Comunidades: llega el momento de avanzar

Comunidades: llega el momento de avanzar

La evolución del seguro de Comunidades, al igual que el del Hogar, se orienta cada vez más hacia la prestación de servicios, más allá de las coberturas y garantías clásicas de esta modalidad.

Dentro del ramo de Multirriesgos, la modalidad de Hogar está experimentando de un tiempo a esta parte una evolución natural hacia reforzar la prestación de servicios más allá de las coberturas y garantías clásicas, incorporando beneficios como el manitas en casa. Hemos preguntado a varios profesionales de reconocido prestigio en el ramo si aprecian o no esta tendencia también en la modalidad de Comunidades.

Nuevos servicios

La introducción de servicios es lo que permite crear más valor y es una práctica habitual su incorporación a las pólizas”, apunta Begoña Díaz-Meco, directora de Área de Seguros de Particulares y Negocios de SegurCaixa Adeslas. “Los seguros incorporan cada vez más servicios que complementan a los de los administradores de fincas. Entre estos se incluyen el asesoramiento técnico en obras, en medidas de eficiencia energética o sobre la incorporación de nuevas tecnologías que permiten la implantación de dispositivos de control para la detección de fugas de agua, gas, o que testan la temperatura, los humos, y que permiten una monitorización remota y una mejor prestación de los equipos que atienden los avisos e incidencias”, detalla. De hecho, su compañía ha incorporado a su producto de Comunidades “los servicios de control de plagas y los de manitas para pequeños trabajos de mantenimiento y desatascos que permiten tener las instalaciones bajo control periódico y minimizar el riesgo de accidentes, por ejemplo, por mala conservación”.

Ramón González Aznar, director de Desarrollo de Negocio de Automóviles y Patrimoniales de Mapfre España, incide en que “los seguros de Comunidades y Hogar tienen coberturas muy similares, pero atienden necesidades distintas. Los servicios, las reparaciones no amparadas por las coberturas o servicios asistenciales, en comunidades tienen un margen de desarrollo mayor”, opina.

Mantenimiento y sostenibilidad

Javier Lorente, responsable de Patrimoniales Particulares y Coordinación de Proyectos de MGS, explica que el seguro de Comunidades de su entidad “incorpora múltiples novedades orientadas al servicio, como pueden ser la responsabilidad civil por contaminación accidental o de la junta rectora de la comunidad, un servicio de control de plagas, los desatascos o la ruina total del edificio, entre otros. La tendencia futura no puede sino evolucionar hacia lo que los clientes realmente valoren”, subraya. “Por ello, pese a que evidentemente continuarán mejorando las garantías clásicas, creemos que los servicios más cercanos al mundo del mantenimiento y la adaptación a las novedades tecnológicas, serán importantes vías de desarrollo”, vaticina. En este punto, “dado que la sostenibilidad va en aumento, es de suponer que tarde o temprano llegue al seguro en forma de servicios a medida que los clientes los valoren y demanden”. En relación a ello, Ramón González Aznar asegura que “la sostenibilidad, la accesibilidad, la tecnología y la seguridad de los edificios, son ya de hecho el eje central del ramo”.

Teleperitación

Una de las herramientas tecnológicas que han sido protagonistas durante el Estado de Alarma ha sido la teleperitación, que podría haber llegado para quedarse al favorecer su implantación masiva y habitual.

“Siempre es un buen momento para impulsar soluciones que agilicen y simplifiquen los procesos”, observa Ramón González Aznar. “La videoperitación a fecha de hoy está instaurada como una de las posibles vías de solución a los siniestros. De hecho, ha sido una herramienta decisiva a estos efectos durante el Estado de Alarma por las restricciones de movilidad que imposibilitaban las peritaciones presenciales y con la actividad de reparación fuertemente limitada”, relata.

Para Begoña Díaz-Meco, “la videoperitación ha demostrado su validez durante el Estado de Alarma y es previsible que se incorpore a la práctica habitual de los peritajes, si bien, por la tipología de daños en este producto asegurador, su utilización es menor a la de otros”, matiza.

“El estado de alarma ha propiciado el avance de la teleperitación”, coincide Javier Lorente. “Los pasos que se han dado en este sentido han sido firmes y orientados al futuro, por tanto, será una opción que se irá consolidando de forma progresiva”, calcula.

Morosidad

Por otro lado, la crisis económica que los expertos vaticinan producto de la emergencia sanitaria y el confinamiento podría traducirse en un aumento significativo de la morosidad de vecinos en las comunidades de propietarios. Ello podría reforzar la demanda de la cobertura de impagados en este ramo.

“Sin duda la crisis incrementará las situaciones de este estilo y si bien nuestra oferta de Comunidades ya incluye la reclamación de impagados, solución que permite resolver adecuadamente las necesidades actuales, estaremos atentos para posibles evoluciones en este sentido”, apunta Javier Lorente.

“Nosotros como compañía hacemos seguimiento de nuestros clientes y ofrecemos soluciones individualizadas para aquellos que atraviesan por dificultades debido a la pandemia”, asegura en este punto Begoña Díaz-Meco. Sin embargo, a su juicio “es más probable que el problema derivado de la crisis actual en el caso de las comunidades de vecinos es que, por razones de las restricciones a la movilidad, no se hayan podido prestar los servicios no urgentes. En ese caso, lo que hacemos es gestionar la reparación con las opciones que mejor satisfagan al cliente para no dejarle desatendido”, remacha.

Lee la opinión de los expertos:
Sigue leyendo más contenidos del Especial:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter