Las pólizas de RC de D&O seguirán al alza

Las pólizas de RC de D&O seguirán al alza

El nicho de los seguros de Responsabilidad Civil para Administradores y Directivos (D&O) se ve espoleado por el endurecimiento legislativo y la cada vez mayor concienciación, sobre todo, entre la pequeña y mediana empresa.

“El seguro de D&O continúa creciendo pese a la crisis económica de los años precedentes y en los próximos ejercicios seguirá su desarrollo por el elevado gap de protección que todavía se observa en España y, en particular, en determinados colectivos de empresas o sectores de la economía en los que todavía no ha calado la importancia de estar protegidos frente a los riesgos relacionados con la gestión de sus empresas”, de acuerdo con el informe ‘El seguro de RC de Directivos y Administradores (D&O)’, elaborado por Inese. De esta forma, “la ralentización en el desarrollo de este tipo de seguros puede explicarse por el ciclo de crisis económica que ha vivido España estos últimos años, por el exceso de capacidad del mercado y por la política de precios que han seguido los principales operadores para retener negocio y captar nuevas cuentas”.

Desaceleración

Gonzalo Mateos, Financial Lines & Claims manager de Iberian Group, recuerda en este punto que “en 2018 se desaceleró el crecimiento de D&O con respecto al crecimiento de los años anteriores. Las expectativas de crecimiento no se están cumpliendo, debido a que no se profundiza suficientemente en el perjuicio que puede suponer no contratar una póliza de D&O en el patrimonio de los directivos y consejeros o contratar una póliza que no tenga las coberturas adecuadas”, en su opinión.

Según Carmen Cobeta, directora de Responsabilidad Civil de QBE España, “el mercado está evolucionando de forma paulatina hacia un escenario de primas al alza debido a un incremento de la siniestralidad, así como a las tendencias internacionales que están llegando a España”. “Los clientes se han beneficiado durante mucho tiempo de un mercado blando con descuentos en primas y extensión de coberturas”, valora. “Desde hace un año esta tendencia ha cambiado radicalmente debido a un aumento de la siniestralidad y al endurecimiento del mercado de líneas financieras. Entendemos que este cambio se va a afianzar y perdurará durante algún tiempo”, vaticina.

Endurecimiento legislativo

Bajo el punto de vista de Carmen Cobeta, concurren varias circunstancias que benefician este nicho: “el endurecimiento legislativo cada vez más exigente en relación con el desempeño de actividades de gestión, un entorno cada vez más litigioso, y una cultura de reclamación cada vez más extendida”.

En la misma línea, el informe de Inese que pone el acento en que “los cambios legislativos y normativos elevan la presión sobre la responsabilidad de los directivos en su trabajo diario”.

“Es un hecho que la entrada en vigor de la nueva Ley 11/18, con aspectos fundamentales, cambios y obligaciones paras las sociedades de capital y su implicación en la póliza de D&O es una oportunidad”, apunta a este respecto Nerea de la Fuente, directora de Suscripción técnica de Hiscox. “Medidas que afectan a los deberes por parte de los administradores o directivos de una sociedad frente a derecho de separación de socios, y preparación de informes de estado de información no financiero ya forman parte de nuestra propuesta D&O y esperamos que la legislación impulse el interés de contratación de estas pólizas”, señala.

Para Félix Ferrer-Dalmau, director ejecutivo de la agencia de suscripción de Lloyd’s Crouco, “la reforma de la Ley 31/2014 de sociedades de capital y la entrada en vigor del nuevo Código Penal, sin duda han calado en la pyme, y han ayudado a su contratación y la evolución sigue siendo muy positiva, al igual que años anteriores. Por parte de las aseguradoras hemos tenido que hacer un esfuerzo en primas, mejora de coberturas y en disminuir las exigencias en la información solicitada para poder facilitar su contratación”, reconoce.

Construcción y pymes

En este punto, el informe de Inese confirma que “las pymes y el sector servicios continúan liderando la contratación de seguros de D&O en España y se espera que la construcción empuje la contratación en 2019”.

La construcción, las pymes – especialmente las microempresas, en las que la contratación es muy inferior al resto- y las entidades sin ánimo de lucro empujarán el crecimiento de este seguro, que tiene un nivel de contratación muy reducido”, vaticina Gonzalo Mateos, de Iberian Group.

“Aunque los casos de directivos denunciados por terceros por motivos derivados de su actividad y toma de decisiones ocupa titulares en los medios cada semana, la realidad es que la implementación de esta solución aseguradora se sigue dando mayoritariamente en grandes compañías multinacionales o determinados sectores de actividad, siendo así la D&O una parte residual del negocio de este ramo”, admite Nerea de la Fuente, directora de Suscripción técnica de Hiscox.

En este sentido, Félix Ferrer-Dalmau, de Crouco, reconoce que las pymes “en gran número siguen con la percepción que es un seguro para grandes empresas, aunque si están bien asesorados y son conocedores de los cambios normativos, entienden que es una necesidad básica de cualquier representante de una sociedad mercantil”. A su juicio, “no debería ser la ’empresa’ quien contemple la contratación de la póliza como algo esencial, sino que el propio directivo es quien debería exigir tener cubiertas sus responsabilidades. La falta de siniestros conocidos y sus consecuencias para pequeñas empresas acentuaba esa idea, pero últimamente se han dado a conocer mayor número de reclamaciones a empresas de baja capitalización (pyme), y eso motiva su contratación”, apunta.

Problema de comprensión

Nerea de la Fuente opina que hoy “un problema de comprensión. Por un lado, comprensión del riesgo: muchos directivos siguen cayendo en el error de infravalorar la necesidad aseguradora y pensar que ciertos siniestros nunca ocurrirán. Pero también comprensión de la propia póliza: muchas veces el directivo no tiene del todo claro qué casuística podría considerarse un siniestro de RC y lo declaran como si fuese un siniestro de D&O. En este sentido tanta oferta confunde al profesional, que termina por entender que todo es lo mismo, y no es así. En ambos casos las aseguradoras podemos hacer mucho más para que aumente este entendimiento”, asegura.

“Las pólizas de D&O han pasado de cubrir a los directivos personas individuales a incluir a la sociedad en relación a varias coberturas y a un amplio grupo de asegurados (director de compliance, abogado interno, fundador, community manager…), explica Carmen Cobeta.

Félix Ferrer-Dalmau cree que “en póliza existe una clara delimitación del riesgo”, aunque reconoce que “quizás hay que hacer un esfuerzo mayor para trasladar de forma clara y concisa qué tipo de responsabilidades ampara y hasta dónde llega la cobertura de la póliza. El empresario asume dos responsabilidades desde el inicio de su actividad, sea cual sea esta y, para ello, necesita al menos disponer de ambas coberturas: la que da cobertura a su actividad mercantil y la propia como representante de la empresa, y a veces esto no se traslada correctamente”, admite.

MÁS NOTICIAS