Las ‘telecos’ desembarcan en Autos mientras sigue la guerra de precios

El ramo se prepara para el desembarco de nuevos y poderosos competidores, como las grandes operadoras de telecomunicaciones, mientras arrecian las agresivas campañas publicitarias que trivializan el precio del seguro.

Telefónica ha anunciado para el tercer trimestre de 2019 el lanzamiento de su nueva marca aseguradora Movistar Seguros, y Autos parece ser el ramo a través del cual la compañía pretende entrar en el mercado asegurador. De la misma forma, Orange también ha expresado su intención de expandir su actividad al sector seguros. Por el momento, la idea de ambas compañías es distribuir pólizas de las aseguradoras bajo su marca, englobando estos productos dentro de sus paquetes de servicios. La posición de fuerza de estas grandes operadoras de telecomunicaciones se basa en sus 10 millones de clientes potenciales.

 Nuevas formas de distribución

Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de Línea Directa Aseguradora, recuerda en este punto que “el ramo de Autos facturó más de 11.000 millones de euros durante el pasado año y hay distintos players que están interesados en impulsar acuerdos con Insurtech o Bigtech. En este sentido, estaremos atentos al mercado, ya que es algo que nos obliga a ser más competitivos y a fidelizar a nuestros clientes”, afirma.

“Efectivamente, ya se están produciendo cambios en la forma de comercialización y van a seguir sucediendo”, advierte Montserrat Álvarez, directora del Área Técnica de Particulares de Mapfre. “El reto de las compañías es adaptarse a esas nuevas formas de distribución y usos del vehículo, y ajustarse a las necesidades de los nuevos clientes”, remacha.

“Hace tiempo que existen diferentes formas de ventas en los seguros de Autos (tarificadores, webs o banca), pero hasta ahora y en un futuro a corto-medio plazo, seguirá siendo la mediación quien domine la venta en su canal particulares”, asegura por su parte Juan Dueñas, director Territorial de ARAG. A su juicio, los mediadores “son los que mejor se saben adaptar a los momentos y las necesidades y lo hacen de la manera más rápida”.

Laura Villasevil, directora de Negocio del Área de Automóviles y Particulares de Allianz, incide por su parte en que “Internet of Things (IoT) y las nuevas tecnologías asociadas al sector de la telefonía permiten que los coches disfruten de servicios que hasta ahora no eran posibles. La conectividad abre nuevas oportunidades de comercialización pero también de diseño de productos para los clientes a través de la identificación del comportamiento de éstos, la mejor adecuación a sus necesidades y aumenta la capacidad de segmentación”, apunta.

El precio de ‘regalar’ seguros

En línea con la entrada de nuevos actores, otro de los temas que ponen a prueba el mercado de Autos es, desde hace años, la fuerte competencia que vive el ramo. En este punto, altos cargos de grandes compañías han dado un toque de atención a las agresivas campañas de venta directa que ‘regalan’ o trivializan el precio del seguro. En este punto, el consejero delegado de Mapfre España, Juan Manuel Inchausti, han denunciado la “guerra de precios permanente” que afecta a este nicho. Por su parte, la consejera delegada de AXA, Olga Sánchez, ha considerado que determinadas campañas publicitarias de seguros de Autos “nos desprestigian como sector”, ya que “lo que no tiene precio no se valora”.

“Regalar nunca es una buena solución para nadie, ni siquiera para el que recibe el regalo, dado es posible que las garantías nos sean las mas adecuadas a sus necesidades, ni para el que lo ofrece, porque no aporta valor y finalmente cierra a la mediación la posibilidad de vender productos”, sentencia Juan Dueñas, director Territorial de ARAG.

Montserrat Álvarez, directora del Área Técnica de Particulares de Mapfre, reconoce que “en un ramo como el de Automóvil, con una fuerte presión comercial y guerra de precios, se lanzan mensajes que pueden dar lugar a considerar que el precio es la única estrategia que ofrecer al asegurado. Sin embargo, con esta práctica, no se ponen en valor los atributos diferenciales y la calidad de servicio que se ofrece a nuestros asegurados, y el indudable soporte de prestaciones que reporta a los clientes y a la sociedad”, señala.