Concentración y especialización, tendencia en las aseguradoras

La oferta de seguros está cada vez más concentrada, en grandes grupos aseguradores multirramo, por un lado, y en compañías altamente especializadas por otro. Entre la mediación existe controversia sobre si ello es beneficioso o perjudicial para el futuro de la profesión.

En los últimos años el número de aseguradoras que operan en el mercado español ha ido descendiendo paulatinamente, quedando hoy la cifra un 16% por debajo de los datos de 2012. Además, algunos ramos están en manos de compañías altamente especializadas, como es el caso de Vida, donde las diez primeras aseguradoras gestionan más del 60% de las provisiones totales.

Maciste Argente, presidente de la asociación FECOR, no cree que este escenario sea preocupante todavía en España. “Es posible que, de acelerarse el proceso de reducción del número de compañías, se pueda entrar en una situación mas complicada que igualmente afectaría a los corredores al disponer de menos alternativas. De cualquier modo, creo que estos momentos es todavía pronto para focalizarnos en este tema; dejemos que el tiempo nos marque la tendencia”.

Pero, para algunos corredores, los grandes grupos multirramo no son la mejor opción, ni para el cliente ni para el corredor, ya que encuentran una pérdida de interlocución eficiente en los servicios de gestión. Fernando Castellanos, CEO y director general de la correduría Centerbrok, avisa de que “algunas compañías que hace pocos años eran muy flexibles, en la medida que han crecido o se han integrado en un grupo mayor, van perdiendo ese adn”.

David Membrive, CEO de Medialia Group Correduría de Seguros, es de la misma opinión. “La  diversificación del mercado entre aseguradoras multirramo y compañías especialistas comprime la oferta, lo que llevado al extremo puede llevar a prácticas de oligopolio entre las distintas compañías en ambos aspectos, lo cual podría perjudicar a clientes y mediadores”.

“Cuando en el sector queden 3 o 4 grandes actores y haya menos competencia, como es el caso de los proveedores de servicios médicos, su capacidad para manejar los precios será mas alta. Ello va en detrimento de los propios clientes, que tienen menos alternativas, y con mucha probabilidad tendrán que asumir un mayor coste por seguir disfrutando del mismo servicio”, señala Juan Carlos Iglesias Santos, director general de la correduría NB21.

Mayor especialización

Por el contrario, Francisco Alcántara, director general de la correduría Albroksa, opina que la oferta aseguradora no está excesivamente concentrada. “Se nota que el sector asegurador no ha tenido los problemas de la banca tras la crisis económica y financiera y no ha sido necesario acelerar este proceso de concentración. Que haya aseguradoras generalistas y otras especialistas es excelente para el corredor, le permite realmente diferenciarse respecto a otros canales, que no pueden contar con esta amplísima capacidad aseguradora”.

Javier Gausí, head de la correduría Willis Towers Watson Networks, coincide con esta idea. “La concentración por especialización no puede jugar en contra del cliente sino que le beneficia, ya que le ofrece un mayor abanico de posibilidades para gestionar sus riegos dando solución a situaciones muy específicas de compleja colocación. Igualmente, esta concentración no juega en contra del corredor de seguros, pero le obliga a especializarse y a agruparse para acceder a mercados más restringidos pero altamente efectivos”.

Además, para Paloma Arenas, directora general de la asociación E2K Global Business Solutions, continúa existiendo una amplia oferta actualmente. “Cada vez más van a aparecer aseguradoras en LPS, la tecnología facilita mucho su implantación con pocos recursos. Por otro lado, también los corredores salimos a otros mercados en busca de mejores soluciones”.

Desde el punto de vista de las aseguradoras, Juan Carlos Muñoz, director Comercial de ARAG considera que la especialización del ramo es un valor añadido para que los corredores distribuyan los productos de la compañía. “Por lo tanto, debo concluir que, se comporte como se comporte el mercado, ARAG sabe cómo adaptarse al medio. El mediador y cliente debe estar en el centro de todo, y a partir de ahí, construimos producto y servicios, rentabilidad y confianza”.