¿Hacia la obligatoriedad en los ciberseguros?

¿Hacia la obligatoriedad en los ciberseguros?

El presidente de la Eiopa pone sobre la mesa la necesidad de discutir una eventual obligatoriedad de determinados seguros frente al auge de los ciberriesgos. Sea como sea, la cada vez mayor regulación en ámbitos relacionados puede mejorar la contratación de este tipo de pólizas.

“Dadas las turbulencias geopolítica actuales y los rápidos cambios en la innovación tecnológica, muchos observadores creen que un ciberataque a una gran escala es solo cuestión de tiempo”, advirtió el presidente de la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (Eiopa), Gabriel Bernardino, durante su intervención en la tercera Conferencia Anual de Fintech y Regulación, celebrada hace unos meses en Bruselas. Y sin embargo, “la cobertura del riesgo cibernético por parte de las aseguradoras aún está en su infancia”, advirtió, y hay coberturas clave que apenas son contratadas en Europa, como la protección por daños a la reputación o por robo de propiedad intelectual.

A su juicio, “este desafío solo puede ser afrontado a través del esfuerzo conjunto de organizaciones públicas y privadas”, por lo que hay que encontrar “soluciones colectivas para enfrentar adecuadamente el riesgo”.

En este punto, planteó la necesidad de discutir si estas pólizas deberían ser obligatorias, como las de Responsabilidad Civil en algunos ámbitos. “Esto proporcionaría un nivel adicional de seguridad para empresas y clientes”, valoró el máximo responsable del supervisor europeo del mercado asegurador. Añadió en este punto que “la implementación del reglamento de protección de datos en la Unión Europea, que entró en vigor el año pasado, puede provocar un importante crecimiento de los seguros de riesgos cibernéticos”.

Obligatoriedad

Félix Ferrer-Dalmau, director ejecutivo de la agencia de suscripción de Lloyd’s Crouco, señala en este punto que “nos dirigimos hacia una RC objetiva como resultado de esta mayor regulación, que incide directamente una mayor contratación. Por desgracia, no tenemos una cultura aseguradora y la contratación viene dada muy a menudo por la obligación o por exigencias de clientes /proveedores”, lamenta.

“Sin lugar a dudas, la regulación siempre ayuda a la contratación de un seguro a todas aquellas personas que no tienen una percepción real del riesgo”, opina al respecto María Medina, responsable de RC Profesional de Berkley España. “De cualquier forma, la mayor parte de lo que podemos considerar actividades tradicionales, como abogados, ingenieros, arquitectos, asesores… son un mercado muy maduro en cuanto a concienciación del riesgo y siguen siendo los que contratan con mayor frecuencia”, matiza.

“Existen dos razones para suscribir una póliza en cualquier ramo: porque es obligatorio o porque crees que realmente lo necesitas. Particularmente, esta segunda opción es la interesante.”, resume Nerea de la Fuente, directora de Suscripción técnica de Hiscox. “Un asegurado informado y que ha buscado la póliza que mejor se adapta a sus necesidades tiene un porcentaje muy alto de posibilidades de quedar satisfecho si se produce un siniestro. Cuando te obligan a algo, claro que te genera una necesidad y en ocasiones despierta tu interés hacia ese concepto, pero la mayoría de las veces solucionas la situación eligiendo el seguro más económico. Así, la obligatoriedad mejora la cantidad, pero no la calidad”, advierte.

Concienciación

A juicio de Gonzalo Mateos, Financial Lines & Claims manager de Iberian Group, la regulación “genera, sin duda alguna, nuevas oportunidades de negocio y una mayor conciencia en las empresas y en los profesionales de la necesidad de proteger sus patrimonios”. Sin embargo, advierte de las “dificultades de las empresas para adaptarse a los nuevos marcos regulatorios relativos a ‘compliance’. La proliferación de obligaciones de aseguramiento dificulta el entendimiento de su alcance por parte de los obligados, especialmente, cuando se interpretan por ayuntamientos, lo que se une a una importante diversidad de las regulaciones legales de las distintas comunidades autónomas”, indica.

“Más que mejorar, lo que hace es generar una necesidad de aseguramiento en muchos sectores y en otros, una obligación, porque así lo indican las diferentes regulaciones”, matiza Óscar Bustos, gerente del Pool de Corredores. “En muchas ocasiones, en aquellos sectores donde hay una mayor concienciación del riesgo, sí se amplían o mejorar las coberturas exigidas”, observa.

Carmen Cobeta, directora de Responsabilidad Civil de QBE España, cree que “por ahora, no hemos visto un cambio significativo en la tendencia de contratación de este tipo de seguros con los cambios de regulación. Bien es cierto, que cada vez en mayor medida, las pequeñas empresas tienen una mayor concienciación en este tipo de riesgos y se genera un mayor interés en el ámbito de la Responsabilidad Civil Profesional por parte de estas”, señala.

Delitos en evolución

Otra de las cosas que comentó Gabriel Bernardino durante el citado discurso es que existen dos barreras principales para el desarrollo de los ciberseguros en Europa. En primer lugar, “la falta de información histórica consistente sobre la frecuencia y severidad de los incidentes cibernéticos”. Y en segundo lugar, “la constante evolución de los ciberataques”.

Para Nerea de la Fuente, directora de Suscripción técnica de Hiscox, la rapidez de la evolución tecnológica y, por tanto, también en los delitos de este ámbito, “quizá sea uno de los principales retos del sector”. Asegura que la solución aseguradora de su compañía para siniestros ciber requiere de una “constante evolución. Revisamos su condicionado y adaptamos constantemente nuestros cuestionarios, como todos los servicios complementarios que ofrecemos a nuestros asegurados”, asegura.

Gonzalo Mateos, de Iberian Group, reconoce respecto al constante cambio tecnológico que “existe esa dificultad, puesto que son riesgos nuevos directamente relacionados con la puesta en marcha por las empresas de medidas de ‘compliance’”.

“Claramente, el mundo tecnológico va mucho más rápido que los seguros, lo que nos exige hacer una revisión continua de nuestros condicionados y pensar no sólo en ir mejorándolos, sino que debemos aprender a valorar el riesgo con la información que nos facilitan, donde no es fácil a veces estar al día de todas las novedades”, señala María Medina, de Berkley España.

“El mercado español está en continua evolución y adaptándose a las necesidades de los riesgos tecnológicos”, afirma Carmen Cobeta, de QBE. “Por ello se aplican mejoras de forma regular a los productos de este ámbito con el fin de ajustarse a las necesidades de los clientes”, remacha.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

¿Hacia la obligatoriedad en los ciberseguros?

¿Hacia la obligatoriedad en los ciberseguros?

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter