metodología agile, vector itc

“Las estrategias de innovación están y deben de estar en todos los sectores. Esta necesidad, se hace especialmente patente en el sector asegurador”

En esta ocasión Adn del seguro entrevista a Carlos Ranz, director sector Seguros en Vector ITC, y David Alejano, Head of Digital Culture & Enterprise Agility Enabler en Vector ITC. Ambos responsables, cada uno su campo de este grupo tecnológico y digital internacional. Fundada en 2002 y consolidada como Vector ITC en 2014, su actividad se centra en el diseño y desarrollo de iniciativas basadas en tecnología para impulsar el cambio digital y generar el mayor valor a las empresas, a los sectores de la economía y a la sociedad.

Como es previsible, con Ranz y Alejano hablaremos sobre digitalización e innovación, tecnología y procesos y, por último, del concepto agilidad empresarial.

¿Es cierto el dicho ‘Adaptarse o morir’?

Siempre lo ha sido y actualmente toma aún mayor relevancia, si cabe. Al igual que ocurre con la evolución de las especies, sucede con las empresas, donde hemos visto que se produce una selección natural, en la que aquellas organizaciones que no son capaces de adaptarse al cambio del entorno donde operan a un ritmo adecuado, sucumben. Tenemos muchos ejemplos de grandes empresas, lideres durante mucho tiempo en sus mercados, que desaparecieron, principalmente por no ser capaces de leer los cambios de su entorno y adaptarse a ellos con la velocidad suficiente.

En su opinión, ¿se ha confundido digitalización con innovación (a nivel general y no sólo sectorial)?

En los últimos tiempos se ha venido hablando de la necesidad de la trasformación digital como un concepto necesario para la supervivencia de las empresas. Y es así; lo que ocurre es que el concepto es distinto para cada sector o, mejor dicho, para cada organización. Se ha venido utilizando la misma terminología de forma indistinta para conceptos muy diferentes, provocando una enorme confusión cuando hablamos de transformación digital.

Y la innovación, en el sector ¿qué opinión le merece, cree que innovación y seguros van de la mano?

Creo que las estrategias de innovación están y deben de estar presentes hoy en día en todos y cada uno de los sectores que conforman el tejido empresarial. Esta necesidad, se hace especialmente patente en el sector asegurador. Hemos visto que las amenazas competitivas provienen, ya no solo de competidores directos dentro del propio sector, donde se producen amenazas en forma de desintermediación por parte de algunas compañías, sino también de otros nuevos competidores asimétricos, que provenientes de otros sectores, quizás con un ADN más disruptor, ponen en entredicho la propia supervivencia de los actores tradicionales.  La única oportunidad de prosperar en este escenario, bajo mi punto de vista, es la elaboración de estrategias basadas en la innovación a través de la rápida experimentación.

¿Cómo calificaría la relación actual que mantiene el sector asegurador y las empresas tecnológicas?

Diría que hoy en día prácticamente cualquier empresa es una empresa tecnológica. La tecnología ha pasado a formar parte del núcleo de todas las organizaciones, puesto que la competitividad de éstas reside fundamentalmente en dicha tecnología y es en este paradigma donde empresas tecnológicas como Vector ITC desarrollan su misión, aportando su conocimiento, experiencia y capital humano.

En el sector asegurador se habla mucho de mejora de procesos y acto seguido se habla de tecnología o viceversa ¿Una no existe sin la otra?

Evidentemente la mejora de procesos no es algo que solamente pueda ser llevado a cabo a través de inversiones tecnológicas, pero si que es cierto que gran parte de las posibles mejoras que se pueden realizar vienen apalancadas en el uso de la tecnología, como pueden ser todos aquellos procesos susceptibles de ser automatizados.

La automatización, sin duda presenta muchas ventajas dentro de los procesos de una organización, pero ¿hasta qué punto es importante?

La automatización persigue la optimización de procesos a través de la aplicación de máquinas o procedimientos automáticos. De esta forma conseguimos reducir la posibilidad de fallo y los costes transaccionales, permitiendo además que el capital humano pueda ser empleado en otras tareas más creativas, donde la intervención del componente humano represente un aporte de valor más significativo a la empresa, por lo que creo que la automatización es, sin duda, una ventaja competitiva.

Si hablamos de tecnología y automatización tenemos que hacer mención a la IA y Big Data, ¿por qué tienen un papel tan destacado?

Básicamente son tendencias que han llegado para quedarse dado las grandes oportunidades que ofrecen a la sociedad en general y a la competitividad de las empresas en particular.

A parte de ayudar a toda empresa a conocer, acercarse y ofrecer el producto adecuado a su cliente ¿Qué más beneficios puede aportar a una entidad/organización, por ejemplo, en la mejora de procesos?

Las posibilidades hoy en día son prácticamente ilimitadas, pero por poner un ejemplo, la constante recolección y análisis de datos de los distintos subprocesos que se desarrollan en una compañía, pueden ayudar a establecer correlaciones entre los mismos, que en primera instancia pueden permanecer invisibles y que pueden estar impactando en el resultado global de la operación. Sirva como ejemplo el caso de la ciudad de Nueva York, donde con objeto de reducir el gasto del consistorio, se suprimió el presupuesto para podas de los árboles de la ciudad. Un análisis de distintas iniciativas a través de Big Data, descubrió que había una correlación entre esta decisión y el aumento de los pagos por indemnizaciones a ciudadanos debido a la caída de ramas hasta un monto de tres veces el presupuesto suprimido.

¿Qué significa eso de que “ayuda a tomar decisiones más inteligentes y menos arriesgadas”?

En el sector asegurador, la esencia misma del negocio reside en la distribución de un determinado riesgo entre una base significativa de actores y la oportunidad de beneficio de la entidad aseguradora viene determinada por el reparto adecuado de dicho riesgo entre los suscriptores, en forma de cuota. Para que esto sea posible se han utilizado tradicionalmente distintos tipos de segmentación basados en un reducido set de datos históricos que cada compañía era capaz de recopilar de forma más o menos organizada. Hoy en día tenemos acceso a una cantidad ingente de datos, lo que conocemos como Big Data, procedentes de una infinidad de fuentes desagregadas y desestructuradas de donde podemos obtener conocimiento de forma muy barata. Para explotar dicha base de conocimiento de forma que podamos, por ejemplo, evaluar de forma correcta el perfil de riesgo de un individuo, necesitamos poner orden y es ahí donde viene en nuestra ayuda la potencia de la IA.

¿Me puede explicar que es el concepto de agilidad empresarial?

La Agilidad Empresarial se define como la habilidad de una organización para reaccionar y responder, de una manera innovadora y creativa ante los cambios, con el fin de generar beneficios mediante la rápida adaptación de su sistema al entorno. Para que una empresa implemente e incremente su agilidad empresarial, es necesario analizarla a través de tres dimensiones: Strategic Agility, Tactical Agility y Cultural Agility.

Strategic Agility: esta dimensión está enfocada en qué es lo que la empresa debe hacer para responder al mercado con el producto correcto y de una forma rápida, buscando el balance perfecto entre la estrategia y la ejecución. Uno de los puntos fundamentales que la compañía debe tener en cuenta es entender al cliente a través de diferentes técnicas (Design Thinking, Empathy Maps, elaboración de Customer Journeys personalizados, etc.).

Tactical Agility: se centra en cómo la empresa se relaciona, interacciona y genera valor a través de la implementación de las iniciativas en la estrategia corporativa. La base de esta dimensión radica en la agilidad de equipos multidisciplinares para la creación de un producto o solución, medir cómo responde en el mercado y tener en cuenta la escala del proyecto con el objetivo de garantizar una entrega continua de valor con un alto nivel de madurez.

Cultural Agility: hace referencia a la interiorización por parte de los miembros de la organización de los valores y principios que marcan la capacidad de adaptación de la empresa al entorno, lo que le permite obtener ventaja competitiva. Sin una cultura corporativa basada en la agilidad, es muy difícil que las otras dos dimensiones generen el valor esperado.

Hablemos del entorno ‘Agile’ ¿Qué es exactamente?

Como paso inicial para evolucionar la agilidad, las empresas deben adoptar primero una mentalidad ‘Agile’. Gracias a este enfoque, las áreas de negocio y desarrollo trabajan de forma conjunta, reduciendo la brecha que solía haber y que repercutía en el producto o solución. El 91% de las empresas de software en el mundo han adoptado ya este tipo de mentalidad, debido a los beneficios que reporta en términos de velocidad de ejecución, productividad y rentabilidad.  

¿Qué dificultades/carencias hallaba esa empresa en su organización?

Uno de los principales problemas a resolver para muchas empresas es la necesidad de detectar de forma precoz las necesidades de los clientes e incorporar dicho conocimiento a las soluciones ofrecidas a una velocidad suficiente como para que ese valor sea apreciado por el mercado. Muchas veces la adaptación a esa velocidad lleva aparejada la necesidad de reducir la rigidez de los procesos establecidos en la organización, sin descuidar el necesario equilibrio entre estabilidad y flexibilidad.

¿Qué ventajas encuentra al aplicarla esta metodología?

Uno de los principales beneficios asociados a la agilidad empresarial es que permite trabajar en ciclos cortos e incrementales, mejorando los tiempos de aprendizaje, lo que permite una entrega con mayor valor y con el objetivo de comprobar si el producto o solución implementado responde realmente a las demandas de los clientes.

Las jerarquías clásicas son un obstáculo para la adopción de la agilidad empresarial como metodología del futuro, que trasciende el sector tecnológico. De esta forma, los equipos altamente efectivos no surgen de forma espontánea, sino que se construyen.

Suscríbete a nuestra newsletter