comunidades-vecinos-confinamiento

Solidaridad y conflicto en las comunidades de vecinos confinados

Los dos meses de confinamiento nos han obligado a estrechar el contacto con nuestros vecinos, dando lugar a muestras de unidad y solidaridad, pero también a roces y conflictos. La siniestralidad en el seguro de Comunidades no parece haber aumentado.

Desde la declaración del Estado de Alarma y el consiguiente confinamiento, las comunidades de vecinos se han visto sometidas a un experimento inédito. Han sido muchas horas encerrados todos en casa, lo que, para bien o para mal, nos ha hecho estrechar nuestras relaciones con los vecinos. A la cita diaria en los balcones para aplaudir al personal sanitario se sumaron desde el principio todo tipo de iniciativas solidarias entre vecinos, como la disposición de muchos jóvenes a hacer la compra y otras gestiones a sus vecinos mayores o las ideas encaminadas a hacer más llevadera la cuarentena a los compañeros de finca, como conciertos y espectáculos en los balcones, bingos, sesiones de aerobic, etc.

Problemas de convivencia

Pero toda cara tiene su cruz, y la avalancha de muestras de solidaridad y altruismo no ha impedido algunos ejemplos de incivismo y egoísmo, como los bochornosos mensajes hallados en ascensores en los que se instaba a vecinos médicos o trabajadores de supermercados a abandonar su hogar durante la cuarentena.

También han sido inevitables, claro está, los roces entre vecinos debido a la convivencia forzosa durante días sin salir de casa. Así, las quejas por ruidos y molestias causadas por mascotas, niños, labores del hogar, bricolaje o música han aumentado durante este periodo. Muchos habrán acudido al seguro de Comunidades para comprobar si las garantías jurídicas que ofrecen estas pólizas pueden ayudarles en este tipo de situaciones. En este punto, Javier Lorente, responsable de Patrimoniales Particulares y Coordinación de Proyectos de MGS, explica que “las garantías jurídicas suelen contemplar la reclamación frente a tercero responsable identificable, de los daños ocasionados al edificio, por tanto, los problemas de convivencia de estos días, que suelen estar relacionados con molestias entre vecinos, entendemos que salvo que acaben en daños no quedarían contemplados. Además, a priori, parece que se trataría de situaciones más propias del seguro del Hogar entre particulares”, aclara.

Siniestralidad

Por otro lado, es lógico pensar que el aumento del uso que hemos dado a los equipamientos de nuestro hogar y comunidad durante estas semanas tenga que haberse traducido en un incremento de la siniestralidad, con las molestias lógicas derivadas de ello. Begoña Díaz-Meco, directora de Área de Seguros de Particulares y Negocios de SegurCaixa Adeslas, apunta sin embargo que “el principal problema no ha sido tanto el aumento de siniestros, sino la imposibilidad a veces de atender aquellas reparaciones no urgentes debido a las restricciones a la movilidad y la paralización de la actividad de muchas empresas de asistencia. La compañía ha articulado fórmulas para facilitar los servicios y dar respuesta a esas necesidades con el nivel de asistencia y calidad requerido”, explica. Cabe recordar, en este aspecto, que los siniestros predominantes en el seguro de Comunidades son los relacionados con escapes de agua, seguidos por los extensivos, debido a los cada vez más habituales fenómenos climatológicos.

En la misma línea, Javier Lorente asegura que “no hemos detectado un incremento de la siniestralidad con motivo del confinamiento. Respecto a las medidas de respuesta, para la contratación de Comunidades hemos articulado un protocolo de inspección especial para aquellos riesgos que requieren ser visitados de forma previa a su contratación, así como la moratoria en el pago de hasta tres meses con mantenimiento de las coberturas, o la posibilidad de fraccionar la prima anual sin los recargos habituales”, apunta.

Lee la opinión de los expertos:
Sigue leyendo más contenidos del Especial Hogar, Mascotas y Comunidades 2020:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter