Co-working Business Team Consulting meeting Planning with digital tablet Strategy Analysis investment and saving concept. meeting discussing new plan financial graph data.

Seguros de Crédito y de Caución, un asidero en tiempos inciertos

El apoyo de estos seguros es fundamental para las empresas en el desarrollo seguro de su actividad en el actual escenario, marcado por la volatilidad y la vuelta progresiva a la normalidad.

El mercado del seguros de Crédito registró en 2020 un descenso del 0,8% en volumen de primas, conteniendo la tendencia de crecimiento iniciada en 2018. Esta evolución es reflejo de los impactos de la pandemia del COVID-19 que, por un lado, frenó la entrada de nuevos clientes en el mercado y, por otro lado, permitió un ajuste al alza de las tasas en la cartera de pólizas en vigor. La siniestralidad registró un leve crecimiento, aunque se mantiene en niveles sostenibles.

“Esta evolución no sería de esperar frente a un contexto macroeconómico y político de gran incertidumbre y volatilidad, y se justifica en parte por el apoyo del Gobierno para paliar los impactos de la crisis del COVID-19 a las empresas y a las aseguradoras de crédito que suscriben las condiciones de estos apoyos”, señalan desde el Área de Empresas de Mapfre España.

En cuanto al mercado de Caución, creció un 11% en 2020, manteniendo una tendencia que empezó en 2017 y que refleja los buenos niveles de siniestralidad y el mayor apetito de riesgo de los asegurados en esto periodo. El actual contexto económico no llegó a afectar a la capacidad de suscripción comercial y de riesgo en 2020, aunque en 2021 se percibe un descenso, también en línea con la evolución de los niveles de inversión pública y privada que afectan muy directamente este mercado.

Endurecimiento del reaseguro

“En general, aún no se está sintiendo un endurecimiento generalizado del mercado reasegurador, al menos por ahora, aunque fuera previsible al inicio de la crisis del COVID-19 un fuerte incremento de la siniestralidad que forzaría al agravamiento de las condiciones de acceso al reaseguro”, analizan. “El abundante respaldo de liquidez a través de préstamos, garantías de créditos y moratorias sobre los pagos de la deuda ha protegido a muchas pequeñas y medianas empresas del riesgo inmediato de quiebra. Pero el respaldo de liquidez no puede hacer frente a los problemas de solvencia. A medida que las empresas acumulan pérdidas y se endeudan para seguir funcionando, se arriesgan a ser insolventes, con una carga de deuda muy superior a su capacidad de reembolso. Así, hay que remarcar que existe un número significativo de insolvencias que se han pospuesto, gracias a la moratoria concursal y al papel crucial del crédito bancario. Con lo que, si estas insolvencias ocultas se manifestaran este año, podemos esperar aumentos sustanciales en las cifras de insolvencia en el 2021. En el caso de que se verifique una cadena de fallidos, las consecuencias se harían notar también en el mercado reasegurador y consecuentemente en la actividad de las aseguradoras”, advierten desde el Área de Empresas de Mapfre .

Anticipando estos previsibles impactos, el Gobierno Español lanzó un programa con el objetivo de respaldar al seguro de Crédito ante el COVID-19, del que actualmente se benefician algunas aseguradoras que actúan en el mercado nacional. Estas acciones están en línea con otros países, en los que el sector público ha respaldado este tipo de contratos, como una vía para luchar con la crisis económica generada por la pandemia.

Incertidumbre

Actualmente, tras el paréntesis provocado por la pandemia, el escenario es de “vuelta a la actividad para muchas pymes españolas, que afrontan una época de incertidumbre, en la cual tendrán que debatirse entre resistir hasta que tenga lugar un hipotético regreso a la normalidad previa o reinventarse como respuesta a los cambios que ya han comenzado a tener lugar en la estructura económica y social. En realidad, ambos escenarios son compatibles y, previsiblemente, las pequeñas y medianas empresas van a tener que desenvolverse por sendos caminos. El apoyo de estos seguros es fundamental para apoyar a estas empresas en el desarrollo seguro de su actividad y, frente al actual encuadramiento económico, registramos efectivamente un interés creciente”, asegura Mapfre.

“Al final, estos seguros aportan ventajas muy relevantes, como apoyo la aceleración de la prospección comercial, obtener mejores ratios de conversión a venta, generar una mayor productividad de tus equipos comercial y financiero, limitar las pérdidas en la cuenta de resultados y generar ahorro y mayor eficiencia en gestiones de recobro”, inciden. “Otro aspecto muy diferenciador de estos seguros, en particular para las pymes, es la mejora del perfil crediticio de la empresa y mayor capacidad de endeudamiento. El endeudamiento financiero es uno de los instrumentos fundamentales para el desarrollo y crecimiento de la actividad económica de cualquier empresa. Por ejemplo, la contratación de un seguro de Crédito es un factor que influye positivamente en la evaluación del perfil crediticio de las empresas, por parte de las entidades financieras. Esto significa que un seguro de crédito incrementa la capacidad de endeudamiento de las empresas y reduce el coste de la deuda, puesto que mejora las condiciones en las cuales se financia”, subrayan desde la compañía.

Todos los contenidos del especial:

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Seguros de Crédito y de Caución, un asidero en tiempos inciertos

MÁS NOTICIAS

Suscríbete a nuestra newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter