coche-autonomo-despliega

El coche autónomo se despliega gradualmente

Los vehículos incorporan cada vez más prestaciones semiautónomas de conducción, y se espera que, para 2030, el 15% de los nuevos coches sean plenamente autónomos. El seguro se prepara para los cambios que traerá esta evolución.

Una de las principales tendencias de futuro del sector automovilístico, según todos los expertos, es la implementación gradual de vehículos cada vez más autónomos y con menor participación humana en su conducción. Sin ir más lejos, Elon Musk, consejero delegado de Tesla, se ha comprometido a poner en funcionamiento en el verano de 2020 un millón de robotaxis o taxis sin conductor.

Sea como sea, según el informe ‘La futura estructura de la industria del automóvil’, elaborado por Oliver Wyman y la Asociación Alemana de la Industria Automotriz, los vehículos plenamente automatizados no estarán disponibles en el mercado para el público general hasta el lustro 2025-2030. Según el informe, el 25% de los nuevos automóviles que se vendan en 200 estarán equipados con sistemas de automatización parcial, mientras que solo el 15% serán completamente autónomos.

Automatización gradual

Y es que, como vemos, la automatización es gradual y los coches autónomos irán llegando paulatinamente a nuestras vidas. En este punto, Montserrat Álvarez, directora del Área Técnica de Particulares de Mapfre, subraya que, “aunque se desconoce el momento en que se producirá la irrupción del vehículo autónomo como una forma de movilidad habitual, hoy en día ya es usual encontrarnos con vehículos que incluyen prestaciones semiautónomas de conducción, como por ejemplo el aparcamiento automático (ADAS)”.

Pero, ¿cómo afectará esta evolución al seguro del Automóvil? “La implicación que se espera de este desarrollo tecnológico desde el punto de vista asegurador es el descenso de la siniestralidad, que conllevará una reducción de la prima. En este sentido la transformación del sector no solo será necesaria en las aseguradoras, sino que se precisará un marco regulatorio que, a falta de un conductor, defina sobre quién recaerá la responsabilidad en caso de accidente”, remacha Montserrat Álvarez.

“La tecnología de conducción autónoma cambiará, posiblemente, el panorama del ramo de Autos en unos años. Este escenario contribuirá probablemente a una disminución de los automóviles en propiedad, en favor de las flotas de motor, carsharing y taxis sin conductor como parte del nuevo concepto de movilidad”, vaticina Laura Villasevil, directora de Negocio del Área de Automóviles y Particulares de Allianz. “En el futuro, puede que los aseguradores ya no proporcionen las mismas pólizas de seguros automovilísticos a los conductores, sino que se las suministren directamente a los grandes fabricantes, propietarios de flotas y operadores”, señala.

Impacto en la seguridad Vial

Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de Línea Directa Aseguradora, cree que “es demasiado pronto para valorar qué impacto puede tener la irrupción del coche autónomo tanto en el ámbito de la accidentalidad como en el asegurador. Lo que es evidente es que la introducción de la tecnología en la automoción siempre ha sido una buena noticia para la seguridad vial. Elementos como el cinturón de seguridad, los frenos ABS, el airbag o los ADAS contribuyeron en su día a potenciar la seguridad en la conducción, logrando salvar miles de vidas”, recuerda. “Por eso, el coche autónomo está llamado a ser un avance histórico en la lucha contra la siniestralidad, ya que eliminará una gran parte de los errores humanos al volante. No en vano, según cálculos de una importante multinacional de análisis estadístico, el coche autónomo puede llegar a evitar casi 600.000 muertes entre 2035 y 2045 en todo el mundo”, apunta.

“Si pensamos en los coches delegados, que frenan automáticamente, mantienen un carril o cualquier otro tipo de ayuda, estos son coches que actualmente están reduciendo el riesgo de accidente, a la vez que también en el daño personal (lesión), por la elevada protección pasiva (airbags)”, explica Juan Dueñas, director territorial de ARAG. Sin embargo, matiza, “los coches que sean totalmente autónomos llevaran un riesgo distinto y habrá un problema de responsabilidad. ¿Quién es el responsable del siniestro? Claramente es un tema muy amplio y que existirá una cadena grande de posibles responsables, donde se deberá contar con la ayuda de especialistas, a medida que la tecnología avance nos iremos adaptando, para que nuestros asegurados tengan esos especialistas capaces de resolver las responsabilidades de un siniestro”, opina.

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter