Ciberseguros, el próximo 'must have' en la cartera aseguradora de la empresa

Ciberseguros, el próximo ‘must have’ en la cartera aseguradora de la empresa

El incremento constante de nuestra dependencia de la tecnología y los riesgos derivados de ello, como el auge de los ciberdelitos, se intensifica con el Covid-19, convirtiendo los seguros que cubren riesgos cibernéticos en imprescindibles.

La Guardia Civil ha recibido, desde la declaración del Estado de Alarma, más de 13.000 correos electrónicos al mail creado específicamente para denunciar posibles ciberdelitos. Esta cifra supone una media de 160 diarias, según datos del Grupo de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa de la Benemérita. Asimismo, la Agencia de Ciberseguridad de Cataluña ha alertado de un incremento de la actividad cibercriminal aprovechando “la situación de excepcionalidad” derivada del Covid-19, a través de falsas campañas para obtener datos sensibles de particulares y empresas.

José A. Muñoz, CEO de Solvento Consulting, advierte de que “los delincuentes han encontrado en el Covid-19 un ‘aliado’ perfecto para atacar, especialmente a través de las redes, lo que nos ha hecho más conscientes de la importancia de proteger nuestros datos y dispositivos. Por desgracia, la delincuencia no ha hecho más que adaptarse al medio en el que puede sacar mejor provecho en detrimento de la evolución acelerada de la sociedad. No obstante, esta misma experiencia vivida durante el Covid-19, ha permitido ampliar el conocimiento sobre la percepción al riesgo a profesionales y empresas, no siendo territorio exclusivo de técnicos en informática, sino, de toda la organización empezando por la dirección”, incide.

Adrien Cohen, cofundador y presidente de Tractable, apunta en la misma línea que “los estafadores son listos, y esto significa que todos tenemos que actualizar continuamente nuestro libro de jugadas para asegurarnos de que estamos al tanto de las últimas técnicas”, asevera.

Teletrabajo

“A raíz de esta situación de teletrabajo masivo que ha motivado el incremento de ciberataques, tenemos más consciencia sobre los ciberriesgos y la gran afectación que pueden provocar tanto a los consumidores como a las empresas, sean del tamaño que sean”, señala Nuria Alfaro Pérez, responsable Comercial, MK y Comunicación de Ebroker. “España ha sido uno de los países del mundo más atacados. Sin embargo, el tejido empresarial ha reaccionado, aumentando también las contrataciones de ciberseguros. Si ya había una tendencia positiva sobre la contratación de los ciberseguros, ahora con el aumento de ciberataques y una mayor consciencia por parte de las empresas, la demanda de productos cyber se ha incrementado y las ofertas disponibles en el mercado han tenido mayor visibilidad. El aumento de los ciberataques ha provocado que muchos negocios se den cuenta de sus vulnerabilidades y, en este sentido, del peligro que conlleva proteger bien sus datos y equipos, por lo que tendrán que realizar acciones para reducirlas”, observa.

Jordi Rivera, CEO de DAS Seguros, cree que “la ciberseguridad ahora se ha visto enfatizada por la situación de confinamiento y teletrabajo. Por ejemplo, hemos instalado sistemas de seguridad y encriptación, y sistemas transaccionales de voz y datos” apunta. “Uno de los pilares de la ciberseguridad es la tecnología es aplicable a través de antivirus, barreras y cortafuegos en los sistemas operativos, un ámbito en el que muchas empresas han invertido más gracias a este periodo de teletrabajo”, añade

“Es cierto que en la medida en que las empresas tienen que abrir sus aplicaciones y sistemas de gestión al trabajo en remoto, tanto a empleados, clientes, proveedores y colaboradores varios el riesgo es mucho mayor”, concede David Millet, Chief Marketing y Commercial Officer (CMCO) de MPM Software.En general, pensamos que hay mayor consciencia en las empresas, sobretodo en las grandes, pero desafortunadamente en general eso no se ha traducido en inversiones en tecnología al no existir una cultura suficiente de gestionar la seguridad de los datos del negocio ni tampoco mecanismos o procedimientos que permitan minimizar el riesgo”, lamenta. Sea como sea, “aquellas empresas que ya han adoptado tecnologías y aplicaciones en la nube ya tienen parte del camino recorrido, ya que inherentemente a estas tecnologías y plataformas, el nivel de seguridad de la información y gestión de vulnerabilidades es muy elevado y las grandes empresas como Microsoft, Amazon y Google destinan ingentes inversiones en seguridad en sus plataformas de Azure, AWS y Google Cloud”, advierte.

Concienciación

Para Román Mestre, socio fundador de Melmacia, la concienciación acerca de la importancia de proteger datos y dispositivos de los ciberataques “sigue siendo un trabajo pendiente. Hemos hecho un esfuerzo importante de digitalización, pero forzado por las circunstancias. Ahora es el momento de no volver atrás y revisar que lo realizado se haga con todas las garantías de seguridad”, opina, aunque confía en que “a medida que los riesgos y los ataques proliferen, se extenderá la concienciación de contar con un buen seguro”. Asimismo, “se ha puesto el foco en facilitar el trabajo, ahora, si se mantiene el esfuerzo será el momento de que ese teletrabajo se pueda realizar con todas las garantías de seguridad tanto físicas como digitales”.

Falta más pedagogía para concienciar a las empresas y usuarios de cuáles son las medidas activas (conocimientos) y pasivas (tecnologías – antivirus, firewalls, VPN …) que deben adoptar para trabajar en la empresa, a nivel particular con sus dispositivos y navegar de forma segura por internet”, abunda David Millet. “No es tarea fácil, el ingenio y la sofisticación de los delincuentes siempre está un paso más allá, por lo que hay que mantenerse al día y asesorarse con los expertos.

De todas formas, hablando de seguridad, no existe la garantía 100% y por eso es importante tener los sistemas y aplicaciones actualizados a las últimas versiones y tomar el máximo de precauciones a la hora de navegar por internet y responder a correos de destinatarios desconocidos”, advierte.

José A. Muñoz considera que “la percepción del riesgo es mayor, fruto de las noticias de ataques a través de phishing o suplantación de identidad. Después de estas noticias que últimamente vemos en los medios, estoy convencido que tiene mucho recorrido, aún más, si por parte del consumidor comprueba que transferir el riesgo a cambio de una prima, le saldrá siempre más económico que asumirlo todo en caso de un ataque informático”, subraya.

Riesgo creciente

“La ciberdelincuencia es proporcional a nuestro nivel de digitalización, por lo cual, es previsible que cada vez sea mayor”, asevera David Millet. “Cuando el dinero sea sólo plástico, los carteristas serán exclusivamente digitales”. Y es que “las empresas cada vez asumen más riesgos tecnológicos, a parte de los sistemas internos y las infraestructuras propias, hay cada vez más conexiones con plataformas externas, herramientas de terceros, etc., el respaldo documental físico tiende a desaparecer, casi todo la información reside en bits y bytes, y como tal, las empresas van a necesitar cada vez más una cobertura a ese tipo de riesgos, catástrofes cibernéticas, además de cobertura legal respecto a todos los asuntos de responsabilidad civil derivados de la fuga/robo de datos personales y/o confidenciales”.

En este punto, “hay nuevas tecnologías emergentes como el 5G, y algunas que ya están asentándose y que sufrirán otra revolución como es todo lo relacionado con el IoT (Internet de las cosas), que sin duda van a formar parte importante de nuestras vidas, tanto a nivel particular como empresarial. Llegará un momento que estaremos hiper-sensorizados, por tanto, a mayor cantidad de información y dispositivos conectados a internet, más riesgo”, vaticina.

A su juicio, “el reto de las aseguradoras y de los mediadores es ayudar a las empresas a cubrir de forma adecuada esos riesgos creando nuevos productos y servicios de forma dinámica. Para ello será necesario estar al día de las tecnologías y los riesgos asociados, así como de colaborar con personas y empresas expertas que les ayuden a asesorar a sus clientes a reevaluar de forma periódica sus niveles de cobertura y riesgo. Cada día aparecen un sinfín de nuevas amenazas digitales, es complejo pero factible”, asegura.

Más contenidos del Especial Tecnología:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter