Esteban Cembellín

Esteban Cembellín | La profesión de corredor de seguros ¿una profesión atractiva?

La sociedad avanza a ritmo vertiginoso además. Las titulaciones universitarias y las profesiones han sufrido en una década una “evolución” difícil de asimilar. Las tecnologías y hábitos actuales nos enfrentan a riesgos graves pero totalmente novedosos. Lleva consigo un incremento notable en las exigencias de cumplimiento normativo en todas las organizaciones.

Este panorama, a mi juicio como CEO de RECOLETOS CONSULTORES, es extraordinario para todo aquel que esté valorando desarrollarse profesionalmente como Mediador de Seguros. Pero hay algunas claves que debe reflexionar.

Continuando con la “radiografía” del contexto que puede influir en esta decisión, las necesidades de aseguramiento tanto en clientes particulares, como en empresas e instituciones, siguen incrementándose cada día. Por fortuna, el nivel de exigencia técnica en el asesoramiento, también está creciendo, favoreciendo a los profesionales y especialistas del sector. El nivel de conocimiento en materias “paralelas” al propio seguro, –ciberseguridad, fiscalidad, derecho, normativas diversas exigibles o aconsejables para empresas, ENS,…- es de vital importancia si queremos aportar un valor añadido importante y diferencial a nuestros clientes.

Esta complejidad creciente, también en el área de la Mediación de Seguros, condiciona en muy buena medida el acceso de aquellos que quieren hacer un desarrollo dentro  del Sector Asegurador. Ya sea como profesional independiente -corredor de seguros- o como extensión y línea de trabajo en Grupos Empresariales o Asociativos -corredurías de seguros corporativas-.

La conclusión más evidente es que para iniciar y consolidar con garantías un desarrollo como Corredor o Correduría de Seguros, en el momento actual, es muy conveniente contar con un partner o socio tecnológico, que aporte todo lo que podamos necesitar.

Como es habitual, en estas situaciones de “necesidad” en el mercado, han aparecido multitud de opciones que ofrecen diferentes servicios y herramientas a quien quiera iniciar esta andadura o dar un giro a su situación profesional, en este sentido. Elegir a este partner es un paso muy delicado y trascendental para el desarrollo posterior del proyecto y de la profesión, por lo que requiere de análisis profundo y valoración de muchos aspectos antes de tomar la decisión.

Sin duda, lo primero es tener claro qué tipo de proyecto queremos desarrollar, y en función de esa respuesta, -qué negocio quiero desarrollar, en qué ámbito de especialidades, con qué volumen, con qué perfil de clientes, qué recursos y disponibilidad tengo disponible, qué experiencia y formación aporto y necesito, etc-, estaré en la mejor disposición de valorar las diferentes opciones del mercado.

“Grosso modo” en España hay diferentes partners posibles para dar este paso: hay alguno que ayuda en la parte burocrática -elaboración y presentación de la memoria obligatoria para la DGS-, aspecto clave para conseguir la autorización administrativa necesaria para actuar como Corredor o Correduría de Seguros, sin participar en lo que es el desarrollo operativo del negocio y compatible en todo momento con quien lleve a cabo ese trabajo.

También están disponibles un elevado número de “franquicias” de corredurías de seguros de un volumen notable, y que ofrecen soluciones atractivas en el negocio tradicional de seguros, buenos acuerdos económicos con compañías aseguradoras y programas de gestión especializados. La mayoría ofrecen un buen servicio a sus franquiciados, ya que aprovechan sus estructuras de personal en los departamentos de producción y siniestros dirigidas a su propio negocio y su propia cartera, para darles ese soporte y consiguen a cambio, ayudarles a cumplir sus objetivos definidos con compañías aseguradoras, con las ventajas que supone a todas las partes.

Mi opinión es que son una buena opción para todo aquel que quiere incorporarse a una red ya creada y desarrollar un negocio de seguros tradicionales, aprovechando las políticas y la capacidad de negociación de un grupo más grande. Esta opción no implica una formación ni una exigencia elevadas, y tendrá resuelto la práctica totalidad de necesidades que le puedan surgir, con la correduría que le respalda. El negocio crecerá sin muchos esfuerzos sumándote a la política del grupo en el que estés incorporado y siguiendo sus directrices.

Hay una tercera opción, que es la de aquellos que ya son profesionales de alto nivel, o que quieren llegar a serlo. Personas u organizaciones que quieran desarrollar negocios de muy alta rentabilidad en un período de tiempo reducido, con la finalidad de aperturar su propia correduría de seguros con su propia imagen y marca. Este servicio solo lo puede ofrecer una consultora especializada en Seguros.

Esta opción pone a disposición del cliente un potente equipo de marketing y comunicación que te ayuda a desarrollar la parte comercial del proyecto, a seleccionar y entrar en los mercados y colectivos de tu interés; desarrolla tu propia imagen desde el principio, implementa un plan de formación personalizado, presencial y on-line, para conseguir que conozcas todos los ramos aseguradores y te especialices en los que veas conveniente. Te ayuda a definir y concretar los acuerdos que te interesen con cualquier compañía del mercado. Se trata de disponer de la totalidad de recursos técnicos y humanos al igual que las grandes empresas.

Esta opción aporta un valor diferencial tremendo frente a otras opciones, el plan de trabajo absolutamente personalizado en cada caso, en los productos y acuerdos con compañías, en la formación, y especialmente en las acciones comerciales para alcanzar números atractivos de forma rápida.

Además, permite ampliar el porfolio de servicios de asesoramiento global como son, la ciberseguridad, RGPD, implantación de programas de compliance, marketing y comunicación, asesoramiento financiero y formación, que suponen un tremendo valor añadido, fuente de sinergias y de ingresos para los partners.

Resumiendo el contenido previo, es un magnífico momento para incorporarse a la profesión de Mediador de Seguros, en calidad de Corredor o Correduría de seguros. Pero no debemos hacerlo de cualquier manera, es una decisión en la que nos jugamos mucho en el presente pero, sobre todo, de cara al futuro. Por suerte, tenemos en nuestro país numerosas opciones de partners, y lo importante es acertar con el que mejor encaje en nuestras necesidades para desarrollar nuestro proyecto.

Más contenidos de Claves de Negocio:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter