Cómo maximizar el presupuesto de marketing de contenidos

Cómo maximizar el presupuesto de marketing de contenidos

Un contenido de calidad es el combustible para el marketing digital. Es difícil sacar partido de estrategias de SEO, SEM, redes sociales, email marketing u otras, sin tener un contenido de calidad. Da igual el formato; vídeo, artículos, entradas de blog, imágenes, infografías o memes, el contenido es una necesidad.

Dependiendo de nuestro enfoque y público objetivo, podemos centrarnos en artículos cortos, largos, whitepapers, contenido exclusivo, vídeo, seminarios online para B2B, o ir con formatos más livianos pensados para B2C.

Independientemente del nivel de planificación, estrategia y público objetivo de nuestra correduría, siempre podremos mejorar el retorno de la inversión.

8 consejos para maximizar tu presupuesto

Aunar las necesidades de contenido

Los equipos responsables del marketing digital, SEO o redes, necesitan contenido para poder realizar su trabajo. Todos ellos trabajan para obtener unos resultados que estarán descritos en el plan de marketing.

Usa este plan para encontrar los puntos en común, aquellos contenidos que pueden ser usados por más de un equipo. Los objetivos de SEO y de otros canales de marketing digital no deberían ser tan diferentes como para que necesite generarse un contenido 100% único y diferenciado.

Tener una estrategia

Una buena estrategia no es crear dos entradas de blog por semana, hacer un poco de SEO y compartirlos en las redes sociales. Debes ir más allá para conseguir que tu empresa destaque sobre las demás.

Si no sabes por dónde empezar, necesitarás dar a conocer tu valor añadido. Para ello debes conocer a fondo:

  • El contenido que estás creando.
  • Porqué estas usando este contenido y no otro.
  • Lo que esperas (ROI) de él, a nivel global y por canal de comunicación.
  • Mira todos los canales en conjunto, deben tener coherencia.

Resumiendo, conoce bien a quien te estás dirigiendo, asegúrate de que haya una alineación en todos los medios y determina cuáles son tus necesidades de contenido de forma individual.

Aprende del pasado

Aunque podemos especular sobre lo que funcionó, necesitamos obtener información concreta. Si tienes datos y puedes confiar en cómo se optimizó, compartió y promovió el contenido en el pasado, esos datos orientarán tu estrategia.

Aprende de la competencia

Salvando las distancias, siempre hay otra empresa que puede enseñarnos lo que debemos, o no, hacer. Estudiar sus temas, formatos y, en general su estrategia, puede aportar gran valor a la nuestra.

Escucha a tu público

Más allá de revisar el pasado y a tu competencia, hablar con tus clientes y tu equipo puede darte información valiosísima.

¿Qué dudas surgieron durante el proceso de investigación y compra?, ¿Qué contenido les ayudó?, ¿Qué desearían que les hubieras dicho?, ¿Cómo podrían haberte encontrado más rápido?

Grandes preguntas que no requieren base estadística. Usa las conversaciones, encuestas y reuniones para obtener esta información y ver cómo se alinea con los objetivos, los temas y el plan.

Aprovecha los recursos propios

Si tienes expertos entre tu personal, tienes una gran cantidad de conocimiento disponible. El reto es desbloquear ese conocimiento y convertirlo en contenido. No son expertos comunicadores, pero conocen tu producto y lo saben vender.

Con ciertas orientaciones puedes usarlos para rebajar el peso de la contratación de contenido. Puedes conseguir excelentes citas, un desarrollo a partir de una entrevista, descripciones de servicios con el tono a cliente, etc.

Usa el mismo contenido de múltiples formas

El objetivo de la inversión en contenidos debería ser sacar el máximo provecho. Poder aprovecharlo en diferentes canales (si no es una noticia de actualidad), ahorra costes. Lo que requiere es: examinar y redefinir esos temas ya lanzados.

Además, una mayor atención y concentración en un tema ayuda a construir un liderazgo de pensamiento, en lugar de salpicar mensajes y menciones en una amplia gama de temas.

Mide el rendimiento del contenido y adáptate

El mejor de los planes siempre debe tener un nivel de adaptabilidad. Aunque tengas una excelente planificación anual y creas que lo tienes todo bajo control, la realidad siempre se estampa contra los planes.

Debemos estar siempre monitorizando el rendimiento de los contenidos y las redes, para poder ajustarnos a lo que la audiencia realmente consume. Un contenido que consigue mucha tracción hacia tu página web, debería tomar más importancia en tu contenido y, a la inversa.

Sí, se necesita la estrategia y el calendario a largo plazo, pero hay que incorporar los mecanismos para poder ajustarse sobre la marcha.

Conclusión

Siendo el contenido un punto básico y una función necesaria de todos los canales de comercialización digital, tenemos que invertir en él. Hagámoslo sabiamente.

Otros contenidos de Comunicación:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Cómo maximizar el presupuesto de marketing de contenidos

Cómo maximizar el presupuesto de marketing de contenidos

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter