las dos ruedas toman las calles

Las dos ruedas toman las calles

Motocicletas, ciclomotores y escúteres se perfilan como vehículos cada vez más utilizados, sobre todo en ciudad, contribuyendo a la descongestión del tráfico y a una movilidad urbana más fluida y sostenible.

Más de la mitad del parque de vehículos español está formado por motocicletas (1,59 millones de unidades). Le siguen en importancia los escúteres (869.085 unidades) y los ciclomotores (491.281 unidades), según el informe ‘Las dos ruedas en España’, publicado por Estamos Seguros en colaboración con ANESDOR. En total, casi 3 millones de vehículos de dos ruedas circulan por nuestras carreteras, siendo las zonas de costa y las grandes urbes las que concentran una mayor cantidad de motos. Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana son, con diferencia, las regiones donde hay más vehículos de dos ruedas. Por provincias, Barcelona se sitúa en primer lugar, seguida de Madrid, Valencia y Málaga. En proporción a la población, Cádiz es la ciudad con más ciclomotores por habitantes, mientras que Málaga encabeza la clasificación en el caso de las motos y Girona en el de los escúteres.

La reina de la ciudad

José María Riaño, secretario general de ANESDOR, asegura que el sector de las dos ruedas es “un mercado en crecimiento en el que han aumentado las matriculaciones un 16% en lo que llevamos de año. Y es que cada vez más ciudadanos eligen la moto para sus desplazamientos por todas las ventajas que supone en términos de movilidad urbana como la reducción de los trayectos entre un 50 y 70%, su facilidad de aparcamiento o porque se trata de un vehículo de bajas emisiones”, asegura.

En este punto, una de las conclusiones del IV estudio ‘Los españoles ante la nueva movilidad’, elaborado por el Centro de Demoscopia de Movilidad formado por Pons Seguridad Vial, Autofácil y AutoScout24, es que “la moto es uno de los aliados de la movilidad urbana sostenible, porque su uso a cambio del vehículo de cuatro ruedas reduce la congestión en las ciudades y la ocupación de espacio. Y si la moto urbana, además, es eléctrica, el tándem es muy recomendable para lograr un aire menos contaminado en nuestras ciudades”.

Carné B más tres años de antigüedad

“La moto, en especial la de cilindrada de hasta 125 cm3, que puede conducirse con el permiso B y tres años de antigüedad, se muestra como una alternativa de movilidad que gana enteros en virtud de la disposición de los encuestados a su utilización, por el papel que desempeña en las ciudades para reducir las congestiones de tráfico y por el crecimiento de iniciativas de moto compartida, similares a los que se están desarrollando en el ámbito del automóvil”, añade.  No en vano, según datos de ANESDOR, más de la mitad de las motocicletas que se venden en España tienen una cilindrada de 51 a 125 cm3. Y es que, de acuerdo con el informe, cerca de la mitad de los encuestados son favorables a recibir formación para conducir una motocicleta de este tipo, y también lo son casi dos de cada tres jóvenes de 18 a 24 años.

Motosharing

“No podemos dejar de comentar la explosión de moto compartida eléctrica o motosharing en ciudades como Barcelona desde el año 2016 y, un año después, en Madrid”, añade el informe

Por otro lado, con respecto a la movilidad eléctrica de este tipo de vehículo motorizado, “aún queda mucho por recorrer dado que en 2016, sólo el 0,8% de las ventas de moto eran eléctricas (aun así, el doble que en los coches)”, apunta el informe.

“Las administraciones públicas tienen mucho que decir para ayudar a fomentar el uso de las motocicletas”, aseguran los autores del estudio. “En este sentido, es necesaria una revisión y actualización del Plan Estratégico de Seguridad Vial para las motocicletas aprobado hace ya 10 años por la Dirección General de Tráfico, con el fin de adecuarlo a las nuevas circunstancias y tratar de impulsar la seguridad de los desplazamientos en moto”, opinan.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter