Las mascotas y el Covid-19

Las mascotas y el Covid-19

La prevalencia del Covid-19 en animales de compañía es mínima, y se descarta que puedan transmitir la enfermedad a humanos, pero se recomienda a los propietarios ciertas medidas de higiene.

Según un estudio publicado por el Colegio de Veterinarios de Madrid , un 2% de los dueños de mascotas se replanteará volver a tener animales después de la crisis del coronavirus. Esto es debido, según el informe, a que el confinamiento puede en muchos casos alterar el vínculo propietario-animal. “Toda circunstancia de confinamiento o cuarentena produce situaciones de estrés durante un tiempo prolongado en los seres humanos, independientemente de cómo repercuta en los animales, nuestra relación con ellos es una cosa al menos de dos, y ese vínculo seguro que se ve alterado en algún grado” señala.

Sea como sea, los propietarios de mascotas “no consideran que sus animales en situación de confinamiento tengan o vayan a tener problemas de salud o de comportamiento o sufran una falta de bienestar derivada de la restricción de movimientos”. Y es que, frente a los cinco millones de humanos en todo el mundo contagiados con Covid-19, sólo se han registrado diez casos en mascotas, según la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales. En España, solo se ha registrado un caso.

Es más, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha querido tranquilizar a los propietarios de animales domésticos recordando que las evidencias científicas apuntan a que los animales domésticos tienen una muy baja susceptibilidad de contraer esta enfermedad, y aún menos de transmitirla. Sea como sea, parece que los gatos y otros felinos son más propensos a contagiarse que otros animales, como los perros, por ejemplo.

Medidas preventivas

Desde el inicio de la pandemia, diferentes asociaciones veterinarias han llamado a la calma y, siguiendo sus criterios, la Dirección General de Derechos de los Animales del Gobierno de España han desaconsejado poner mascarillas a los animales, pues no son necesarias y sin embargo podrían aumentar su estrés, y hacer vida normal, más allá de seguir las recomendaciones sanitarias generales y lavarnos bien las manos después de tocarlos, y no acercárnoslas a la cara. Asimismo, se recomienda limpiar con gel desinfectante las almohadillas y la cola de las mascotas después de sacarlas a pasear.

“Durante este periodo, como resultado del confinamiento y el miedo a desplazarse, se ha notado un fuerte incremento de las consultas telefónicas para hablar con los veterinarios de nuestro cuadro sobre medidas preventivas durante la pandemia, modo de actuación en la desinfección de la mascota o sobre consejos de salud con objeto de reducir las visitas al  centro veterinario al mínimo imprescindible”, explica Begoña Díaz-Meco, directora de Área de Seguros de Particulares y Negocios de SegurCaixa Adeslas.

Propietario con Covid-19

“Efectivamente, después de la estupefacción inicial pasamos a la necesidad de conocimiento, se incrementó el volumen de llamadas en las que los clientes nos preguntaban sobre cómo proteger a su mascota, de la posibilidad del contagio y de cómo desinfectarla tras los paseos diarios”, coincide Gemma Sánchez Bernat, directora de Operaciones de Aspad. “Por lo demás, los clientes han sido prudentes acudiendo de manera mesurada a los centros cuando era necesario y solicitando consejo a nuestros veterinarios cuando los requerían”, asegura.

En caso de propietarios positivos en Covid-19, tanto los veterinarios como la Dirección General de Derechos de los Animales recomiendan dejar el animal al cuidado de otra persona, preferiblemente usando una correa y otros utensilios nuevos o concienzudamente desinfectados.

En este punto, algunos seguros para mascotas incluyen entre sus coberturas la estancia en residencias si el propietario es hospitalizado. “No hemos percibido aumento de la demanda de esta cobertura, aunque es pronto para consolidar el dato”, asegura Ramón González Aznar, director de Desarrollo de Negocio de Automóviles y Patrimoniales de Mapfre España. “El propietario de la mascota, por lo general un perro o un gato, baraja la estancia en residencia canina como ultimísima opción y busca otras alternativas como el cuidado de la mascota por parte de algún familiar en caso de ser hospitalizados”, señala.

“No ha habido un incremento de demanda”, coincide Gemma Sánchez Bernat, quien observa que “el propietario responsable de mascota ve a la misma como un miembro más de la unidad familiar prácticamente un hijo, el pequeño de la casa, esto hace que en circunstancias como las actuales requiera de su proximidad y si no puede atenderlo directamente, antes de acudir a un centro residencial prefiere que sea atendido por un familiar o amigo”, indica.

Lazos reforzados

Preguntado acerca de si cree que la crisis sanitaria puede haber aumentado la sensibilización de los propietarios con la salud de sus mascotas, Ramón González Aznar señala que “el seguro de mascotas ya tiene una carga de sensibilización importante. El cliente que tiene un seguro para su mascota o que quiere contratarlo considera a su animal de compañía un miembro más de la familia y contrata este producto para garantizarle seguridad cuando este lo necesite”, recuerda.

“Esperemos que así sea”, responde por su parte Gemma Sánchez Bernat. “Las mascotas forman parte de nuestras familias, y lo han seguido haciendo durante la epidemia de Covid-19. Han representado una importante fuente de compañía, sobre todo para gente que se ha encontrado sola y confinada, y una fuente de alegría y entretenimiento para muchas familias”, apunta.

En este punto, recuerda que “en este periodo se han estrechado los lazos entre propietarios y mascotas, se ha incrementado el volumen de adopciones. Lo cierto es que el confinamiento ha reforzado lazos y dependencias que deberán corregirse a medida que el desconfinamiento se produzca para evitar problemas de estrés en los animales que de golpe se sentirán solos”, advierte.

Lee la opinión de los expertos:
Sigue leyendo más contenidos del Especial:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter