salud-privada-fortaleza

La fortaleza de la sanidad privada

Unos 8,5 millones de españoles cuentan con un seguro privado de Salud, confiando en un ramo cuya penetración ha ido superando récords en los últimos años.

Según datos de Icea, dos de cada diez españoles tienen contratado un seguro de prestación de servicios médicos. De acuerdo con esta entidad, en los últimos tres años la penetración de este tipo de seguros en los hogares ha ido superando récords, y hay que remontarse a 2010 para encontrar un porcentaje similar a los registrados en 2016, 2017 y 2018, ya que, en la etapa más aguda de la crisis, la contratación de este tipo de pólizas sufrió un bajón del que, al parecer, ya se está recuperando.

Así, en España hay 8,5 millones de personas que cuentan con un seguro privado de Salud y “que contribuyen a la descarga y al ahorro del sistema público, ya que, al tratarse de un modelo de doble aseguramiento, los ciudadanos que cuentan con un seguro privado no consumen, o consumen solo en parte, recursos de la sanidad pública”, según el informe ‘Sanidad privada, aportando valor. Análisis de situación 2019’.

Gasto sanitario

De acuerdo con el estudio, el gasto sanitario privado per cápita ha pasado de los 540 euros registrados en 2016 a 573 euros en 2018. De ellos, 431 euros corresponden a gasto de bolsillo y 142 a gasto en aseguramiento.

Por comunidades autónomas, Madrid, País Vasco y Cataluña son las comunidades autónomas que registran los gastos más elevados con 750 euros, 687 euros y 673 euros, respectivamente. En el lado opuesto se sitúan Extremadura, Cantabria y Castilla-La Mancha, con 404 euros, 413 euros y 420 euros, de forma respectiva.

El ejemplo catalán

Un buen ejemplo de la fortaleza de la sanidad privada es el caso de Cataluña. Casi el 30% de las intervenciones quirúrgicas realizadas en esta comunidad autónoma son llevadas a cabo por la sanidad privada, a la que corresponde el 24% de las altas y el 22% de las urgencias, según se puso sobre la mesa durante una jornada del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) y la Asociación Catalana de Entidades de Salud (ACES) celebrada recientemente.

Solo en esta comunidad, hay 146 hospitales privados (el 69% del total) y 19.169 camas (el 56% del total), y un 21% de ellos tiene establecidos conciertos con la sanidad pública.

Lluís Monset, director general de ACES, subrayó durante el evento que “2.525.545 personas cuentan con seguro privado en esta región, según los últimos datos de ICEA, habiéndose registrado un incremento anual del 3,4% en el número de asegurados y del 5,7% en el volumen de primas en el periodo 2014-2018”.

Complejidad

El estudio destaca “la capacidad y forma de asumir la complejidad y la implantación de la tecnología más avanzada en el entorno privado” de la sanidad. En el primer aspecto, el de la complejidad, “los datos de nuevo son pertinaces en neurocirugía, cirugía cardiovascular, oncología, traumatología o ginecología entre otras especialidades”, señala. Y es que la relevancia del sector se cuantifica en una aportación mayor del 31% del total de intervenciones quirúrgicas realizadas en todos y cada uno de estos capítulos. Por otro lado, en el sector se producen el 24% de las altas, el mismo porcentaje de los ingresos, y también el 24% de todas las urgencias de nuestro país. Todas estas cifras “determinan la relevancia de un sector que asume y desarrolla de forma creciente una buena parte de la actividad asistencial en nuestro país”, reza el documento.

La tecnología más avanzada

En cuanto a la tecnología, “en el sector privado de la sanidad se encuentran implantadas las innovaciones más vanguardistas lo que permite alcanzar resultados en diagnóstico y tratamiento dignos de resaltar, así como unos niveles de resolución asistencial y pronóstico incomparables, al mismo nivel o incluso superior a los estándares internacionales más exigentes, dada su mayor precisión, sensibilidad y especificidad. Esto es posible gracias a técnicas de última generación como las híbridas en diagnosis, las de emisión de protones, la cirugía robótica aplicada a los procesos más complejos, los quirófanos híbridos, las tecnologías de inteligencia artificial y el ‘data science’, las de cirugía mínimamente invasiva, las de 4D-5D o la impresión 3D, entre otras”, asegura el informe.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

La fortaleza de la sanidad privada

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter