliarias aconsejan, también, escoger inquilinos solventes que -a priori- no tengan problemas para afrontar los pagos.

Eso sí, hay que tener en cuenta que ninguna de estas recomendaciones protege al 100% al arrendador de un posible impago, de manera que es recomendable tener un seguro de alquiler que pueda hacerse cargo de todo.