Cómo emprender un proyecto como corredor o correduría

Recoletos Consultores | Cómo emprender un proyecto como corredor o correduría

Como Recoletos explicó, en el post de la semana pasada en esta misma sección donde explicaba las diferencias existentes entre ser agente y corredor, para trabajar en el sector de los seguros es importante estudiar las posibilidades existentes antes de tomar una decisión. Es por eso que ahora se plantea explicar cuáles son las opciones que todo corredor se encuentra cuando quiere emprender.

Cuando un profesional del sector asegurador, con o sin experiencia previa como agente de seguros, decide emprender su desarrollo como corredor o correduría de seguros, tiene que decidir si lo hace de manera totalmente autónoma o si por el contrario se integra en alguna organización mayor que le facilite las cosas.

Áreas de trabajo

El corredor o correduría de seguros debe desarrollar correctamente y de forma satisfactoria para los clientes las tareas necesarias en las siguientes áreas:

  • Comercial y de asesoramiento.
  • Gestión administrativa -contabilidad, recibos, emisión de pólizas y suplementos, elaboración de informes,…
  • Dirección técnica -elección y formación exhaustiva en productos y legislación, presentación de la DEC a la DGS cada año, gestión de Aval o Póliza de Caución, Seguro de RC, Servicio de atención al Cliente y Canal de Denuncias.
  • Siniestros -apertura, gestión y resolución o cierre; en todos los ramos.
  • Gerencia de la propia empresa -gestión de instalaciones, proveedores, programa de gestión, exigencias normativas (RGPD, PRL, informática, etc.).
  • Otras áreas de trabajo:
    • Gestión de la comunicación y el marketing (imagen, web, presencia en redes, organización de eventos, campañas, material de explotación, negocio on line,…).
    • Gestión de colaboradores, de diferentes perfiles.
    • Gestión y explotación de nichos de clientes (affinities).
    • Gerencia de riesgos, gestión de grandes cuentas y negocio institucional.
    • Inclusión de otras líneas de la gestión de riesgos, complementarias con la gestión del Programa de Seguros, –ciberseguridad, compliance corporativo, asesoramiento jurídico,…

Trabajar de forma autónoma y en solitario

Iniciar la andadura en solitario, aún disponiendo de recursos económicos holgados y conocimiento en la materia, es una tarea en la actualidad realmente difícil. En la práctica tiene muchas limitaciones y nos lleva a actuar casi como un agente (afecto o vinculado), aunque contando con la titularidad de la cartera.

Trabajar con un número elevado de compañías, incluso con las Generalistas, será complicado por la falta de tiempo para reuniones, presentaciones, acciones formativas, etc.; contar en la carpeta con compañías especialistas y suscriptoras tiene la dificultad añadida de la aceptación por la propia entidad. En ambos casos será difícil conseguir una “carta de condiciones” (cuadro de comisiones) atractiva.

Integrarse en una organización mayor

Una alternativa para no actuar en solitario es integrarse en alguna organización que facilite algunos de los puntos señalados arriba.

Asociaciones

Existen numerosas asociaciones que básicamente facilitan el acceso a información relevante para el sector asegurador. Permiten acogerse a acuerdos económicos atractivos con diferentes compañías de seguros. El corredor asociado habitualmente mantiene su clave independiente en la DGSFP, y no debiera haber duda sobre la titularidad del negocio, derechos y obligaciones.

Franquicias

También existe una amplia oferta de franquicias, partiendo de corredurías de seguros que han alcanzado un tamaño elevado. De esta forma continúan su crecimiento y expansión, aportando su propia marca, su experiencia, el acceso a un programa de gestión y atractivos acuerdos comerciales con compañías de seguros.

Es una fórmula muy extendida, donde habitualmente se trabaja bajo el paraguas de la correduría matriz y se abren oficinas con su imagen corporativa. El contrato acota en cada caso los derechos y obligaciones de las partes, así como la titularidad de la cartera de clientes, duración y contraprestaciones. En función de los objetivos del negocio y del perfil de clientes, puede ser una opción idónea.

Modelo de desarrollo de negocio propio

Hay una opción diferente, la que materializa el modelo de Recoletos&Spasei, dirigida sólo a desarrollar para terceros su propia correduría de seguros de alto rendimiento. Este modelo está pensado para la puesta en marcha de corredurías cautivas de Grupos Empresariales o Asociativos o para profesionales que pretenden desarrollar negocios referentes en una zona o sector.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter