Juan David Ruiz Cárceles | ruiz reo

Juan David Ruiz Cárceles | La sucesión: cómo afrontarla y superarla con éxito

La sucesión en la empresa familiar es un momento crítico y, en algunos casos, traumático para las compañías. Este momento puede ser todavía más delicado cuando no existen precedentes, es decir, el sucesor sustituye al fundador. Precisamente en esta situación nos encontramos en Ruiz Re hace unos años y queremos compartir con ADN del Seguro, cómo lo abordamos.

En primer lugar quiero poneros en antecedentes sobre nuestro caso. Mi padre, José Ruiz, funda la correduría hace 50 años, durante estos años, la empresa crece y se convierte en una correduría regional seria y solvente, conocida y reconocida especialmente en Lorca, donde se ubica. En el año 2005 asumo la gerencia de Ruiz Re, con mi padre como presidente. Con este tándem seguimos creciendo y nuestras cifras así lo reflejan, pasando de tener una presencia regional a nacional. A lo largo de los últimos años, hemos ido trabajando la sucesión, que ha sido paulatina y que culmina en unos meses.

Cuatro claves para que el proceso de sucesión se realice con éxito

Llegado el momento de la sucesión, mi experiencia personal me ha enseñado cuatro claves para que el proceso se realice con éxito tanto para la familia, como para el negocio, y son las siguientes:

Respeto, empatía y comprensión

La forma de gestionar los negocios ha cambiado mucho. Debemos ser capaces de entender que nuestra cultura como empresarios y la de nuestros padres no es la misma. Hay formas de liderazgo que la otra parte puede no entender. Por eso debemos ser capaces de ponernos en el lugar del otro y ver las cosas desde su punto de vista. Reflexionar sobre las vivencias del otro y respetar el camino que ha recorrido para llegar al punto en el que se encuentra. Lo más normal es tener puntos de vista distintos, diferentes formas de responder ante una misma situación, y para evitar el conflicto en estos momentos, es vital entender al otro y hacerse entender. A pesar de ello los conflictos llegarán, pero la sensación de pérdida de control que tiene la generación que te precede se puede compensar generando confianza, con aciertos y éxitos.

El valor de la familia

Para mí la familia es el sostén de mi vida. Cuando pasas por circunstancias complicadas, de la naturaleza que sean, te das cuenta de que a tu familia le duele como a ti, y siempre está ahí, porque tus problemas son sus problemas también. Por eso es importante valorarlo así también en el día a día de una empresa familiar, y por supuesto en el momento de la sucesión.

Contar con ayuda profesional externa

Este punto ha sido clave para culminar la sucesión con éxito. En Ruiz Re hemos contado con un protocolo familiar desarrollado por un consultor externo que nos ha acompañado en el proceso. El consultor no solo te apoya a la hora de crear el protocolo, sino que se convierte en un mediador que cumple un requisito indispensable para serlo, y es que es externo, no está involucrado en el negocio ni en la familia; es neutral.

Protocolo familiar vivo

El protocolo familiar te ayuda a establecer las ‘reglas del juego’ para todos, pero estas reglas del juego pueden cambiar porque cambian las circunstancias de la familia o de la empresa. Por ello tiene que estar vivo y todos los años se revisa, junto con la familia y el consultor. Esta es una forma no solo de actualizar, sino de renovar y reafirmar el consenso de todos.

Cada situación es distinta, pero en todas las sucesiones nos encontraremos con aspectos jurídicos, formativos, financieros a resolver, además de los aspectos relacionales, es decir, los que tienen que ver con la relación que establece el fundador con su equipo, con los mediadores, con las compañías y otros proveedores; y que nunca podrá ser igual porque no podemos olvidar que estamos hablando de relaciones entre personas. En mi caso, el equipo de Ruiz Re, mi equipo, ha jugado un papel vital, pues ellos han sabido acompañarnos y apoyar a la empresa en este camino, con gran capacidad de adaptación y resiliencia, por lo que no puedo estar más agradecido.

Para otras corredurías que se encuentren en un proceso de sucesión familiar creo que puedo darles un consejo citando a Gaudí que dijo que “para hacer las cosas bien, primero el amor; después la técnica”.

Más contenidos de la sección Claves de Negocio:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter