El aumento de deuda corporativa afecta a la solvencia empresarial en los emergentes

El riesgo se concentra en los sectores de minería, energía, materiales de construcción e inmobiliario. Las empresas en Turquía son las más vulnerables, seguidas de las radicadas en Brasil, Indonesia e India.

El último informe difundido por Crédito y Caución alerta sobre los efectos del fuerte aumento de la deuda corporativa en las economías emergentes, que está generando dudas sobre la solvencia empresarial, dado el desafiante entorno económico marcado por la ralentización del comercio mundial, los bajos precios de las commodity, la disminución de los márgenes, la depreciación de las divisas y la normalización de las tasas de interés en Estados Unidos.

Aunque el informe de la aseguradora de crédito líder en España no prevé que el problema en el sector empresarial de los emergentes sea generalizado, alerta sobre un incremento de los riesgos en determinados sectores y países. Las empresas de países emergentes de los sectores de minería, energía, materiales de construcción e inmobiliario han aumentado significativamente su endeudamiento en el periodo de dinero barato que siguió a la crisis financiera. Su endeudamiento ha crecido en 15 billones de dólares desde 2008. El ratio medio de deuda-PIB se amplió en 40 puntos porcentuales hasta superar el 100%, muy por encima del ratio medio del 86% en las economías avanzadas.

La mayor parte de este incremento está relacionado con los acontecimientos en China. Excluyendo al gigante asiático, el aumento del ratio medio de deuda corporativa-PIB en los emergentes es más modesto, del 12% del PIB al 53%. Existen importantes diferencias entre los países, en términos del ritmo al que está creciendo la deuda y la forma en que se financia. En ese sentido, el aumento de los coeficientes corporativos de deuda-PIB más pronunciados se registró en Turquía, Brasil, Rusia y Malasia. Las empresas en Turquía son  las más vulnerables, seguidas de las de Brasil, Indonesia e India al estar más expuestas a los riesgos de refinanciación. En menor medida, ese es también el caso de las empresas en Rusia, África del Sur y México. 

Deja un comentario