La nueva movilidad exige seguros específicos

La nueva movilidad exige seguros específicos

El incremento de nuevos tipos de transportes urbanos (bicis y patinetes, sus variantes eléctricas, hoverboards,…) abre un nicho interesante para el sector asegurador, aunque todavía no se prevé el establecimiento del seguro obligatorio.

Según un estudio de la Fundación Línea Directa, siete de cada diez españoles considera “un riesgo para la seguridad vial” los Vehículos de Movilidad Personal (VMP), categoría establecida por la DGT para englobar a los patinetes, bicicletas, hoverboards, etc. y sus variantes eléctricas. Y es que en 2018 este tipo de vehículos estuvieron implicados en 300 accidentes con víctimas y estuvieron presentes en 2.330 infracciones administrativas sólo en Barcelona.

Concretamente, el año pasado los VMP atropellaron a 203 personas en 44 ciudades españolas, y estuvieron involucrados en la muerte de cinco personas (tres atropellos al propio VMP, una caída y un atropello a un peatón). Además, se prevé que en 2019 el número de fallecidos puede triplicarse si no se hace nada “de forma inminente”. Las causas de este aumento, según el estudio, hay que buscarlas “en el incremento de la utilización de los VMP, la aparición de más empresas de alquiler, la proyección de ventas, el crecimiento de la frecuencia accidental y la falta de una normativa clara”.

Futuro Real Decreto

La legislación los define como “vehículos de una o más ruedas dotados de una única plaza y propulsados exclusivamente por motores eléctricos, que puedan proporcionar al vehículo una velocidad máxima por diseño comprendida entre 6 y 25 km/h”. Según la DGT, “este punto es muy importante porque los VMP, al no ser considerados vehículos de propulsión a motor, no están obligados a contratar un seguro”.

La DGT ha trabajado en el futuro Real Decreto de Vehículos de Movilidad Personal, pendiente de publicarse en el BOE y que prohibirá a los VMP circular por vías interurbanas y establecerá un límite de velocidad de 25 km/h, además de prohibirles circular y estacionar en las aceras y zonas peatonales.

Asimismo, se exigirá un certificado de circulación y, aunque no establecerá nada sobre la necesidad de matriculación, se creará un registro de este tipo de vehículos de carácter voluntario para uso de los ayuntamientos.

¿Hacia el seguro obligatorio?

Tampoco se prevé que se exija un seguro obligatorio, a pesar de que la DGT también prevé establecer la obligatoriedad del uso de casco para sus usuarios. “El casco debería ser obligatorio para las bicicletas y para los patinetes. Son usuarios vulnerables en sí mismos”, en palabras del subdirector de Movilidad de la DGT, Jorge Ordás.

Sea como sea, se escuchan cada vez más voces en favor del seguro obligatorio para estos vehículos. La última, la del Ayuntamiento de Barcelona, que ha propuesto a la DGT que todos los patinetes eléctricos tengan la obligación de estar matriculados y con seguro de Responsabilidad civil, de forma que no sean los únicos vehículos que circulen por la calzada sin esta obligación. Cabe recordar que Barcelona es, desde 2017, la primera ciudad de España en contar con una normativa específica sobre este tipo de vehículos.

En cualquier caso, ya existen en el mercado pólizas de Responsabilidad Civil para VMP que permiten los propietarios estar protegidos frente a daños, tanto corporales como materiales, causados a terceros en los incidentes que puedan derivarse de su uso particular. Compañías como Generali ofrecen estos productos, que en el caso de esta compañía “garantiza la utilización del vehículo por el cónyuge o sus descendientes mayores de 16 años, así como los gastos de defensa jurídica en caso que sean necesarios”. También AXA, por citar otro ejemplo, ha desarrollado una póliza específica para VMP que incluye Responsabilidad Civil, daños en el patinete, asesoramiento jurídico y cobertura médica.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter