rc_2_martes26septiembre2017

RC de D&O, un nicho muy prometedor

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Dentro del ramo de RC, los productos específicos para administradores, consejeros y directivos de empresa (D&O) constituyen uno de los segmentos más dinámicos en los últimos años, con crecimientos anuales superiores al 10% en volumen de primas y del orden del 30% en número de pólizas. Según un estudio de Marsh y Cuatrecases, cada día laboral se contratan en España medio centenar seguros de este tipo. Se trata de un nicho especialmente interesante para la mediación, ya que los corredores distribuyen la mitad de estas pólizas, frente al 43% de los operadores de banca seguro y el 8% de los agentes. 

Pero, ¿cuáles son las causas de esta fulgurante evolución? Hemos consultado a varios expertos para que nos den su opinión al respecto.

Ley de Sociedades de Capital

“Si entendemos evolución positiva al incremento de las contrataciones, sin duda se percibe una gran evolución”, señala Mª Victoria Valentín-Gamazo, responsable de Seguros de Responsabilidad de Gestión en AIG. “Las últimas modificaciones normativas (Ley de Sociedades de Capital, modificación del Código Penal), así como la inclusión de este producto en las redes de distribución del canal banca seguros han contribuido a ello”, añade. 

“No cabe  duda que la entrada en vigor de la Ley de Sociedades de Capital supuso una agravación del régimen de responsabilidad de los administradores y altos cargos, tanto en el número y naturaleza de personas responsables (director general, administrador de hecho, persona jurídica) como desde el punto de vista del periodo de prescripción para reclamar (cambio de criterio a la hora de computar el inicio del plazo desde que el perjuicio se puede conocer por parte del perjudicado / antes desde que el directivo hubiera cesado)”, apunta en este sentido Fernando Vega Gambra, director de Líneas Financieras de QBE. “Vemos el futuro del ramo con optimismo. Se trata de un  seguro dinámico, tremendamente  anclado en la realidad de la sociedad  y que es uno de los que más crece. Durante los últimos años ha demostrado una extraordinaria capacidad para adaptarse a los cambios  legales y económicos, y creemos que esto se va a mantener en el futuro”, vaticina.

Tendencia de futuro

Desde Berkley, apuntan que “el cambio del ciclo económico ha contribuido al incremento de su contratación, ya que en los últimos años las entidades no tenían presupuesto para ello. También ha contribuido en esta evolución ascendente el incremento del número de reclamaciones y la publicidad de las mismas”, explican para vaticinar que “se espera que esta evolución siga en alza hasta alcanzar los niveles de penetración de este producto que se tiene en mercados desarrollados”.

En la misma línea, Nerea de la Fuente, directora de Riesgos Profesionales de Hiscox España, opina que “efectivamente la responsabilidad de administradores y directivos está registrando una evolución muy positiva en los últimos años y pensamos que esta tendencia se mantendrá”. A su juicio, “esto se debe a varios factores. Por un lado, los directivos son más conscientes de los riesgos a los que se exponen a la hora de dirigir los negocios y en consecuencia, a la posibilidad de ser demandados. Además, los casos mediáticos nos han ayudado a concienciar a este colectivo. Son vulnerables y están más expuestos de lo pensado a ser demandados por un tercero por las decisiones que toman cuando dirigen un negocio”, indica.

“Aunque es cierto que en los últimos años es uno de los ramos con más crecimiento, creemos que su valoración es todavía insuficiente”, matiza Darío Spata, CEO de Iberian Insurance Group. “Las pequeñas empresas no ven aún su importancia, incluso cuando saben perfectamente los riesgos existentes para directivos y administradores”, abunda.

Guillermo García-Yagüe Llorente, gerente de Maxymas, atribuye parte del éxito reciente de este producto a “la influencia del mercado americano”. En este punto, explica que “en EE.UU. se negocia esta póliza cuando entras como directivo en una empresa, como algo inherente a tu nómina o a tu seguro médico, y es normal que, si por tu intervención como directivo puede afectarte a tu patrimonio personal, la empresa debe darte suficiente cobertura. En estos últimos años, cada vez es más las fácil la contratación, con menor exigencia de datos y cada vez más económico, gracias al resultado técnico”, añade.