closeup of a young man in an office holding a briefcase and a surgical mask in his hand

Seguros en pandemia, una inversión más imprescindible aún

La concienciación sobre la importancia de asegurarse entre empresarios y autónomos compensa la reducción del tejido empresarial debido al impacto del COVID-19.

De acuerdo con el informe ‘Approaching the Future 2021: Tendencias en Reputación y Gestión de Intangibles’, elaborado por la fundación empresarial Corporate Excellence-Centre for Reputation, el COVID-19 ha marcado un antes y un después en el modus operandi de los negocios. De esta forma, autónomos y empresarios se enfocan en adaptar su modelo de negocio al incierto contexto que deja la pandemia, generando grandes cambios en el ámbito laboral, la comunicación y los productos y servicios.

Liderazgo responsable

“El COVID trastocó significativamente las prioridades de los trabajadores por cuenta propia y la forma de llevar sus negocios”, según el estudio, que advierte de cambios en la mentalidad de autónomos y empresarios “directamente relacionados con la incertidumbre económica” vivida durante la crisis sanitaria en prácticamente todos los sectores productivos. “Las organizaciones tratan de impulsar un nuevo estilo de liderazgo responsable y transformador, debido a las difíciles decisiones que han tenido que tomar las empresas para mantenerse y salir de la crisis”.

“Ahora, los negocios tienden a priorizar la implantación de un liderazgo responsable, basado en la creación de valor a largo plazo y su distribución equilibrada entre sus grupos de interés”, reza el informe, que detalla “las cualidades esenciales que debe tener el líder de un negocio dada la situación post-pandémica: propósito corporativo, planificación e impacto, cultura corporativa, ecosistema de colaboración y activismo de marca”. En cuanto a los autónomos, estas son para ellos las “capacidades principales del liderazgo necesarias para la próxima década: empatía, transparencia, visión a largo plazo, propósito, capacidad de adaptación, autenticidad, sensibilidad con el entorno, innovación y sostenibilidad”.

Una necesidad hoy más visible

La percepción de Manuel Martínez, responsable de Seguros Empresas de Seguros Catalana Occidente, es que “la pandemia ha hecho que sea mucho más visible la necesidad de una adecuada gestión de riesgos, en la que la identificación de los mismos juega un papel crucial. La atención a la aparición de nuevos riesgos se ha acentuado y se percibe de forma significativa, por ejemplo, en productos como el seguro de ciberriesgos o el seguro de directivos y altos cargos que están suscitando un mayor interés por parte de los empresarios”, apunta. Reconoce que “existen algunas modalidades de seguro que se han visto muy afectadas por la situación económica, ya que esta ha afectado de forma muy directa a algunos sectores, por ejemplo, hoteles, agencias de viaje, organizadores de eventos, etc. No obstante, también ha habido sectores que han visto reforzada su exposición al riesgo y ante ello han optado por fortalecer mucho su nivel de protección aseguradora”, matiza.  

En opinión de Nerea de la Fuente, directora de Suscripción Técnica de Hiscox, el impacto del COVID ha supuesto en lo que toca al seguro para empresas un “cambio radical, ya que la red que conforma el porfolio de seguros de una compañía ha permitido la viabilidad y continuidad para muchas empresas en 2020. Esta realidad, sumada al aumento de la conciencia del asegurado o potencial cliente respecto a que cualquier cosa puede suceder, sitúa al sector asegurador como protagonista en el futuro más próximo del tejido empresarial español”, asegura. “En 2020, la mayor concienciación hacia los riesgos ha tenido más impacto que la reducción del tejido empresarial o el recorte de inversión en seguros que se han producido en algunos colectivos”, remacha.

Desde el Área de Empresas de Mapfre España opinan que “las empresas conocen perfectamente la importancia de contar con un seguro que proteja su negocio, y por eso tenemos la confianza de que seguirán asegurándose a un ritmo más o menos similar, salvando excepciones. Conocemos de primera mano las dificultades que están pasando las pymes y autónomos, por ello estamos intentando ayudarles. Desde que comenzó la crisis por la pandemia la compañía ha habilitado distintas ayudas para los clientes pymes y autónomos de cara a afrontar la situación excepcional que atravesamos. De hecho, desde Mapfre destinamos 60 millones de euros a este colectivo, con medidas como devolución de primas, fraccionamiento de pagos mensuales sin recargo ni intereses y la ampliación del periodo de pago de recibos a 60 días”, subrayan.

Todos los contenidos del especial:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Seguros en pandemia, una inversión más imprescindible aún

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter