comunicacion

El relato corporativo en la mediación (o por qué no hay que comunicar a golpe de actualidad)

Muchos de nuestros clientes nos piden que les hagamos una campaña para conseguir posicionarse en un tema de actualidad en concreto. La primera pregunta que les hacemos es: ¿Por qué quieres posicionarte en este tema? La mayoría de las veces, la respuesta que recibimos es porque es una noticia nueva, que está en todos los medios y creen que ello les aportará visibilidad. Craso error.

Este tipo de acción nos lleva a un tipo de comunicación sin una guía estratégica y sin coherencia. Como pollo sin cabeza, así solo se consigue una notoriedad fugaz, que muere automáticamente en el momento en el que desaparece el tema del cual está opinando.

Y, para nosotros, aquí es donde entra la figura del relato corporativo. Al tener definido los valores y mensajes clave de la marca, somos capaces de entender por qué hacemos las cosas que hacemos y cómo debemos hacerlas. Esto nos ayudará a mostrar una imagen estructurada, coherente y sostenida en el tiempo, tanto hacia el exterior de la organización como al interior. 

Después de muchos años trabajando con empresas del sector de la mediación, nos hemos dado cuenta de que son muy activas y cuentan con opiniones y posicionamientos muy claros sobre la actualidad y las distintas realidades de su sector. ¡Pero no están reflejados en ningún sitio! 

El principal problema con el que se encuentran es que, al no tener un relato corporativo, no saben cómo alinear su posicionamiento global como organización con sus opiniones en temas concretos. El proceso a la hora de trasladar sus valoraciones se vuelve así lento y poco práctico y, muchas veces, estas opiniones no llegan a ver la luz ya que el tema en cuestión ya no es de actualidad, ha quedado obsoleto. 

Este escenario tan común nos demuestra que el relato corporativo es una herramienta fundamental a la hora de comunicar. Ayuda a las organizaciones a dar coherencia y fluidez a su comunicación para proyectar una imagen sólida a todos sus stakeholders

Otro de los beneficios de tener un relato corporativo es la unificación de todos los mensajes que proyecta la organización. En algunos casos sucede que, por falta de una opinión consensuada entre todos los estamentos de una compañía o asociación, varios de sus portavoces lanzan mensajes contradictorios. Esta situación crea un impacto totalmente negativo ya que, no solo da muestra de poca unidad y falta de coordinación interna, sino que genera dudas sobre el criterio y la capacidad de posicionamiento del organismo. Es decir: ni se transmite lo que se quiere, ni se ofrece una imagen firme, coherente y fiable.

La creación estratégica de un relato corporativo ayuda a diferenciarse de los competidores, además. Muchas organizaciones y negocios del sector mediador desarrollan servicios muy similares entre ellos, por lo que este será el único elemento que pueda aportar diferenciación. Contar una historia sólida, coherente y basada en los valores y políticas de cada organización logra un impacto positivo en su reputación. Y ello ayuda a diferenciarse, posicionarse y previene el impacto negativo de la entrada de nuevos competidores. 


En definitiva, conseguimos construir una relación sólida entre marcas y stakeholders a través de contar un relato coherente que esté alineado con los objetivos de la organización y los intereses de sus públicos. Es cuestión de hacer las cosas bien desde el principio.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

El relato corporativo en la mediación (o por qué no hay que comunicar a golpe de actualidad)

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter